Páginas

sábado, 12 de enero de 2013

Patidifusa y sin estilo



Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia

Algo es algo, pasaron once días antes de la primera crisis de este año y me doy por bien servida.
He optado por no escribir nada en el blog -sí como no- de mis momentos oscuros. Lo hago en facebook o en twitter -lo siento por ellos-.
Este blog se ha vuelto muy light, ya no me gusta. Eso de que todo vaya color de rosa no va conmigo. La autocensura ha llegado a mi. Quiero ponerle una plantilla negra con hongos de mil colores, iría más con mi estilo furibundo y ogro.
Lo cómico es que digo que ya no escribo cuando la realidad es que lo hago diario -jojo-.

Me siento un poco como la mujer de la imagen, perdida en su mundo o al menos eso es lo que parece. Sin analizar mucho diría que está ebria pero la realidad es otra, ¿o ustedes que creen?

Nada tiene que ver con nada, me he vuelto incongruente. Me quedo patidifusa y sin palabras al leerme. Me han quedado resabios de la crisis pasada y tengo hasta las doce del día de hoy para volver a la normalidad. La Bella vendrá a vernos después de casi tres semanas y debo estar linda para ella.

Es todo.









Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales