Páginas

viernes, 31 de octubre de 2014

Frío

Sanar, ser una persona normal. Caminar con prisa y jugar y reír y caerme y ser feliz y todo eso que hace una persona normal. Después diré lo contrario pero ahora eso es lo que quiero. Tos de perro grande. Abuelita, ¿te comes mi sopa? No porque... porque... porque la sopa... la sopa es para que te pongas más bella. Quiero cruzar sola la avenida en menos de los 39 segundos estipulados. Lo pasamos en 13 segundos, ¿recuerdas Laura? Tú me jalabas, yo reía. Me daba miedo que los conductores de los autobuses no me vieran y fuera hecha papilla. Abuelita, ¿por qué estás chiquita? Porque no comía calabazas. Quiero ser chiquita abuela. Quiero ver al dios de la iglesia de piedra pero no puedo ir sola.. Lo que sucediera lo soportaría. ¿Me odias? No porque te amo. Quiero ser normal y no vivir este infierno que en ocasiones me creo.  Abuelita, ¿por qué tienes esa panzota? Porque me comí a una niña de ojos rasgados.. Viernes frío. Ay las discusiones de los viernes interminables. ¿Por qué lloras? Ya pasó. Si pero se me queda un poco de dolor en los ojos. Entre la espada y la pared. Estoy en manos de Barry y su intrínseca necedad y el compromiso con ella. Siempre cumplo mis promesas, no lo olvides. Abuelita dígale que no se acerque a mi. Siempre quiero más de lo que tengo. Ser una persona normal, independiente, libre. ¿Por qué si al final vas a decir que si, me haces llorar? Deseos imposibles. Abuelita, ¿me cuentas un cuento de sapos? De sapos no sé ninguno pero te puedo contar uno de una araña amarilla con mallas rojas, ¿quieres? Si abuela. Quiero tener valor para tomar mis propias decisiones sin que nadie me cuestione. ¿Abuelita? Dios y yo ya tenemos algo personal. ¡Péiname abuelita! Él siempre está a la mano decía mi madre. Débil soy. Me refugio en el misticismo de la vida callada. Debilidades manifiestas en mi carácter. Abuelita Chiki. Monólogos existenciales. Cultura del querer vivir pero no. Abuelita, ¿por qué tienes ojos de vampiro? Porque no comía zanahoria así que cómetelas todas muñeca. Anda tranquilízate, ve por Bella, sé feliz y deja de pensar barbaridades. ¿Usted ya no se deprime? Obvio no, tengo a La Bella y no me da tiempo de eso. Recuerda, tienes al sol en tus manos.  Abuelita ¿por qué no puedes caminar como yo? Emmm porque estoy enferma. Dame la mano, te ayudo. Si. Mis ideas fluyeron de nuevo, mezcladas con mi mente y la realidad termino tergiversando los hechos. Lo que es real es que me haces llorar cada viernes. Yo no te hago llorar, yo nadamás te hago enojar. Y ya, es todo como dice Emilio, pasen un buen día. Ven por mi.







Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales