Páginas

miércoles, 19 de noviembre de 2014

El que quiera ver que vea

El gran problema.

Si mi cabeza fuera elemental. Si no pensara tanto no me dolería. Vería la vida sin chiste. Como un tan sin embargo que corroe las venas. El espíritu de la razón ataca mis mejores momentos. Me permite pensar. No es bueno a veces. No para mi cabeza.

Pensar


Pensar


Pensar.

Pensar en todo lo que pasó y no ha pasado. He vuelto a las andadas. Cambio el dormir por el pensar.

Pensar en retomar los cuentos de bichos que escribía. Los tengo olvidados. El mundo se cae y yo pienso en que tengo olvidados los cuentos que no he escrito. No soy mala persona por ello. Inconsciente si. Siempre lo he sido. No pido disculpas porque eso me ha mantenido cuerda.

Bichos

Nadie los quiere.

Escribo sobre bichos. Hablo sobre ellos porque creo que nadie los quiere. Es algo como pensar que me llamo la MaLquEridA porque nadie me quiere. Razono y no es así. Me quieren pero la sinrazón se afana en el no querer como forma de violencia. Querer redundante.
Cucarachas, pipioles, hormigas, lombrices, gusanos, cochinillas, moscos, moscas, escarabajos, ratones, arañas. Seres que por su tamaño nadie debía temer y sin embargo...No hablo de su fealdad. La mayoría piensa que los bichos son feos. Yo digo que son diferentes. ¿diferentes? me suena, me suena.
Enronces mi absurda cabeza encuentra la relación entre los bichos y yo. 

Ruidos arriba, chichuahuas y gatos en calma. La casa despierta. Hora de tomar café. Se llega el tiempo de concluir. 

Barry

Barry

Barry

Todo vuelve. Lo observo. Cuanto ha cambiado. Está tan flaco, tan cansado. Se ha vuelto enojón, huraño, pensativo. El algo que nos unía se rompió y no hay manera de arreglarlo. ¿Neta estoy escribiendo esto? ¡vaya conmigo!
Los celos han vuelto a aparecer. Le gusta que escriba pero no cuando él está. No entiende que es porque la paz de su presencia me relaja y puedo escribir. No lo entiende. Entonces hago como dice Alejandro Sánz.... escribo cuando nadie me ve. Mesmamente como lo estoy haciendo ahorita. Antes que el ruido despierte y nos enloquezca con su desmadre cotidiano. 

Pensar 

En todo y en todos. Pienso luego no existo. 

Soy más fuerte que las cápsulas de dormir. Mírenme estoy despierta desde que nos fuimos a la cama. Si la psicóloga se entera querrá aumentar la dosis de sueño. Ah la señorita médica y su afán por mantenerme tranquila.

Laura

Laura y su amor incondicional. Su cariño desmedido. Comparte mis textos en facebook y en twitter. Piensa que soy buena escritora, quiere que lo sepan los más que puedan. Pobres, leer mis cosas les dejará en la mente un daño irreversible. Me río de las estupideces que escribo, que las lean me apena pero muy en el fondo me agrada. ¿por qué? npi. Escribo feo. Redundo en la redundancia. Hablo mucho, no digo nada. Muletillas salvadores. Relleno de ideas esquizoides muy comunes en mi cabeza.

Me descalifico antes que otros lo hagan por si las moscas.

Soy muy interesada, Laura lo sabe. Nos acostumbró a La Bella y a mi a traernos un regalo cuando viene a visitarnos. Barry dice que no debemos ser así. ¡Sorpresa, es demasiado tarde! Suplico tu comprensión. Sustituyo mis carencias de afecto por regalos. ¿quién me abrazó de niña? No recuerdo. Creo que mi mamá. Las mamás siempre abrazan a sus hijos. Mi cabeza olvidó los de mi madre dejándome un hueco de ausencia en mis manos al aire. ¿por qué a nadie se le ha ocurrido inventar un símil de las madres que mueren? Viviría acurrucada en su regazo. Pobre de ella. Mejor no lo inventen para que por fin puedan descansar de los hijos ingratos. 

Doy explicaciones de todo. Hoy toca decir que los textos que escribo son muy largos. Casi todos pasan por la censura inaceptable de mi conciencia. Tiene explicación. No me gusta escribir por partes. Cortarlos es parecido a descuartizarlos. Hoy hablo de la cabeza, mañana de las manos, el que sigue del cuerpo y así. Inaceptable. No, no, no, mil veces no.

Ya amaneció, quiero seguir escribiendo pero es hora de cerrar la computadora. 

El que quiera ver que vea y el que no pues no.











15 comentarios:

  1. No eso de inaceptables solo lo dices tú,tus textos son vivencias compartidas,abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Y el conde Lucanor dijo a Patronio... Con perdón. Beso grande.

    Salud.

    ResponderEliminar
  3. Hola Flor María. Hay que descansar. Descansar es primordial para nuestro bienestar emocional y físico durante el día. Yo duermo de diario más de ocho horas.
    Y hay que decir a los que viven con nosotros que aunque ellos estén, nosotros también tenemos que tener nuestro espacio y nuestro tiempo. El día es muy largo y se puede dar gusto a todas las personas con las que convivimos.
    Tienes que quererte más a ti misma.
    Los abrazos que no nos dieron las madres, ya no se pueden recuperar, pero tú misma te puedes dar esos abrazos y quererte mucho. No cabe duda que los abrazos de las personas que queremos, nos hacen mucho bien. Pero si necesitamos un abrazo y no nos lo pueden dar, es bueno que nos abracemos nosotras mismas, y si no, compartir un abrazo con un árbol que también está vivo y no nos lo va a reprochar. Ellos nos aportan mucha energía porque son vigorosos. Mejor a un árbol que pedirle a un extraño que de un abrazo :-) no están los tiempo para pedir ni siquiera un abrazo que no cuesta nada.

    Sabes que escribes de maravilla, que perfectamente podrías haber sido una buena escritora, de hecho lo eres, aquí tienes montones de historias muy bien contadas y perfectamente escritas.
    Saludos y abrazos fuertessssssssssss

    ResponderEliminar
  4. Y yo que disfruto leyéndote , metiéndome entre tus letras y haciéndome ( con tu permiso o sin él ) protagonista
    Y sonrío
    y pienso que piensas
    e imagino el jardín donde habitan los bichos
    y los veo
    y sonrío
    y ahora que tomo el café me imagino esa hora en la que el mundo despierta ... tu mundo y disculpa si te digo que me parece maravilloso ( aunque en cada casa se cuezan sus habas)

    ResponderEliminar
  5. no son inaceptables, ni mucho menos, Malque, son.... tu vida, a la que nos acercas en tu día a día y que muchos te agradecemos por poderla compartir.

    Eres original escribiendo porque vas plasmando tus vivencias tal y como se te van ocurriendo y eso, lo que es, es impagable, al menos yo te lo agradezco de veras.

    Besos apretaos, Malque y sube un poco ese ánimo.

    ResponderEliminar
  6. No mujer, irreversible no...
    Solo daño...jajajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  7. quizas no hagas mal en escribir, y trnsportarnos con tus pensamientos, sobre la vida, sobreel universo, sobre el caos...

    Y te diré una cosa , da igual, a veces uno necesita estar despierto cuando los otros duermen, eso sí, SIN BICHOS.

    Un beso para ti.

    ResponderEliminar
  8. Dicen que no hay más ciego que el que no quiere ver.
    Pues eso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Me gusta cuando te leo, porque no tengo que buscar el diccionario para entender esta o aquella palabra, me gusta como escribes porque me siento protagonista de tu historia. No te quites méritos.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  10. Eres una horrible crítica de ti misma, así que hazle caso a Laura.
    Prometo no hacerte responsable de los irreversibles daños de mi mente. Ya los tenía antes de conocerte.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Tus escritos tienen sabiduría y no hacen daño, muy al contrario.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Pues yo pienso como Laura...que escribes muy bien.
    Y también escribo cuando nadie me ve, es decir cuando estoy sola de lo contrario mi nombre solo suena para saber donde esta esto o lo otro...
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. tampoco me gusta escribir por partes. y sí, si me gustaría reducir los textos de mis posts, pero no depende de mí. lo otro, que aprendo mucho de ellos. me agrada leerte porque escribes sinceramente desde el corazón.

    besos.

    ResponderEliminar
  14. Me encantan tus mejunjes de ideas y a ver cuándo nos deleitas con más cuentos de bichos. Un besote!!!

    ResponderEliminar

De reina a plebeya en tres pases mágicos. Eliminada por sí misma un día que el carácter le comió el entrecejo. Sin amores extraños palpita la vida entre Enrique y con el que la vida premió. No es coleccionar derrotas a punta de rencores se absuelve a sí misma con sus letras por encima.

Egocéntrica, pagada de sí misma escribe cuando la gana se le da miren que en eso de hacer berrinches se dibuja sola. Lenta que no lerda, callada flagela todos los días las ganas de escribir con latigazos de silencios.
Siendo dueña completa de su mente -que no de su cuerpo- regresa comentarios en cuanto el off lo permita.

Ai se lo haigan, Sobre advertencia no hay engaño.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje