Páginas

lunes, 14 de julio de 2014

Adoptando nuevas formas y estilos

Hay días en que como ayer agradezco La Bella no esté tan cerca de mi. Me asustan los pensamientos abyectos que tengo y que ella pueda verme en modo letal. Aislarme de todos para no dañarlos con lo que de mi boca enojada salga.
Me meto a bañar para como en una forma simbólica limpiar mi alma llevándose el agua lo malo de que hay en mi. Salir renovada después de una catarsis con olor a jabón con perfume soft.

Afortunadamente los pensamientos negativos como los de ayer son pocos. En lo que respecta a mi ella no sabrá que muchas veces vivir no fue mi mejor opción y que puedo no ser todo lo buena que de mi se espera.

Insisto en mostrar mi mejor cara con ella -debiera ser con todos- porque ya bastante feo es el mundo para que encima lo haga peor con mis ideas y actitudes  Los pensamientos malos no los puedo controlar, son producto de una vida sin sentido pero evito que salgan a la luz para no dañar a quien tanto me ama.

Es lo que hay me digo cuando siento que su cercanía a mi forma de ver la vida, a mi música, la enfermedad -nunca será ¨mi¨enfermedad- mis historias, mi influencia incluso a mi forma desenfadada de vestir pueden no ser buenos pero ¿qué es bueno o qué es malo? ni siquiera yo lo sé que me jacto de haber vivido mucho y conocer la vida en sus múltiples formas.

Cierta estoy que me juzgo duramente sin consideración pero solamente así puedo rescatar lo bueno que tengo y ponerlo a su alcance de niña linda.

Algún día puede ser que me convierte en ese ser de luz -¿de verdad quiero serlo? No me imagino ser un ángel bienhechor- del que muchos hablan y pueda ser la abuelita ideal para Natalia sino es que ya lo soy porque puedo sentirlo en los besos que me da cuando llega o en los abrazos que no le pido -por miedo a que me diga que no- y me da cuando me ve solitaria o en esa sonrisa de niña inocente que reluce cuando me ve llegar a su casa y desaparece todo mal que me aqueja.

Llegará el día en que para La Bella sea la abuela que yo no tuve y que algún día envidié a quien con todo orgullo habla de los papás de sus papás.












Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales