sábado, 11 de octubre de 2014

Todo un personaje





Sin quitarme la vista de encima, la señorita médica se levantó de su asiento y dirigiéndose al escritorio tomó un objeto mientras me escuchaba atentamente. Después con toda su elegancia y finura sentose ¡en el suelo! en posición flor de loto y comenzó a cortar los hilos sobrantes de mi pantalón. Luego como si nada hubiera pasado se levantó, tiró los hilitos al cesto de la basura, dando dos palmadas siguió escuchando mis penas. 
Me quedé atónita y patidifusa ante semejante gesto. ¡No le preocupó sentarse en el suelo! Cierto que hay alfombra pero el suelo es el suelo y yo no me siento ni aunque me paguen. Soy mamoncita en modo severo ustedes habrán de disculpar. Pobre y delicada diría mi madre que en gloria esté.

El gesto de la señorita médica fue similar al de Barry cuando vamos con el neurólogo. Me quita y me calza las botas sin que le cause mayor problema. A veces también me ayuda a vestir y lo agradezco. Prefiero que él me vista y no oír la salvajada que dijo una asistonta cuando se refirió despectivamente de mi pancita. . ¡Zoqueta! ¿No entiendes que me vuelvo extremadamente vulnerable en el hospital?

Volviendo al tema, Laura hace lo mismo cuando se me desatan las agujetas de los tenis. Se agacha atándolas para que no vaya a caerme. En ocasiones me trata como si fuera su hija pero se acepta cómo no mientras claro que no me regañe porque ahí si no niña, yo soy la mamá.

Barry y Laura no me regañan ni se enojan conmigo bajo ninguna circunstancia de esas. La otra vez vi como una mamá regañaba a su hija porque no fue sola a consulta y tuvo que dejar de trabajar por acompañarla. La señora estaba muy molesta. Barry y yo nos miramos compungidos ante la cara desolada de la muchachita.

Pero bueno aún cuando me dicen que soy todo un personaje -me subo a mi tabique cuando lo dicen- sigo pensando que soy una señora bastante creída -con mi familia nomás no vayan ustedes a creer- con atisbos de locura y una jodidez enajenante. Pienso que soy muy afortunada por tener a mi rededor gente que me quiere bien aunque en ocasiones merezca un jalón de orejas como el que me dieron hoy.











52 comentarios:

  1. No está mal que te jalen las orejas cuando te lo merezcas, pero lo que si está claro es que te quieren mucho, por eso te hacen esas cosas.
    A la medica le daría un besazo en todo el morro.... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si vieras con que cariño se despidió de mi la señorita médica le darías dos besazos en el morro que dicho sea de paso sepa la bola cuál es el morro.

      Aquí le dicen ¨morro¨ a los niños.

      Beso Genín.

      Eliminar
    2. El morro es la parte de la cabeza de los animales donde está la boca, pero se hace extensible a las personas.

      Eliminar
  2. Pues querida Mal, que tal detallaso que tuvo la señorita mèdica, porque tambièn se conoce a cada mèdico...

    Y el jalòn de orejas se debe llevar la asistonta. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La señorita medica es un sol, ni mas que hablar.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Creo que eres demasiado humana, a pesar de lo que podrían llamarse tus "embarradas", un bello ser humano, para el cual solo puede haber comprensión. UN abrazo desde esta querencia colombiana. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nah, soy un ente patológico, manipulador y neurótico Carlos, no te fíes de mi :P

      Besopoeta

      Eliminar
  4. La señorita médica se toma ciertas libertades por contarle tus penas que a nadie interesan. Y más te digo, o te compra unos pantalones nuevos o se compra el último disco de Enrique Bunbury que es lo más penoso y triste que he oído en mi vida... O que se vaya olvidando de ti, caro. Explícaselo. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja penas que a nadie interesan jaja muero de risa.
      ¿Que te pasaaaaa? Mis pantalones son nuevos pero como soy chiquita (recuerda) todo me queda largo, 'tonces yo misma corto mis pantalones pero se me deshilan con el uso jaja y como no ando buscando quedar bien con nadie pus así los dejo. Soy un poco fachosita pero con estilo ¿Eh?

      Enrique canta muy bonito, lo que pasa que es depresivo y psss a ti no te gustan los depresivos ja.

      La señorita medica no puede olvidarse de mi por lo menos en los próximos meses, Awww sufro.

      Cuidate de soslayo

      Eliminar
    2. Aha ha te defiendes vien ee "... Ja ja ja ja

      Eliminar
  5. Lo menos que te mereces, preciosa. Yo también te ataría las cintas de los zapatos.
    Un abrazo, mana.

    ResponderEliminar
  6. Esa médica me emocionó.
    Bravooooooooo por ellaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Cómo no se va a querer a una persona que se define como "mamoncita en estado severo, con atisbos de locura y una jodidez enajenante". Genio y figura hasta la sepultura.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja me flagelo sin misericordia pero es que es la realidad, lo que pasa que tu solo conoces mi lado amable.

      Beso Chema

      Eliminar
  8. ja que bueno lo de la médica, ojalá fueran más humanos los médicos tal como ella.
    Besote guapa que estés bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá pero 'ta difícil. Somos tantos pacientes que terminan por vernos como números fríos y como tal sin sentimientos.

      Un abrazo Salome

      Eliminar
  9. Te tiran de las orejas porque te quieren. Yo lo hago también con mis parientes queridos... Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Ni duda cabe. Ni modo hay que aguantar.


    Beso

    ResponderEliminar
  11. Es que asi debe de ser uno con los seres queridos, tenerles paciencia y no romper en colera por cualquier cosa inmediatamente, pero son pocos los que actuan asi, en efecto eres muy dichosa de tenerlos cerca ¡van apapachos Malque!! ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gabrielucho, también para ti van los apapachos.

      Eliminar
  12. jaja que buena onda lo de la doctora, me conmueve mucho igual cuando te amarran las agujetas cuando es uno adulto jeje. que bonito ese apoyo con todo y jalon de orejas :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El jalón de orejas lo aguanto porque tengo un alma estoica je.

      Eliminar
  13. Una Dra. llena de sensibilidad. Tienes que valorar toda la gente que te cuida.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mi no queda, lo valoro pero ¡ah jijos que complicado es!

      Beso

      Eliminar
  14. Se siente uno tan poquita cosa en el hospital que una simple sonrisa, una palabra amable es un mundo.
    Ojalá hubiera muchas doctoras como la tuya, la mía es buena profesional pero la empatía se le debe olvidar en casa.
    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso en este mundo es por demás complicado que no imposible porque si se quiere se puede pero habemos tanta gente.

      Beso

      Eliminar
  15. ah, no. no conozco a ninguna reina a quien le hayan tirado de las orejas. ¡y menos del país de los hongos!
    la realeza es la realeza y se le respeta.

    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le voy a decir a mi familia que te escuche jaja.

      Beso Pirata

      Eliminar
  16. Sin duda eres todo un personaje en la vida real como en el blog.

    ResponderEliminar
  17. Lo del tirón de orejas es para que no te les subas a las barbas, ja, ja :-)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni me dejan, apenas voy a decir algo y me callan... porque tienen razón je.

      Beso

      Eliminar
  18. Esos doctores que además de estudiar medicina hacen corte y confección me hacen creer que quizás ellos querían ser cirujanos pero no se atrevieron a continuar estudiando...

    Suerte

    J.

    ResponderEliminar
  19. ¡Por que sera que nos tratan con tanto amor y servicio a nosotros que no nos gusta que nos traten bien? ¡Sera que tenemos miedo de ser queridos? ¡O tal vez miedo de no saber corresponder? Tantas preguntas y todas sin respuesta.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no tengo miedo de ser querida, tengo miedo de no saber qué hacer ante el cariño que me demuestran.

      Beso

      Eliminar
  20. Ojalá fuesen así todos los doctores y doctoras.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  21. Por primera vez visito el país de los hongos.
    Saludos a su reina y la corte.

    ResponderEliminar
  22. Todo el mundo necesita desahogarse, besos.

    ResponderEliminar
  23. Lo que narras solo lo hacen los que nos quieren o nos aprecian, sin perder la compostura ser natural es lo más lindo que hay , y si hay que sentare en el suelo uno se sienta y si hay que dar un tirón de orejas se da y por supuesto mil abrazos en las miradas y mil cariños en las sonrisas
    Te mereces tanto bien, tanto...
    Un abrazo grande grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo merecer tanto, no estoy preparada para recibir tanto amor.

      Beso

      Eliminar
  24. La señorita médica sólo está de acuerdo, en un todo de acuerdo con el personaje de este blog. Abrazo!!!

    ResponderEliminar
  25. La Bienquerida… de orejas largas de tanto tirón. De hilos a rastras. Si Enrique la conociera le haría una canción...

    ResponderEliminar

La dueña de este blog, una parkinsoniana medio reina medio bruja, prófuga de la cordura, fan sin estilo del poeta trashumante y amante sin suerte de Enrique, agradece la visita y comentarios los cuales serán respondidos cuando el modo off impere en su mente (el modo on lo ocupa para caminar enfundada en sus secretos, sin bastón ni artilugios mágicos). No desespere, tarde pero devuelve la visita (si es que no lo olvida antes de abandonar este sitio).
Dicho lo dicho tiene usted la palabra, comente bajo su propio riesgo.

la MaLquEridA

Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.