Páginas

jueves, 13 de noviembre de 2014

Algo es algo dijo un calvo cuando le salió un pelito

En el curso de Escuela para padres que dan en la escuela de La Bella hablaron de hasta dónde debe llegar el permiso que los padres dan a los hijos para llevarlos por ¨el camino del bien¨.
La Miss Directora hablaba de la puntualidad y de que si llegábamos tarde a la escuela no se dejaría entrar a los niños sin excepción.

En la sesión se habló de que si decíamos No a nuestros hijos, era un No de verdad. Hicieran lo que hicieran los niños era No y no hay más que hablar.

Miss Directora fue interrumpida varias veces por el timbre de la puerta que señoras que llegaban retrasadas tocaban con insistencia.
Molesta dijo que no las dejaría entrar por respeto a las que llegamos a tiempo. Dirigiéndose a Miss Maternal ordenó se les avisara que no. Nel, lléguenle. 

Pero, ¡malditos peros arrepentidos!

Después de unos momentos dijo que entrarían pero tendrían que realizar un trabajo sobre la puntualidad. ¡Vaya con ella y su autoridad blandengue!

Acomodando su trasero tardío en las sillas, las mamás se sentaron bajo la mirada dura de las demás.

Con un ¿entendieron? preguntó si quedó claro -Si miss- contestaron como alumnas ñoñas.

la MaLquErida levantó la mano. 
A ver Miss Directora, ¿por qué dice que No es No pero no para usted? Dijo que las mamás retrasadas no entrarían y sin embargo las dejó pasar, entonces no está haciendo lo que dice. El buen juez por su casa empieza, ¿entonces?

Me miró apenada con la cara colorada diciendo que sería la única vez que eso pasara.
Recordé a alguien en casa que dice No y con un poquito de ruegos y mimos tiernos lo cambia por un Sí, Blah. ¿Cómo van a aprender los niños si los adultos no predican con el ejemplo? pa´mis pulgas. Yo las habría mandado a su casa con música de viento pero como soy sólo una abuelita hermosa y tierna, me aguanto.

Si no hubiera dejado pasar la oportunidad de haber sido maestra -mi lema sería: La letra con sangre entra- ya verían lo que significaría un No de verdad. Hubiese sido inolvidable por lo enojona y mandona enseñando con verdadera vocación regla en mano. Mis alumnos serían de excelencia -si hay algo que siempre quise es haber sido profesora de las buenas- pero jugué con el tiempo y terminé escribiendo un blog. 

No fui maestra pero soy enojona y mandona. Algo es algo...


Double click!















24 comentarios:

  1. Eso pasa constantemente con nuestro presidente del Gobierno Rajoy, hoy día todos sabemos que cuando dice que no hará tal cosa, puedes estar segura de que la hará, pero el no se pone rojo, lñe importa un carajo, siempre tiene una escusa prefabricada, cuando se molesta en darle, que no es siempre porque se la suda lo que pensemos los españoles, excepto en las elecciones, claro, pero como está convencido de que somos una panda de borregos a quienes volverá a engañar con falsas promesas para que le voten sigue mintiendo constantemente, espero que ests vez se lleve una amarga sorpresa en las elecciones...
    Besos y salud
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. los padres siempre con la misma cantilena
    los hijos, siempre con que "de esta agua no beberé"
    los pelillos a la mar, que allá todo es como si nada fuera, mi querida Malquerida

    besicos abrazos

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja me imagino tú como maestra palmeta en mano Mal, contigo no habría pulgas of course.

    ResponderEliminar
  4. ya ningún profesor enseña con la regla en la mano. al primer golpe el alumno denuncia al maestro por maltrato infantil a través del móvil y publica el hecho vía twitter, facebook y si tiene, en su blog.
    lo mejor sería sacarlo al frente a un inesperado examen oral y dejarle una tarea complicada para que posteriormente la exponga ante la clase.

    hay otras formas de tortur... ¡ejem! aleccionar a un alumno, je.

    besos.

    ResponderEliminar
  5. Enojona y mandona...
    Jajajajjaa, lo que nos íbamos a divertir juntos, jaajajja

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Las señoras que no son damas siempre llegan con retraso... Beso grande.

    Salud.

    ResponderEliminar
  7. Terminaste escribiendo en un blog para impartir tu magisterio entre quienes tenemos la fortuna de haberlo encontrado. Ya ves que no llevas tan descaminada tu ilusión de ser maestra.
    Besos, profe.

    ResponderEliminar
  8. Para mí, que esta Miss Directora es un poco "carca" y "payaseta". Parece un sargento chusquero del ejercito.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  9. haz lo que te digo, no lo que hago....

    ResponderEliminar
  10. Muy buena tu intervención... -maestra de maestras. ja ; )

    ResponderEliminar
  11. Hola Flor María, bueno realmente la gran mayoría de las madres no saben decir no. Digo las madres porque son las que mayor tiempo están con los hijos/as. Y así le va a una gran mayoría de madres, aquí al menos en España, hay muchas denuncias de madres a los hijos. Hijos que pegan, que maltratan a las madres/padres. Seguro fueron niños/as consentidos que nunca obtuvieron un no por respuesta. Les dieron todos los caprichos y así les va en la vida.
    A mí me educaron con la letra con sangre entra, y no me entró. Ni una cosa, ni perder el respeto a los profesore/as que hay hoy día.

    Creo que serías buena profesora, de hecho lo eres de un alumnado muy variopinto.
    Saludos y abrazos fuertes

    ResponderEliminar
  12. No mientas que queda feo, enojona y mandona tu?, no me lo creo!, Lo tuyo es puro teatro, seguro que ante un beso de La Bella te derrites cual manteca en el fuego, jejeje.

    Besos mil, mexicanita linda.

    ResponderEliminar
  13. Creo que deberíamos aprender a decir no, sin dejarnos vapulear...
    Muy bien por esa abuela enojona y mandona (no creo sea tanto).

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Linda te re veo como maestra. Besote!

    ResponderEliminar
  15. Ah, pues yo me dije: "no voy a dejar hoy un comentario"... pero ya ves, aquí estoy... :-)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. jajaja tienes razon amiga Malquerida, hay que saber decir NO..
    Un beso..
    Me encanta pasar por tu blog
    Isa

    ResponderEliminar
  17. Ay Malquerida, que me haces reír con estas cosas que todos vemos pero no nos atrevemos a decir.

    Sigue enojona y mandona, a lo mejor algunos logremos abrir los ojos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Ya sabía que tienías mala leche. Ahora con este post ya se también que eres una abuela :)

    ResponderEliminar
  19. Pero que hermoso es decir: NO

    Y lo mas triste es decir: Si

    Besos

    ResponderEliminar
  20. me encanta leerte
    sera porque tenemos un monton en común

    ResponderEliminar
  21. Señorita Malque, puño de hierro, me habría encantado ver a las madres tardonas cuando usted hizo la pregunta. No sabrían dónde meterse, pero por dentro qué venenos le estarían mandando.
    Besos porque hoy se los ha ganado.

    ResponderEliminar
  22. te aseguro que en mi país tendrías una enorme carta de denuncias y te fiscalizarían a cada rato...porque a esta parte del tiempo en educación se acusa de todo amiga y nunca se sabe porque alguien te va a acusar y a demandarte porque has AGREDIDO SUS DERECHOS...eso es una cosa muy triste que la gente siempre reclame sus derechos personales (que no es malo) pero siempre , siempre se olvida de sus DEBERES... y eso no se si es la función total de la escuela la que deba asegurarlo...

    ResponderEliminar

Aí usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo. Sucede que en este su blog -que es mio pero por educación se lo ofrezco- el pp se apodera de la poca lucidez y tiempo que poseo.

Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje