Páginas

viernes, 16 de agosto de 2013

El Ávaro




Estaba tratando de escribir un post acerca del porqué toda mi vida he querido ser culta pero por más libros que devoro, me junto con ¨intelectuales¨, absorbo ideas ¨elevadas¨, aprendo palabras nice para quitarme la ramplonería de las mías pero es en vano, sigo siendo yo.

Cinderella Star en retroceso.

Para mi es preferible escuchar a Enrique porque no sé disfrutar el Opus 40 de Mozart o la sinfonía de sepasumadrequién. A lo que más he llegado es a escuchar el Allelujah con Leonard Cohen que ni es clásico ni nada pero para mi lo es.

Bajo esos estándares, estoy jodida.

Lo que no es para mi, no es para mi.

Y no es que ser yo sea malo, no, sino que quisiera ser más refinada,más cool, más nice pero bueno, como eso no se mama me quedo como soy que no es lo mismo que conformarme con ser como soy.

En mi búsqueda de algo que no sé qué es, encuentro lo que no sé qué estaba buscando.

La cosa es que intentando escribir lo antes dicho y para que el ruido de mis pensamientos no me asustara encendí la televisión eligiendo un canal al azar.

Estaba duro y dale al teclado ¡lalara lará! cuando de pronto una voz en la tele llamó mi atención.

¡No puede ser!

Dos nóveles actores -es un decir porque a pesar de su juventud son unas chuchas cuereras en la actuación-explicaban a la conductora la obra que están representando en un teatro de la ciudad: El Ávaro.

-¡Hey a ese lo conozco! -me dije a mi misma.

-¡No puede ser!- me contesté

-¿Si es?- me pregunté

-¡Siiii!- ¡Es Marquito!-me dije temblando de emoción.

Pues si, en la televisión aparecía el rostro de un muchacho al que alguna vez cuidé de pequeño. En ese entonces hacía muchos dramas por todo, nunca nos imaginamos que ese niño llorón se convertiría en actor.

Después de ver bien y escuchar el nombre seguido de uno de los Apellidos Ilustres no me cupo la menor duda, era Marco.

Marco está en el camino que siempre eligió y del que nadie lo pudo apartar: la actuación.

Ya no me importó saber porqué no soy culta ni mi escasa sensibilidad para entender poemas. (Un día pregunté a Barry sobre un ¨poema¨ que escribí a lo que me contestó que era Flor Fuentes -por el escritor Carlos Fuentes-, le dije que este no era poeta y Barry me contestó ¡Tu tampoco!) enterrando con esto para siempre mis ¨poemas llorones¨  que nadie entiende.

¡Soy una incomprendida! ¡Oh!

Recordé las dos veces que he ido a ver a Marco actuar, me sentí muy orgullosa porque un día cuando él coseche la gloria eterna, voy a decir Yo crié a ese niño por un tiempo y no me va a importar que no haya sabido entonces de qué trataba El Ávaro -para algunos puede ser blasfemo, puedo vivir con ello- obra en la cual Marco actúa.

Hoy en un viernes que apenas comienza, ver a Marco saboreando lo que tanto ama, me ha hecho muy feliz, como cuando su mamá se iba a trabajar y yo me quedaba cuidándolo junto con Pogh platicando cosas de niños. Recostados en mi pecho, uno soñaba con actuar y el otro soñaba con ser.

¡Soy feliz!


El día que La musa de los poetas del mes de abril entienda un poema, ese día habrá muerto.









Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales