Páginas

sábado, 1 de febrero de 2014

Un libro gordo de Cálculo Diferencial e Integral y ratones en desuso






He pasado tanto tiempo en la lap y en el Ipad que cuando me entregaron la compu viejita ya reparada, olvidé que esta requiere de mouse para echarla andar. Mi mente sufre el deterioro normal de la vida.

Y yo queriendo deslizar mi dedo por...  ¿Achis! ¿Cómo funciona esta computadora?

Al querer escribir, mi dedo quedó suspendido en el aire porque de pronto me olvidé del ratón. Buscaba dónde deslizar el dedo y no encontré por donde. Del teclado ni sus luces (está en un compartimiento que se abre y se cierra). Del mouse ni me acordaba. 

-¿Barry? ¿Recuerdas cómo escribía aquí?
-No Chikis yo no sé nada.

No tuve más remedio que apagarla. (No le digan a Bruno que la tuve que desconectar porque no supe cómo hacerlo, de hecho no sé cómo. Si lo sabe me va a regañar porque él mandó componerla, snif).

Hoy la volví a usar después de un mes de tenerla en el olvido absoluto. Todo ahí acusa recibo de abandono. No he sacudido y está lleno de artilugios y objetos tan disímbolos como una Barbie despeinada, un reloj cansado de marcar la misma hora, la bolsa de mariguan... este, emmm, un bastón lleno de chocolate, aretes que creí perdidos, un santo bendiciendo a un muchacho, cajas de regalo vacías, en fin. Y es que lo que no encontraba donde poner lo botaba en el escritorio.

En el lapso de no usarla recordé el mouse y fue así como pude escribir por primera vez en ella pero...
No sé que diablos hice porque desinstalé Internet Explorer dado que es más lento que una tortuga e instalé Google Chrome, pero no puedo entrar al correo de gmail.

Como muchas otras veces resolveré el problema, pero será otro día, hoy de plano estoy muerta. Hice trabajar a mis escasas neuronas el doble y no dan para más.

Por favor como otras veces no vale reírse, recuerden que soy una ancianita metida a un mundo raro, limitada a escribir en su blog y que de movimientos en cuentas de correos, navegadores y tal sé lo mismo que de Cálculo Diferencial e Integral, nada.
¿De verdad habrá alguien que entienda eso? Nadamás de ver hoy el libro tan gordo, lleno de números y figuras que me encontré arrumbado me dio sueño.

Bueno bye, acabo de encontrar el remedio para mi insomnio.













30 comentarios:

  1. hasta las computadoras ya saben que pueden quedar en el olvido más absoluto cuando se van de vacaciones por reparación.
    nada ni nadie es indispensable en esta vida.
    a la primera de bastos la cambian por una laptop, je.

    besos.

    ResponderEliminar
  2. O por un iPad y este por un celular, ¡Que ingrata vida!


    Besos queridísimo DRACO.

    ResponderEliminar
  3. Ánimo, no eres tú sola, en ese trance estamos más de los que tú te crees.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Lo que ocurre es que dominas las tecnologías más modernas y las antiguas son poca cosa para ti.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, pues no hay bien que por mal no venga. (Nunca he sabido si este refrán es así o al revés, o cada uno lo toma como le conviene). Remedio para tu insomnio, que no es poco.
    Me encanta tu entrada, pero si tuviera que quedarme con una sola frase sería con la respuesta de Barry: "No Chikis yo no sé nada". Creo que se guardó para sí "ni quiero".
    Creo que tiene razón Toro. Evolucionas tan rápidamente que lo de utilizar ratón te parece tan antiguo como a mí hacer fotos metiendo la cabeza en un trapo oscuro.
    Moderna. Que eres una moderna.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Yo use ese libro,
    yo era experto en cálculo diferencial e integral,
    yo aprobé con 19/20 ese curso;
    ahora no entiendo nada.

    ResponderEliminar
  8. Yo seria incapaz de explicar funcionamientos de cosas, mi portátil hace lo que yo quiero que haga y con eso tengo bastante :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  9. Me pasa algo parecido, tengo un celular con pantalla táctil, me pasa que ahora que tomo cualquier celular pienso que su pantalla es táctil.
    También tu texto me recordó que en la universidad cuando sufría de insomnio deseaba que mi mis peores profesores vinieran a darme clase para que así me diera sueño.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Mujer! Es que tú estás para la última generación! Yo si cojo una tablet no sé ni que demonios tengo que hacer... Lo mío es el viejo ratón y mi teclado. Me sacas de allí y muero. Un beso de la viejita porteña! ;-)

    ResponderEliminar
  11. jajajaja Calculo diferencial? si te cuento las noches en vela que pasé estudiando ecuaciones diferenciales con derivadas parciales... no no no no quiero acordarme, para nada me sirven hoy día.
    Abrazos desde mi compu con raton y teclado... no eres la unica.
    carlos

    ResponderEliminar
  12. Es que en cuanto uno se acostumbra a algo luego es difícil volver a las viejas costumbres... Yo, sin embargo, el ratón integrado del portátil ni lo uso. Prefiero el mouse de toda la vida. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  13. Perdón, no me río de ti, sino de cómo cuentas las cosas: jajajajajajajajjajaj

    Salud!

    ResponderEliminar
  14. Es que tu eres una bloguera 2.0 ¡ya solo usas lo táctil! :P
    Besazo

    ResponderEliminar
  15. Yo aún estoy con mi ratón ,lo amo!!1jajajajaja

    ResponderEliminar
  16. El tiempo pasa... la tecnología queda en desuso... nos vamos poniendo viejos... y conservadores...

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  17. A todos nos pasa, no hemos terminado a acostumbrarnos a algo y ya te esta saliendo algún aparato más avanzado, yo parezco una loca ( a lo mejor lo soy ) jaja paso de BB al ipod, y de allí a la table y después a la PC, uso el ratón y a veces olvido donde estoy pero me las arreglo Suerte Saludos

    ResponderEliminar
  18. Lo más practico se aprende muy rápido. jeje Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Bah, las cosas tecnológicas de la era tecnológica... a veces taaaaan complicadas!!!

    ResponderEliminar
  20. Hace años que no uso un mouse, así que imagínate lo que podría pasarme a mí. Sin embargo, me trae muchos y bellos recuerdos el uso del mouse, del ICQ, los discos blandos y todo eso que hoy parece material de museo.
    Un beso grande, Malque. No vengo tan seguido como querría, pero nunca me olvido de ti.
    HD

    ResponderEliminar
  21. supongo que esto es asi, uno se acostumbra tanto que cuando regresan las cosas pues que te toma tiempo volver a la normalidad

    ResponderEliminar
  22. Yo como en esto de la tecnología estoy pegado, me acostumbro a una cosa, y como me la cambien ya no doy ni una.

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. "Amar consiste en encontrar en la felicidad de otro la propia felicidad."

    Leibniz

    ResponderEliminar
  24. A mi me pasa igual, me acostumbro tanto a algo que olvido usar otras cosas!

    ResponderEliminar
  25. En efecto malque, que con todos los dispositivos que hay hoy en día, el ordenador de escritorio empieza a ser toda una reliquia, no se asuste usted por no recordar cómo es que se una una u otra cosa :-P

    ResponderEliminar
  26. Lo fácil que nos acostumbramos a maneras de trabajar más sencilla y lo fácil que olvidamos cómo funcionan las cosas que antes teníamos controladas. Esto de la informática debe de archivarse en el mismo lado de las lenguas: si no las practicas se te van olvidando.

    Besos

    ResponderEliminar
  27. ese libro, ese libro me trae memorias.....la prepa en todo su esplendor!

    lo máximo! =)

    ResponderEliminar
  28. ese libro, ese libro me trae memorias.....la prepa en todo su esplendor!

    lo máximo! =)

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje