Páginas

miércoles, 2 de enero de 2013

La ociosidad es la madre de bla bla bla




Honguitos ociosos


¿No han sentido que al dar un abrazo, las mangueritas lacrimosas que tienen en los ojos se abren sin que lo puedan evitar y se sienten vulnerables?

¿No se les enchina la piel cuando el gato Calixto extiende su patita hacia su brazo porque quiere que lo sigan acariciando pero su forma de pedir cariño apenas la van conociendo y les da miedo?

Yo sí, ustedes no porque no tienen un gato llamado Calixto como yo.

¿Han pensado que quieren que el mundo se salve pero con ayuda de otros porque cada uno estamos muy ocupados en su destrucción?

Lo intenté salvar el fin de semana pero me cansé sin haber empezado, es que está muy enfangado.

¿No han pensado que tienen que hacer algo para ayudar a los demás porque la vida se va perdiendo en los ratos de ocio infame?

He pensado en ayudar a los perros pero no tengo manera de tenerlos en mi casa. Debo hacer algo porque la vida se me va.

¿No han querido estrangular al que rompió la piñata justo antes que les tocara pasar a ustedes?

¿No les molesta que el arroz se les bata?

¿No les encabrona que alguien salga con una pregunta tonta cuando abrazan a su hermana más pequeña porque sienten que necesita que la protejan?

Yo sí, detesto que pregunten ¿Por qué llora? Como si para todo llorar debiera haber una razón.

¿De pronto no les dan ganas de abrazar a su mejor amigo que está muy lejos, piensan que eso nunca será pero no dejan de soñar en que algún día...?

Yo sí. 
Si tuviera que pedir un deseo antes de morir sería el conocerlo y abrazarlo mucho.

¿No les ha pasado que las pilas que compraron para el control remoto son de otro tipo y las avientan por ser tan pendejos al haber olvidado el tamaño exacto?

A mi no pero a Barry si aunque él no es pendejo. El pendejo es el que nos las vendió por no saber el tamaño de pilas que usamos, asht.

¿No les pasa que cuando llega el Año nuevo el pino navideño es obsoleto y comienza a estorbar?

Sí pero no han llegado Los Reyes Magos maguitos que me traerán un regalito aunque ellos no lo sepan pero ya tengo lista mi carta.

¿No les ha pasado que el primer día del año que se quedan solos ven todo el quehacer que hay y optan mejor por hacer una preguntadera en su blog para retrasar el tiempo de poner manos a la obra?

Yo sí porque tengo mucha flojera.

¿Han sentido alguna vez una furia inmensa porque no alcanzaron recalentado?

Grrrr no quiero recordar. 

¿No se han preguntado a qué horas deja de escribir esta cabrona?

Yo no.

Necesito alguien que me ayude, mientras yo descanso que ella -porque debe ser ella- haga todo pero veo a mi alrededor y no hay nadie, bueno sólo los chihuahuas pero ellos son más flojos que yo.

Dicho lo dicho mejor voy a hacer algo así sea pensar por dónde empezar. Me acostaré en el sillón a escudriñar mi interior para ver si encuentro la solución de por dónde merito empezar antes de que llegue mi hermosa y bella familia.

Adiós, ya no me estén interrumpiendo.










Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales