Páginas

miércoles, 26 de febrero de 2014

El hijo de Chucky y El bebé Chango





Rescatado por Natalia de una caja de juguetes olvidada hacía tiempo, El hijo de Chucky (bautizado así porque me ha caído dos veces en la cabeza movido por fuerzas extrañas y me ha dolido más que cuando un ex novio me cambió por otra) se ha convertido en el juguete favorito de Natalia junto con El bebé Chango (llegado de no sabemos donde).

El muñeco vio pasar sus mejores tiempos en las manos de Mariana -primita de La Bella- siendo abandonado cuando dejó de ser el juguete favorito para ser reemplazado por una Barbie.
Chucky jr. perdió vestido y zapatos en el transcurso de las ternuras infantiles de su incipiente ¨madre¨.

La historia del bebé Chango nadie la sabe. Apareció de pronto un día acompañado de una caja de chocolates que todos disfrutaron sin saber a quien pertenecía. 
El peluche pasó a formar parte del cuantioso ejército de muñecos de la MaLquEridA quien no se quiso deshacer de él porque ¨pobrecito va andar rodando por ahí¨. 

Un día cualquiera fueron elegidos por Bellita para ser sus compañeros de juegos desde entonces.

Si los papás de Natalia hubiesen sabido cuales serían los juguetes preferidos de la niña no habrían pasado tanto tiempo buscando los mejores regalos la noche anterior a la llegada de los Reyes Magos.

Yo como abuela metiche les digo que los papás siempre quieren lo mejor para sus hijos pero no siempre tiene que ser lo que ellos quieren.




















34 comentarios:

  1. los niños eligen sus juguetes guiados por su interés y la ternura de su corazón.

    besos.

    ResponderEliminar
  2. Así mismo es DRACO, tienes la boca llena de razón.

    Beso

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo a un niño al que le regalaron un juguete carísimo para el día de Reyes.
    Abrió la caja, sacó el juguete, lo miró, miró la caja, dejó el juguete y se paso el día jugando con la caja.
    Totalmente verídico.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Qué cierto es lo que dice Toro. Juguetes estupendos (con los que muchas veces no te dejan jugar a tus anchas, para que no se rompan) para terminar jugando con la caja. ¿Son para los niños o para los padres?
    Ojalá su abuela nunca ponga en manos de Natalia una muñeca como la Barbie. ¿Qué beneficio le puede reportar a la niña jugar con una muñeca con pinta de zorra de lujo?
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Coincido con toro, a mi nieto si siempre fuera verano, y le dejaran sería feliz regando el jardín y jugando en el agua, claro que si no tengo cuidado las flores lo sufren, quedan desnudas, ellos se entretienen con lo que mejor les apetece.
    Que Natalia la bella, disfrute de los juguetes de su abuela me parece estupendo.
    Un abrazo
    Ambar

    ResponderEliminar
  6. ¿Quién no recuerda sus juguetes preferidos de la infancia? Y, curiosamente, por lo general nunca eran los más caros... Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. jajaja tus titulos de el post son a veces lo mas originales. y graciosos...

    creo que un niño siempre se prende de algo que su visión y su imaginación le tienden a extrañar a nosotros los aburridos adultos

    el hijo de chucky tiene carita tierna! jaja

    :S miedo

    ResponderEliminar
  8. Pasa seguido, los niños eligen los juguetes más sencillos de todos por alguna razón! Son lo máximo...
    Apareció de la nada??? No será una reencarnación.... ay mama pulpa... jajaja
    Beso!

    ResponderEliminar
  9. Que razón tienes malque, a veces los niños por mas juguetes que tengan, se entretienen con lo menos pensado. O lo mas simple. Incluso con la envoltura de nylon, esa burbujas. Es un entretenimiento baratísimo explotar los globitos. Eso es mejor que lo que traía envuelto, para protegerlo de golpes y caídas.
    Las abuelas siempre guardan los mejores juguetes por si acaso...

    un beso

    ResponderEliminar
  10. Hola mi buena amiga , Malquerida y que razón tienes no siempre los niños , quieren mejores juguetes , ( Que yo creo , que como tienen de todo ) y por eso se cansan y quieren algo más sencillo , yo tengo un oso verde de peluche de cuando mi madre era soltera , ya que se lo regalo mi padre en una tombola , y tiene ese oso más años , que yo .... Pero a mi me encanta , muy bonita tu entrada , besos de Flor.

    ResponderEliminar
  11. Es totalmente cierto lo que dices,recuerdo que cuando era chica tenia un nenuco pero mi preferido era un bebe negrito que me trajo de un mercado un dia mi papa ,lo hacia bailar y me daba mucha risa y ese fue mi muñeco preferido. Que buenos recuerdos me has traido malque,saludos!

    ResponderEliminar
  12. Qué lindos. En la infancia vemos sólo con los ojos del corazón, y la niña sabrá bien por qué eligió a Chucky Jr. y al bebé Chango. Yo no tendría corazón para tirar a la basura un muñeco, Malque, por muy viejo que fuera, y ya vemos que siempre hay un niño que le parezca el más hermoso del mundo y lo convierta en compañero de juegos. Una sobrina mía pasó por una fase "iconoclasta" y no quiso muñecos, sólo un antiguo y enorme bolso de su madre, casi tan grande como ella, que llevaba a rastras por todas partes, incluso hablaba con él. Bueno, quizás el bolso también tuviera su propia belleza, invisible para los demás :-). Besotes, Flor, y un fuerte abrazo, y saludos a La Bella.

    ResponderEliminar
  13. yo solo tenia con una cajota muy grande y dos palos de escoba, snif. pero linda tu nieta, dejando de lado los juguetes nuevos adopto al chango y al chucky...

    ResponderEliminar
  14. Cuando un niño le coge cariño a un juguete, es porque realmente lo tiene. A veces nos deberíamos percatar de estos detalles que tienen los niños ya que son más inteligentes que los adultos, y así valoraríamos más las cosas que nos rodean.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  15. Pues están muy lindos para ser sobrevivientes de caídas. Eso sí, quién sabe si sobrevivan a esta generación en cuyas manso están, que los destrozan.
    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Ese hijo de Chucky usando Juanito, después Luchito y después Pepito.

    Vinifan jai.

    ResponderEliminar
  17. Mejor que asi sea, los gustos de los padres se van distorsionando y vulgarizando,... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Pasa asi con todos los niños. Yo tuve muchas muñecas, pero mi favorita era una de goma, con apenas pelo que me regalaron en una feria. Mi mamá decía que era horrible, vivía sacandola de mi pieza al cuarto de cachureos porque a mis hermanos chicos les daba miedo...y así más la quería yo!!

    Una abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Me molesto de sobremanera que mi hijo dejase a un lado el harmoso y caro regalo por ¡¡una cajita de carton!!
    Fue una leccion que no olvide

    De alli en adelante lo llene de cajas de todos los tamaños

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Ah Claro! Todos mis hijos han preferido las envolturas de los juguetes y la caja ¿los juguetes qué?

    ResponderEliminar
  21. La abundancia a ciertas edades infantiles son traumáticas porque la capacidad de racionalización no esta desarrollada aún, eso debería dejarse para los padres, pero muchos parece que tampoco la desarrollaron.
    Saludos desde Tenerife.

    ResponderEliminar
  22. Los niños siempre le cogen cariño a un muñeco en especial, saludos.

    ResponderEliminar
  23. Esos juguetes, esas posesiones que uno encuentra llenos de polvo después de tantos años y que traen tantos recuerdos... forman parte, creo yo, tanto para bien como para mal, de lo que somos.
    Una línea de tiempo con todas las cosas que nos gustaron a lo largo de nuestra vida dirían todo.
    Veré ahora que pasa con mi amiga, porque por más que yo diga o haga sé que ella simplemente se ríe o niega, lo que me estanca. O a veces le pregunto de nuevo sobre el tema y me lo confirma, o al descubrirla yo dice que pasó X cosa y que por eso no se quedó a dormir. Tampoco voy a persuadirla, no sé que hacer.
    Bueno, pero eso es ya cuestión de tiempo o de encontrar la oportunidad.
    Besotess.

    ResponderEliminar
  24. Me encanta ese humor que le pones al escrito :)

    Y ese final, donde has dicho una verdad como un templo de grande... Queremos lo mejor, pero lo que nosotros pensamos que es mejor... No tiene por qué ser lo mejor para ellos...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  25. Así es Malque nos esforzamos por encontrar el juguete perfecto y van y le gustan los mas feos. Mi sara tenia bellezas de muñecas y juguetes y siempre andaba con un mono muy negro y peludo que a mi me daba miedo...
    Besos y para la bella tambien.

    ResponderEliminar
  26. Suele pasar que luego los Papás les compran los mejores juguetes y los niños terminan jugando con las cajas jiji..

    ResponderEliminar
  27. ESo es cierto. Se imponen los regalos a los niños...y nunca se tienen en cuenta sus afectos. El texto, mi Malquerida, siempre cpn esa frescura para agarrar temas donde los pequeños asoman como personajes frescos y naturales. Me atrapan estos textos. Carlos

    ResponderEliminar
  28. ¡Es que la vida es así!
    Lo que ha relatado Toro, lo ví yo en vivo y en directo con mi sobrino (el que estuvo aquí hace unos días) cuando tenía cuatro años.
    Todos rodeándolo de juguetes carísimos y él luchando por jugar con la caja en la que venía un helicóptero. No lo olvidaré nunca. :P
    Besazo

    ResponderEliminar
  29. Los niños y los juguetes... siempre toman por favorito el que uno menos espera... me gustó el Bebé Chango está para apapacharlo.

    ResponderEliminar
  30. Lo que dice Carlos Augusto es cierto, haces de un maravilloso relato de cualquier tema. Te quiero Florecita !!!

    ResponderEliminar
  31. los deshechos de uno son el tesoro de otro :)

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje