Páginas

sábado, 1 de noviembre de 2014

Psicoanálisis

Él ejerce una fuerte presión sobre mi,
como si apretara de tal modo la cabeza
que en cualquier momento estallará
en mil pedazos
y
después
recogerá las piezas avasalladas por su pie
con mucho cuidado
armará el rompecabezas de mi vida
y
el mundo seguirá girando.

Psicoanálisis,
remedio para un presente sin recuerdos.
Sigo cada vez más sin ti
y tu ya no sabes dónde estoy.
Seres sin brújula y sin norte
tocando a ciegas sus corazones heridos,
¿cuándo nos perdimos?

La cabeza es un remolino,
escucho los tambores de las ceremonias
casi ausentes al lado del abismo
como colofón a un día plácido.
Tú bailando sin mi
y yo sin saber ya lo que digo.

Contradicción de palabras
doliendo en el alma
diciendo nunca quise hacerte daño
y me encajas el puñal de la amargura,
pájaros comiendo mis entrañas
en el dolor de la soledad incomprensible.
No puedes seguir sufriendo
y limpias de mis ojos
las lágrimas acurrucadas
en el fondo de los días.

No quiero buscar a nadie
tras la pantalla muda del monitor
como antes
cuando no me gustaba escuchar mi voz.
Hablaba con los dedos,
y las risas eran caracteres de dos letras
traspasando el corazón contrito.
encontrando siempre un alma noble
leyendo mis sinsentidos,
los que ya se fueron,
los que ya no están,
y tú poco a poco me perdías.

No esperes nada de mi,
ni de mi,
de mi tampoco.
No espero nada de nadie
porque la vida es así.
Sin ti yo no vivo.
¿Dónde estás?
¿por qué no te hallo?

Crueles derrotas
dedos crucificados en un día de muertos,
iglesias cerradas al clamor de mi alma desesperada,
nadie me oye,
el silencio es bastante fuerte
para ser escuchado en un mundo de cabezas con audífonos.
Ye te he perdido.

Oh angustia que te clavas en mi pecho
lacerando el alma atormentada que en mi habita,
¿quién te hizo tanto daño?
déjame lamerte las heridas.















Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales