Páginas

domingo, 20 de enero de 2013

En jueves llegan...




Un chihuahua tragón llegó a mi casa un jueves hace seis años. No ha cambiado mucho desde entonces. Sigue igual de tragón y además es muy arrojado. Se les avienta a los perros grandes y los corretea hasta cansarlos.
A nadie le gusta porque tiene los dientes salidos y es muy inquieto. Dicen que está feo, ¡putos!
Quiero a mi Babo Alejandro.




Benito Tiki llegó a casa hace diez años. Es muy enojón y cuando se queda conmigo me lame los codos no entiendo porqué.
Es enojón hasta la chingada y enfermizo. Cuando él o yo muramos nos vamos a ir juntos. Lo sé.
Come puras croquetas pero cuando tiene mucha hambre come lo que sea menos frijoles y chícharos.
Él me ama como yo a él, es mi clon en perro.






Calixto es mi gato, llegó un jueves también.
Hoy descubrí que no es gato, es gata. Supongo que por eso la echaron a la calle. La voy a llevar al veterinario para que la esterilicen, no quiero que en una de esas madrugadas en que sale de paseo regrese preñada, no me perdonaría que sus gatitos nduvieran rodando por el mundo.
Dicen que no debí aceptarla en mi casa pero estaba hambriento. Se necesita no tener corazón para no darle de comer.
Ya van dos veces que me araña y saca sangre pero es porque no sé jugar con él. Es muy cariñoso, me jala la mano para que lo acaricie. Es obvio que me daña sin querer.

Quiero a mi gato-gata.






El jueves pasado llegó a mi casa un cenzontle al que le puse por nombre Honorio Zin pero no lo atrapé. No me gustaría tenerlo encerrado porque un día tuve uno. Cantaba en las noches. Imaginaba que llamaba a su amada y me ponía triste con él. Su jaula era muy grande, de color naranja adornaba el patio de la casa. Una mañana amaneció muerto con las patitas arriba y el pico abierto. Nunca más quise tener otro.

A Honorio Zin, Calixto lo miraba para atraparlo pero estaba muy lejos de su alcance, entonces lo dejó ir.
Los pájaros no son para las jaulas si no para qué tuvieron alas.

Los años hacen mella en mi. Cuido a mis plantas, amo a los animales -menos a los que se arrastran porque me dan mucho miedo- aunque la otra vez, Compi dijo que si acaso viera a una persona sin manos ni pies me daría miedo y obvio que no... poquito si.

Las mascotas han sensibilizado mi alma. A veces cuando mi ser solitario reniega de todo pienso que mientras más conozco a la gente más amo a mis perros.
Me siento como un grano de arena en el mar -igual a todos- pero soy una piedra de río -diferente- según yo, amoldada a sus circunstancias ante el inevitable paso de la vida.












21 comentarios:

  1. Oh ¿Cambio de firma? :) !Me gusta!

    Yo apenas tengo un cachorro (que ya no es cachorro) al que llamamos Peluchin, y lo quiero mucho, se siente que el también nos quiere mucho a todos.

    Que bueno que tu si tienes corazón Malque y les das amor a los animalitos que si saben devolverlo.

    ResponderEliminar
  2. Las mascotas son parte física de los sentimientos más nobles que podemos llegar a tener.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  3. Ahhh el suetercito!! (o sudadera, no se que sea)

    Pues yo con la novedad de que mi conejo ya se porta bien y sale bien lindo en las fotos (bueno linda, porque es mujer)

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Es verdad, las mascotas son maravillosas. Aunque pienso igual que tu, es antinatural tener un ave en una jaula.
    Y los peces tampoco me gustan mucho, no sé, siento que me sería difícil quererlos si no me demuestran sus emociones.
    Yo tengo una perra Yorkie, y un gato callejero. La perrita es un amor, pero gato es un maldito.
    Me pide caricias, y cuando al fin cedo y lo apapacho, me saca la garras y me lástima.
    Aún así lo amo.

    Un beso MaLquE.

    ResponderEliminar
  5. Sí, putos todos, tu Babo Alejandro esta súper chido, pura envidia porque aunque busquen nunca encontrarán uno igual =P

    ResponderEliminar
  6. Qué hermosas mascotitas! Y si llegaron a ti por algo será. Su destino es ser felices en el país de los hongos!

    Un beso para ti y todos tus compañeros!

    ResponderEliminar
  7. ¡Me encantan tus perros!
    Además les pusiste nombres preciosos que parecen de artistas, de cantautor famoso...jajaja
    Pero de todo lo que posees, lo que mas me gusta, es tu espíritu...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  8. Normalmente son ellos los que nos adoptan a nosotros y no al revés. Ellos saben ver dentro de la gente y se te acercan por la calle o acuden a tu puerta sabiendo que eres amigo, que te dejarás querer por él/ella. Yo tengo 2 gatitas, un gato y una preciosa perra labradora, todos vinieron a mi encuentro y los acogí porque ellos habían decidido que querían mi compañía. Te lo dan todo a cambio de nada.

    ResponderEliminar
  9. El Babo Alejandro mete miedo :O

    ResponderEliminar
  10. Qué lindos todos!

    No sabía cómo era un cenzontle, me hiciste recordar a Pedro Infante en Tizoc, cuando le contaba a su niña María una creencia sobre el canto de esa ave.

    Besito :0)

    ResponderEliminar
  11. Querida Flor:
    No hay nada en el mundo que me fascine tanto como los animales. Todo bicho que encuentro va a parar a mi casa. A veces se arma un verdadero jaleo. No me importa. Ellos son incondicionales. Y eso para mí es fundamental.
    Me encantó conocer tu jauría ;)
    Besos porteños, mi reina!

    ResponderEliminar
  12. El primer perrillo se parece a una vecina, así tiene los dientes y pa colmo uno se le mueve bien cura.
    La ñora vende dulces y le va bien, creo que deberías poner al perraco a vender dulces, neta si sería todo un suceso.
    je
    Saludos Malque a ver cuando te veo.
    Necesito cita para el.....

    ResponderEliminar
  13. Jajjaja Bueno no negaras que Babo Alejandro necesita una ortodoncia Ya! Jejeje pero se le ve bonito! Benito Tiki tiene una carita bonita! Como fue que no notaste que es gato?? Ósea hay esa cosita que nos diferencia, como no lo notaste? Me parece bonito que no atrapes aves en jaulas, me parece tan cruel! A mí me pasa igual, ahora no tengo mascota alguna, Camilo fue mi último perro y su ausencia dejo un gran vacío, además por ahora no tengo el tiempo que necesita hijito!!

    ResponderEliminar
  14. Pero qué lindos son! No hay como el amor de los animales, siempre incondicional.
    Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  15. creo que te olvidaste del pez. seguro que es porque llegan los domingos, je.
    tienes unas mascotas muy simpáticas que te hacen compañía y eso es lo más importante.
    besos.

    ResponderEliminar
  16. Q pex con los colmillos de Babo? :D
    Yo sigo con Arnulfo aquí, aunque creo q en el divorcio se lo llevará su otro padre

    ResponderEliminar
  17. Entiendo perfectamente el sentimiento, y lo comparto.
    Yo tengo dos gatos (de momento, porque tendría de todo si viviera en un sitio un poquito más grande) y me transmiten una paz, una alegría, no sé, me parece muy lindo lo que te hacen sentir las mascotas.
    Yo tampoco habría podido echarla (a la gata) si tiene hambre, hiciste más que bien.
    Un besito

    ResponderEliminar
  18. Están bien lindos todos!!!
    Se nota que los quieres mucho y los cuidas eso es muy bueno y habla bien de ti.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Los seres sintientes...

    Lo mejor de la vida es compartirla. Y, a esta altura del partido en la que ya estamos tanto tu como yo, sabemos bien lo que, Diogenes quiso decir con la frase que adorna tu comentario:

    - "Cuanto mas conozco a los seres humanos, mas afecto siento por mis perros".

    Aunque es conveniente recordar que, el filosofo ateniense, era un experto en provocacion. :)

    Compi, tus niños son bien guapos y, Calixt@, una preciosidad.

    Que linda tu casa... tan llena de vida...


    Bss. ¡MUAS!

    sarva mangalam
    Namasté

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje