Páginas

viernes, 20 de abril de 2012

Aplastador de Chichis





 ¨El Aplastador de Chichis¨ es un aparatejo con el que a las mujeres hermosas nos torturan apretando nuestros jugosos y rebosantes pechos para saber que no tenemos ningún ente maligno rondando por ahí. Por lo general este estudio llamado mastografía debe hacerse cada año.

Cada vez que pienso en que van apretar mis hermosos, frondosos, níveos, redonditos y apetecibles senos, me da la chiripiorca. Quisiera salir corriendo, como hoy, en que al estar en la puerta del cuarto del aplastador de chichis, se asomaron en mis bellos ojos, unas lagrimitas chillonas. ¡Help! le dije a Barry, por el celular, pero como todo hombre me dijo: -No hagas drama, ni que doliera tanto. -Te voy a apretar los huevos para que veas lo que se siente- pensé.
Cada año me someto a tal tortura y no puedo acostumbrarme al aparato en cuestión. Deberían inventar algo menos doloroso como por ejemplo que un doctor guapo -que se pareciera a Jean Reno- con sus manos expertas nos explore los senos y más allá para que vea que estamos sanas, sanitas, sanas, y dijera con su acento francés: ¡Oh lala ces filles très bon petit! Yo si me dejo, cómo no.

O que con un aparato mágico nos lo pasen por encima y ¡Voilá! diga que estamos sanas. Si ya hay uno para tomar la temperatura sin siquiera tocarnos pues así deberían inventar uno para detectar tumorejos malos.

Pero la realidad me pone los pelos de punta al ver -y sentir lo que es peor- cómo van apretando mis pechitos. Me duele hasta la madre, incluso juro que veo estrellitas. Nunca nadie me los ha apretado tan fuerte, ¡Cajum cajum cajum!

La doctora agarra mi pecho, lo acomoda, lo jala -¡auch!- y aprieta... aprieta... aprieta hasta que casi los ojos saltan asustados al ver como mis frondosos senos son aplastados cual tortillas, ¡Ay!
Primero en forma vertical, y luego en forma horizontal.

¡Pa´su madre! duele hasta mañana.

Es algo semejante -imagino- al dolor que sienten los hombres cuando les aprietan o les pegan en los huevos. Creo que duele mucho -aunque  no tengo huevos, bueno si tengo pero diferentes- pero pienso que duele igual, porque los veo retorcerse y digo: No, pues si les ha de doler un chingo aparte -obvio- que son muy chillones.
Ahora que viéndolo bien, las mujeres somos más chuchas cuereras porque aguantamos hasta que casi se salen las lágrimas y no nos retorcemos como tlaconetes en sal. En cambio los hombres, se agarran como si se les fueran a escapar.

-¡Ay, ay ay!- gritan desaforados, pinches chillones. Sudan y se retuercen, caminan chuecos y no saben ni de dónde agarrarse. Ya quisiera que sintieran un apretón de chichis o un parto y ya verían lo que es amar a dios en tierra de indios.

¡Chillones!

¡Auch! necesito que me soben pero no puedo pedirle a nadie que lo haga, teniendo entre sus manos estos hermosos y ricos pechitos, querrían sobar después otra cosa.
¡Auch, me duele! 
Ojalá existieran sobadores de chichis que nos estuvieran esperando para masajearnos después del estudio. Mi cuerpo y el de muchas mujeres lo agradeceríamos eternamente.






















34 comentarios:

  1. La pregunta es ¿por que la medicina tiene que ser tan invasiva? Y luego quieren que uno vaya todo contento... Es ofensivo.

    Espero te sientas mejor, sé que son "gajes del oficio" sin embargo es horrible. Que te apapachen mucho


    Que risa me dió eso de "los hombres, se agarran como si se les fueran a escapar" jajajajaja... ¡Es cierto! ¡Es cierto!

    Que atinada eres.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola Malque me recordaste una platica que tuve con una amiga por allá en mis épocas de preparatoria

    ella decia que a nosotros los hombres cuando fueramos mas grandes nos tocaba que nos hicieran el tacto prostatico, y yo le decia que no se preocupara que igual tambien le tocaria una mamografia

    como no sabia que era eso, yo le explicaba que meterian sus senos a una maquina donde los aplastarían como tortillas para buscar si hubiera cancer, y ella solo ponia cara de !uy que dolor!

    ResponderEliminar
  3. Auuuuucchhhhhh!!! Me hiciste acordar que el mes qie viene tengo control... MIs chichis ya sufren de sólo imaaginarlo... Jean Reno... Ahhhhhh... Ahì sí me dejo sin chistar.
    Jajajaa!!!!
    Besos, Flor Loca!

    ResponderEliminar
  4. Jejejejejejeje me encanto esta entrada, y si he escuchado a muchas mujeres quejarse de que el aparatejo ese se las hace como si fueran masa para hacer tortillas.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  5. Jejejejejejeje me encanto esta entrada, y si he escuchado a muchas mujeres quejarse de que el aparatejo ese se las hace como si fueran masa para hacer tortillas.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  6. jajajajajaja Hasta ahora yo nada que ver con eso, pero ya me dio una idea de cómo será. Algo me dice que cuando pase volveré a leer este post xD

    Saludotes!

    ResponderEliminar
  7. Las tetas parece que si duelen si se las golpea por lo que he podido ver, pero los huevos golpeados te pueden hacer perder el conocimiento, de eso doy fe.
    Es buena idea lo de los sobadores y sobadoras de tetas y huevos, de momento mientras no tengas nada mejor a mano, ahí está Barry ¿No?...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  8. Auch! Cómo duele de verdad! De tan solo pensarlo, y acordarme cuando pasé por eso, ME DUELEEEEE!

    Beso Malque, todo sea para saber que estás bien!

    ResponderEliminar
  9. No te digo que lo que mas coraje me da es que mi doctor me las agarra y las apachurra, ni un beso me da y encima de todo hasta le pagan por hacer eso.

    ResponderEliminar
  10. Eso si es algo torturante y terrible, pero bueno, vale la pena.
    Cuando pasé por eso, hasta subi una entrada para compartir mi dolor, fue una experiencia bastante dolorosa.

    Jean Reno... a pesar de sus arrugas tiene un "no sé que"...

    Besos y apapachos

    Diana

    ResponderEliminar
  11. Jjajaja, aplastador de chichis, la verdad es que eres genial escribiendo, literalmente me meo de risa con tus simpáticas ocurrencias.
    Aquí llamamos chichi a la parte mas femenina de la mujer y no son las tetis ¿me entiendes? al aplastador de chichis como tu dices, le llamamos mamografías, usease, prensador de tetis y si que duele, si. Yo cada vez que tengo que pasar por ello, le temo porque paso un mal rato y siempre salgo del aplastador, mas blanca que la nieve, con más mala cara… ¡Hay que ve que suerte tienen los hombres! ¿Verdad? Debería de haber un chafador de huevis, para cuando tengan que hacerse revisión de próstata, jajjajaja. A ver quien es más quejita. ¿No? Jajjajajaj

    Saludos desde Sevilla.

    Margary.

    ResponderEliminar
  12. La ciencia medica siempre es dolorosa.


    Besos

    ResponderEliminar
  13. aplastador de chichis, dedo del proctólogo... ¡sí que la humanidad anda jodida! un beso.

    ResponderEliminar
  14. Jajajaja... disculpe usted que me ría de sus desgracias pero es que cuenta todo de manera tan divertida y entretenida... No por nada este es uno de mis blogs favoritos xD

    Saludos, mi estimada Malque... Peace&Love...

    Y mejor ya me voy antes de que me den una patada en... bueno... ya me voy xD

    ResponderEliminar
  15. Por favor Malque me ha dolido hasta a mi , desde luego que si un medico inyenta hacerme eso es muy posible que no lo vuelva a hacer en su vida , por cierto si necesitas a alguien para masajearte seguro que encuentras muchos voluntarios , me pido primer , per no se que pensará Barry ??

    Abrazos

    ResponderEliminar
  16. Que razon tienes amiga, porque debe doler?
    un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Jajajaja que post tan divertido malque jajajaja.


    Sobador de chichis profesional, sería un buen negocio.

    ResponderEliminar
  18. jajaja ay malque!!!!

    no he pasado por eso, pero estoy segura que no se compara a la travesia de tener que luchar contra un cancer, es lo malo de la medicina, todo debe ponerse en una balanza, riesgo/beneficio...

    saludos!!!

    pd. espero que ya no duela... =)

    ResponderEliminar
  19. Has logrado que me duela solo de imaginarlo... Menos mal que solo es una vez al año!!

    ResponderEliminar
  20. Tenía mucho sin leerte, que bueno es leerte de nuevo, me encanta el humor con el que cuentas las cosas Malque.

    Te invito a mi nueva "casa", eres más que bienvenida

    http://dididesertico.blogspot.mx/

    un abrazo!

    ResponderEliminar
  21. NO chingues Malque, peor cuando te dicen: Disculpe, le haremos nuevamente el estudio ya que no salieron adecuadamente...
    Hijos de susana banana... Ese día vi que la señora le suplicó a su marido que mejor otro día volvieran.
    Pero si duelen un buen, creo que desde ese día me crecen un cuarto de talla. Ya me imagino la de veces que lleva la Sabrina.
    MMñe, ella necesita prensas de más alto calibre..
    jiji
    saludote mi malque y a sobarse, pos ya que.

    ResponderEliminar
  22. Y entiendo que de verdad es una tortura Malquerida, mal plan que estes pasando por ello y que tenga que ser así una vez al año, de verdad que la medicina a veces parece que continuara en el medievo :(
    Van apapachos... mmm... pues con todo respeto un poco en tus pechitos, para aligerar el malestar, sólo para eso, que conste ;)

    ResponderEliminar
  23. Creo que en ese masajeo que llamas de chichis, y que duele como el putas, anhelarán las damas el otro masajeo acariciante y turbadoramente sensual. Que bien vuelvas a tu humor habitual. Es una delicia leerte. Un beso. carlos

    ResponderEliminar
  24. En verdad mi niña, podían ser un poco más dulces y sensibles, pero bueno lo más importante es que de después del sufrimiento que nos hacen pasar con el chequeo, que los resultados sean siempre positivos. Miles de besinos de esta amiga que te quiere un montón.

    ResponderEliminar
  25. me uno a los que quieren esa chamba

    ResponderEliminar
  26. Bienaventuradas ellas que pueden pedir un masaje después de esa sesión brusca, sin compromiso.

    ResponderEliminar
  27. Genial, Malque! Las ideas, las propuestas (secundo sobre todo la de Jean Reno, sino como doctor, al menos como masajeador post-tratamiento) y el texto. Todo genial!
    Besos!

    ResponderEliminar
  28. jajajaja yo no se si se escapan los huevos pero me los agarro bien porque ¿para qué arriesgarse? y sí hay forma no invasiva de revisar los senos, un TAC (tomografía axial computarizada) el problema es que es carísima, y prefieren usar una radiografía con aplastachichis.

    ResponderEliminar
  29. Auuch!! yo aún no tengo edad para el aplastador de chichis, pero una vez, por trabajo, me toco estar en un estudio, y ¡el mastógrafo se quedó atorado mientras aplastaba a la pobre señora! Obvio ella se super enojó, y la doctora estaba muerta de la pena... y yo, pues yo no sabía qué hacer, nomás estaba de metiche ahí.

    Desde entonces temo mucho llegar a la edad del aplastador de chichis.

    ResponderEliminar
  30. Lo mismo digo, que no pueden inventar otra cosa... y no creo que funcione lo del galan si me va a apretar asi de feo, pues nooo ya hasta feo lo voy a ver, un abrazo tu puedes ¡

    ResponderEliminar
  31. Oh Flor, pobrecita, espero que ya estés mejor... mi esposa tiene que hacerse revisar pronto, y se muy bien como son de sensibles sus gemelas... yo sufro solo de imaginar que me las maltraten así, a mis consentidas :)

    Saludos querida Flor

    ResponderEliminar
  32. Al estudio lo llamo "La Aplastadora Banda limón" jajajaj
    y si todo lo que uno hace con tal de que digan que esta uno sano

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje