Páginas

miércoles, 25 de abril de 2012

Homicidio imprudencial




¨En el agua clara que brota en la fuente
un lindo pescado, salta de repente...¨

El 15 de abril mi pecesito John Cruz tuvo un accidente. Se salió de la pecera por querer explorar lugares que no debía.
A diez días de ese accidente del cual soy culpable, John Cruz falleció. Ha de haber sido porque su cabecita no resistió el golpe o porque no le echó ganas a la vida peceril pero desgraciadamente murió. Me he convertido en homicida imprudencial de mi pecesito beta rosita.





¨Lindo pescadito no quieres venir
a jugar con mi aro vamos al jardín...¨

La pecera ha quedado vacía, metida entre libros viejos a los que John de vez en cuando les echaba un ojo. Una noche que no podía dormir, bajé despacio las escaleras,  me vió,  comenzó a nadar muy rápido -costumbre heredada de su antecesor Jason Enrique- cuando me miraban bajar, poniéndose locos de contento supongo. Después se quedó muy quieto, dormido, tomando por cuna la mantarraya gris.
Le dí una bolita de comida y siguió nadando, escondiéndose entre la tortuga de plástico y los corales falsos.


¨Mi mamá me ha dicho, No salgas de aquí
porque si te sales, te vas a morir¨.





El día que murió, lo vi muy quieto, golpeé la pecera con mi dedito. John se movió un poco para después quedarse quieto.
Me dio un vuelco el corazón. Lo que hice fue agarrar la pecera para cambiarle el agua, entonces lo tomé con mi manecita pero John ya no se movió.
Ya estaba muerto, siento que murió en mi mano. 
Lo puse un ratito al sol para que los rayos lo calentaran pero fue en vano, no respondió. Me dolió porque pienso que murió por mi culpa.
Después de decirle a Barry que John Cruz murió, me preguntó si me sentía culpable. Respondí que si. Si yo no hubiera llenado la pecera, John no habría saltado y ahorita estaría nadando feliz.
El hubiera no existe, John murió. 
Barry y yo lo enterramos en la maceta de la ¨Delicadita¨- así le decimos porque cuando le da el sol inmediatamente se seca- por eso lo de delicada. 
Enterramos a John envuelto en una servilleta blanca, precisamente en esa maceta para que con su cuerpo pequeño le dé vida a la ¨Delicadita¨, así como cuando Jason Enrique murió y lo enterré en la planta de la hoja elegante, y se puso muy bonita.

Neta que me siento culpable.























26 comentarios:

  1. lamento mucho aquello pero no debes sentirte culpable, es una de esas casualidades que ocurren. da que pensar que un pez fuera a "agonizar" despuès de tantos dìas de aquel percance. un beso y buenas noches.

    ResponderEliminar
  2. Entre verde y marrón descanse por siempre, John Cruz.

    Mis condolencias.

    ResponderEliminar
  3. Querida Flor:
    Cuánto lo siento!
    Pero deja de culparte. Estoy de acuerdo con DRACO, si hubiese sido por el accidente no podría haber sobrevivido tantos días.
    Lo genial es que su vida fue estupenda. Ha compartido su tiempo con ustedes. Y ustedes con él.
    Te dejo un beso enorme, amiga!

    ResponderEliminar
  4. No eres culpable, Malque.

    Él saltó... No pudiste evitarlo.

    Descanse en paz.

    ResponderEliminar
  5. Tierna la nota sobre la muerte de tu pez...UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  6. Otro vuelco al corazón me dio a mí.... Bueno, si el hubiera no existe, es porque ese era el destino de tu pescadito, así que no hay porque sentirse culpable... Además, el vivirá en la Delicadita, estoy segura!

    Un abrazo mi malquerida preciosa!

    ResponderEliminar
  7. Yo digo que no eres culpable, simplemente tenia que suceder, pero casi siempre una despedida significa que mas que irse uno mas bien va regresando solo que tarda en dar la vuelta.

    Un besotototote mi MalQue!

    ResponderEliminar
  8. :(
    son cosas que pasan, no lo hiciste a propósito!

    besos Malquerida

    ResponderEliminar
  9. No se cuanto tiempo viven esos peces pero a lo mejor es que ya le tocaba...
    Aunque con el intento de suicidio, quizá no quería seguir viviendo...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  10. Hola Malque!!! Ya te comenté que hace tiempo tuve un pez que lo llamé Trujillo y se murió por glotón o quizá porque yo lo quería alimentar demasiado bien...!!! Me dio pena la verdad, pero culpable no me sentí (aunque tuve mis dudas!) porque mi buena fe, confío que no tuviera nada que ver. Besossssssssssssss!!!!

    ResponderEliminar
  11. Me dio muchísima penita leer esto...
    :(

    John Cruz vivirá por siempre en tu corazoncito y en tu mente Malque. Y seguro se fue al cielo sintiendo todo tu amor de mamá. No te sientas culpable, le diste TODO tu amor y eso le dio una vida feliz!

    Un besito!

    ResponderEliminar
  12. malque yo he pasado este trago amargo varias veces, te mando muchos besos y abrazos.. piensa q tu beta ya esta en un lugar mejor...

    ResponderEliminar
  13. NOOOOO!!! a los peces no se les entierra, se les inceneragua...o lo que es lo mismo lo pones en el excusado y le jalas, así mas pronto que tarde regresa al mar!

    ResponderEliminar
  14. mmh!!
    esos animalitos son muy delicados, mi hermana empezó con Beto I y terminó con Beto IV así que mejor optó por ya no tener como mascotas peces. Y mira que le duraban. Fijate que nunca pensó en enterrarlos en las macetas(tal vez porque no hay)lo que hacía era tirarlos por el baño.(emulando la huída de Nemo) jeje!

    ResponderEliminar
  15. Yo creo que no tienes por qué sentirte culpable, pudo haber muerto por X número de razones que nisiquiera tendrían que ver con el día en que se salió de la pecera.

    Con lo de la delicada me acordé que mi Sra. Madre -porque si, si tengo- también enterraba a mis peces en las macetas.

    Besos!

    ResponderEliminar
  16. Las perdidas son horribles en verdad, lamento lo del pez.
    SALUDOS niña.

    ResponderEliminar
  17. ánimo!!

    Ya sé que nunca otro pez suplirá al recién fallecido, pero igual podrías considera la idea de tener otro.

    Pero no te sientas culpable.
    Es la ley de la vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Que mal que muriera tu pez.
    y como dice Diana, considera tener otro.

    Sabes? cuando tenia yo mi pez, aprendi que los Betta son de agua templada, y las temperaturas inferiores a 26grados no les vienen muy bien.

    posiblemente este era mas delicado que el anterior que tenias.

    tal vez en donde lo tienes el agua de la pecera no esta templadita, o ya tenia mas de 3 años de vida, pues lo mas que llegan a vivir son 4 años

    ResponderEliminar
  19. D:

    pobrecito, nimodo, pero a veces hasta parece que los venden debiluchos solo por hacer negocio, para que vaya la gente a comprar mas y mas

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  20. que buen abono para tu planta jejeje!!!!

    xhaludos!

    ResponderEliminar
  21. No te culpes por cosas que de antemano sabes no estaban bajo tu total control, y que no fueron con dolo.

    ResponderEliminar
  22. Ya te lo deben haber dicho, los peces en cautiverio suelen saltar de sus casas.
    Con tinte de cuento para niños y quebranto de adulto.
    Salud

    ResponderEliminar
  23. Auch que feo, ojala ayude a la Delicadita a ponerse mas bonita..

    cuidate Ahijada y no te sientas culpable sale?

    Beso

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje