Páginas

lunes, 27 de octubre de 2014

Voy por pan

(Remedo de carta que nunca se envió porque fui por el pan)

Hay quien añora lo que antes fui. La mujer de rizos negros rebelde, altanera y contestona. Lágrimas muertas. Disculpe señor esa no soy más. El tiempo se encargó de dejar en ruinas esto que ve. En algún lugar perdí el orgullo, el valemadrismo y los rizos que lo enamoraron. Una cosa normal.
El tiempo es un vulgar ladrón de vida, ¿sabe? No me reconozco en lo que me he convertido. Dos pasos pa'lante y tres para atrás.
Los mañanas no son lo que queríamos ayer. Hay quien dice que prefiere a la de hoy. Musa de poetas despistados, con el pelo cortito color rubio cenizo claro No. 27. Canas camufladas -No me diga de qué edad me ve- Zapatito bajo y blusa autóctona como sello personal. Ah y sin el mal carácter de siempre. ¡Quítame de allá estas pulgas niña o probarás mi furia! Mire usted, en honor a la verdad -si de honores hablamos- me prefiero como soy y eso le conviene porque piense un poco, por menos de lo que pasó, usted se habría ido al carajo al ritmo de mis dedos. ¿Y yo? bien gracias.
Medítelo, si prefiere a la de antes yo podría querer lo mismo y eso ni a usted ni a mi nos conviene. Así pues querido amigo, déjese de payasadas. Ponga los pies en la tierra y despierte a la realidad. Nunca nadie hoy es el mismo de ayer.


Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales