Páginas

jueves, 10 de enero de 2013

Cadenas nocturnas









Debo dormir pero no puedo
Puedo levantarme a  hacer algo pero no quiero
Quiero escribir pero tengo atrofiado el cerebro
Cerebro de neuronas disparatadas
Disparatadas las cosas que hago
Hago examen de conciencia
Conciencia de mi inconsciencia
Inconsciencia bruta que me hace reír en las madrugadas
Madrugadas de duermevelas
Duermevelas maternas que me gritan que haga lo poco que entiendo
Entiendo todo o casi nada
Nada es lo que he dormido
Dormido como mi brazo que no responde
Responde mi corazón con sus latidos
Latidos que arrecian al pasar las horas
Horas muertas mirando el techo
Techo que guarda todos mis desvelos
Desvelos a los que debo poner fin
Fin porque dormir debo
Debo pero no puedo.








Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales