Páginas

martes, 14 de octubre de 2014

Amaneceres


Benito Tiki y su carita de enfermo


Tomémoslo con calma, La Bella enfermó por un descuido mio pero es que juro que por más que quiero vestirla de prisa no puedo. Los días amanecen muy fríos y lluviosos. El aire corta la cara y no es diciembre. Natalia se contagió de tos en la escuela y hoy amaneció con catarro por mi culpa, ¡qué calamidad!

Benito Tiki enfermó desde el viernes. El problema de riñón que le aqueja se acentúa y no hay manera de aliviarlo. 
Ayer le dieron dos ataques severos. Todo lo que come le hace daño echándolo por donde puede. El sábado estaba echado sobre mis piernas. Comenzó a sentirse mal. Quise bajarlo de inmediato pero su urgencia fue más rápida y ¡mocos! que se hace en mi pantalón, ¡awww! A limpiar por milésima vez. Sea por dios dicen las beatas.

El domingo murió Cabito, mi pez. Yo creo que se suicidó porque actuaba extraño. Saltaba fuera del agua y se ponía a dar vueltas en su pecera. Cabito era un pez triste. Le tocó vivir la etapa más oscura de  nuestras vidas. Nunca lo descuidamos pero se sentía la tristeza en el ambiente. Fue la época en que no se tocaba música en la casa por eso cuando murió, Laura le puso una melodía para que se fuera contento al cielo de los peces mientras del otro lado de la línea La Bella lloraba la muerte de mi pez.
Hubo que explicarle a Natalia porqué los peces mueren. Ayer preguntó si Benito moriría. Como hace tiempo lo hice con Laura y Bruno, intenté decirle lo que es la muerte con palabras acordes a su edad y sin que le dejara un malestar en su pequeña alma. Siendo una niña muy lista lo ha comprendido perfectamente.

Así las cosas...

En tanto estoy aquí sentada intentando distraerme porque la cabeza me va a estallar, Babo Alejandro se ha comido mi almuerzo. Natalia ha pedido que le deshaga las trenzas y cuando terminé dice que la vuelva a peinar, ¡me quiero morir!
Me dice que le quite los tenis, lo hago y pide que se los vuelva a poner. Pide a su mamá, pide a su papá, pide que la lleve a su casa,  pide que la arrulle para dormir y cuando creo que se ha dormido, abre los ojos y dice: abuelita quiero cereal, ¡auxilio alguien!

Así las cosas, así la vida, así los días fríos de octubre, así los perros enfermos, así los peces que se suicidan de soledad y tristeza.

Me voy, la niña pide que le enseñe a escribir en la compu. Pongamos una sonrisa y vámonos a seguir en mi papel de abuela paciente que dicho sea de paso dista mucho que sea yo, la paciencia es una virtud que no tengo.

¡Voy niña, voy!
¿por qué a mi dios bendito, por qué a mi si soy un pan?









21 comentarios:

  1. Parece que el más feliz es el pez....

    Venga, ánimo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Vamos abuelita, paciencia, paciencia!!!

    ResponderEliminar
  3. No te preocupes, los niños se enferman de todo, no es tu culpa.
    ademas el lado bueno es que asi agarrara defensas para cuando sea grande y no sera tan enfermiza.

    y pues como te dice Dario... Paciencia...

    ResponderEliminar
  4. A mejorarse pronto todo dios.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  5. Deberías hacer una entrada de como le explicaste el tema de la muerte a la Bella, a mi me interesa mucho y seguro que a los demás también :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. Algunos dices que en vez de preguntar por que? deberiamos preguntar para que?

    Animo querida Mal.

    ResponderEliminar
  7. Vaya plan... La niña se recupera en menos de nada. Es facil que en esta temporada enfermen..
    Te deseo un feliz miercoles con mucho animo
    Un beso
    Isa
    http://cabalgandoporlamusica.blogspot.fr/2014/10/abrazo-palabras-de-sindel-42-de-52-con.html

    ResponderEliminar
  8. No te culpes por la enfermedad de la niña, seguro que se lo contagiaron en el colegio.

    Eres una de las mujeres más fuertes y admirables que conozco.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Bienque calma, así es esto de los cambios de temperatura, aquí tmb todos en casa andamos con dolencias.

    ResponderEliminar
  10. Espero que la Bella ya esté más recuperada, Flor, aunque siga igual de caprichosa. Bueno, a esa edad tan tierna a los niños se les pegan todos los virus, incluso con buen tiempo. Y espero también que Benito se reponga de sus dolencias perrunas. Es una lástima lo del pececito, y tiene mérito que le contaras la verdad a la nena, no todos sabrían cómo hacerlo. Ciertamente, no todas la princesas tienen la suerte de tener como abuela a la Reina del País de los Hongos. Besos, Flor, y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Vayan unos símbolos Reiki para ti a ver si vamos enderezando,abrazos también muy importantes.

    ResponderEliminar
  12. que esta racha negativa pase pronto. ¡claro que sí!

    besos.

    ResponderEliminar
  13. mi oruga me hace lo mismo de peinar y luego que ya nno, que no tengo habre y que siempre si. La cosa es hablar a los niños con la verdad, creo yo. y si se enferman de todo, mejor pa que adquieran defensas...o bueno eso dicen yo aun no sé de cierto jeje.
    pacienca y saludos!!

    ResponderEliminar
  14. Mucha paciencia y que se mejoren todos los enfermitos... Un besote!!!

    ResponderEliminar
  15. Paciencia Malque!! Mi mamá a veces se queja que los nietos le salieron pegotes, pero se muere sin ellos..jaja
    La Bella es fuerte y mejora pronto. También los mejores deseos para tu Benito que se ve tan mono.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Sí que eres un pan, Malque, un pan bendito.

    Y no sé cómo dices que no tienes paciencia, todo lo que haces lo demuestra, y lo que más valor tiene, es que estoy segura, como si te viera, que todo lo haces con una sonrisa. Te envidio, amiga.

    Besos apretaos

    ResponderEliminar
  17. Momentos de desesperación, pero por lo que leo, es una super abuela con mas paciencia que Job.
    Que se mejoren todos y como dice Toro Salvaje, el más feliz el pez.
    Me hablo de este blog Isa
    Saludos
    Finita

    ResponderEliminar
  18. Al final vas a ser tú y no un toro la culpable de la muerte de Manolete. ¿Hay algo malo que pase de lo que no te eches la culpa? No seas tan dura contigo, chamaca.
    Por cierto, me apunto a lo que dice Genin. Queremos entrada de cómo le explicaste a la niña lo de la muerte.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah no! no no no no no yo no maté a Manolete, lo juro por dios que me mira, a mi ni me gustan las corridas de toros :D

      Eliminar
  19. Vaya, es un malestar terrible con tantos enfermos. Pero las virtudes no son algo de la nada, debemos cultivarlas Malque. También tú, aunque seas un pan.

    Pobre del pez pero concuerdo. Él es el más feliz.

    Ánimo y mucha suerte!

    ResponderEliminar
  20. ¿Cómo puedes decir que no tienes paciencia?... lo que pasa es que hay que dejar salir los sentimientos que nos abruman y tú utilizas esta ventana, te comprendo porque la vida cotidiana no es una película y hay que cargar un saco muy pesado.
    Mañana es otro día, verás que todo sigue en el mismo lugar, al fin y al cabo no tenemos una varita mágica para resolver los problemas de los que queremos y a veces, nos llega con aguantarnos a nosotras mismas ¡ya es bastante!!!
    Un abrazo grandote

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje