Páginas

martes, 17 de enero de 2012

Los chochos y su magnificencia



Sanita muy sanita 


Desde hace dos semanas estoy tomando chochos. Tratamiento que sirve para curar de forma diferente a la acostumbrada de médicos, medicinas y bla bla bla.

Alternativa homeopática para que olvide lo que no puedo olvidar. Explicar lo inexplicable. Quisiera que hubiera chochos que desmenuzaran lo que me está corroyendo el alma pero para eso nadie tiene respuesta, ni siquiera los placebos que hacen intentos sobrehumanos para hacerme sentir bien.
Aclaro: No estoy mal, ya sonrío pero no olvido y mientras no olvide, esto sigue. No hay manera de hacerlo, para qué es más que la verdad. No es que no quiera es que NO puedo.

Anyway

Los chochitos -para quiénes no lo saben- son bolitas de azúcar o algo así que dan los homeópatas para curar enfermedades y otras cosas que todavía no descubro cuáles son.
El chochero al verme dijo que me curaría lo que traigo dentro. Tendría que volver a nacer para eso pero bueno.
Resulta que me dio dosis para un mes y otra más para la depresión y sus consecuencias.. No es que no quiera curarme, quiero que alguien me explique... pero nadie puede porqué no lo puedo decir. Es como un círculo, no saldré de él porqué no puedo decir y si no puedo decir cómo me van a ayudar. No hay manera. Es un círculo vicioso que tengo que romper en algún momento pero no sé cómo o si sé pero no sé. En realidad no sé.

En las madrugadas cuando despierto, me pongo a pensar del porqué de las cosas que me sucedieron pero el cri cri de los grillos es lo único que escucho. La duda me está matando. ¿Cuándo la resolveré? No sé, si supiera ya hubiera acabado de tajo con esto que me quema.

Siguiendo con esto de los chochos, puse una foto porque los amigos españoles que tienen a bien leerme, comentan que por allá chocho quiere decir otra cosa.
Dígamoslo lo más sutil que se pueda: Una boca de labios rosas en donde el hombre pierde -literal- la cabeza. Espero que esta definición no hiera los ojos de personas sensibles, lo dije muy adornadito, ustedes perdonarán.

Así que en la foto se pueden ver los chochitos, pan saludable de cereal, plátano que casi no me gusta -de ninguno- y agua. Comida sana para desintoxicar este cuerpo bendito al que le he puesto una friega.

También como ensaladas deliciosas -¡Guagh!- que saben ¨riquísimas¨. Por cierto Kiku, gracias, la ensalada estuvo de pocas-pocas pero poquísimas pulgas. Me siento vaca comiendo verde y tomando agua. Debo desandar ¨el camino del exceso¨, pero no me gusta volver sobre mis pasos así sea para curarme. Lo que se hizo ya no tiene remedio.



Ensaladita hecha por las manos de Kiku


Y bueno un post demasiado largo para decir cuales son los chochitos. Empiezo a escribir y me cuesta dejar de hacerlo, más trabajo aún no decir groserías.¡Ah qué difícil!, ya eliminé cerca de sepacientasmil malas palabras, pero estoy tratando de ser decente. Como si ser decente solo fuera no decir palabrejas.

¿Alguien sabe de una medicina para olvidar lo imposible y que no puedo decir?
Por su colaboración, gracias.

Y ya me voy porque estoy inventando un cuento para Felipe.
















19 comentarios:

  1. Bendita ensalada la que has preparado!!!!!!!!!! Me invitas??? Dá más pistas de la receta porque soy fanática de ellas!!!
    Por aquí los chochos son los altramuces que se comen hervidos con sal... ni me gustan!!!
    besossssssssssssss españolesssssssssss!!!

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja.... Cuando leí "hace dos semenas que estoy tomando chochos..." me dije... Enloqueció la Malque, o encontro consuelo donde menos lo imaginábamos...

    Acertada la aclaración!!!!!

    Que rica ensalada, y todavía me faltan horas para el almuerzo... :(

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Qué rica ensalada!!! Tengo otra, pollo hervido, deshilachado, con papa trozada en cuadraditos, choclo (maiz) desgranado y vinagreta de mayones con vainitas y zanahorias. BUENAZA!!!

    No sabía que se llamaban chochos por allá... jajaja, yo tb estuve con ese tratamiento para mis alergias de la naríz, pero buah! nada de nada... el mejor remedio para olvidar sabes cual es? sonreír... creo que puede funcionar poco a poco.

    Un beso Malque!

    ResponderEliminar
  4. Te leo y te leo y no sabes lo mucho que me identifico con tu post..con tooodooo!!! yo recién me desintoxico de los chochos...no homeopáticos, de esos que se venden sólo con receta para elevar el nivel de serotonina y hacerme sonreir..los tomo de tiempo atrás y por tiempos, pero después de regresar al cigarro, decidí quitármelos y no voy tan mal.. y si, esos círculos infernales..yo no encuentro el hilo pero me siento más cerca de la salida..hay situaciones que parecen opcionales vistas desde fuera, pero estando dentro...no hay otra opción más que la esperanza y el tiempo... y con groserías sabe mejor!!!
    Abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Cuando vaya a la homeópata le llamaré "chochera" y le pediré unos chochos, veremos lo que pasa. Aqui además de "altramuz" tambien tiene otro sinificado que no me atrevo a reproducir aquí..

    ResponderEliminar
  6. Yo también uso la homeopatía, Malque, para unas alergias que se me despiertan de vez en cuando. Y me va muy bien. Te habrán dicho que la homeopatía es algo lenta, y que el cuerpo necesita un tiempo para reaccionar y desarrollar su respuesta, y para restablecer la salud. Pero funciona, y no tiene efectos secundarios. También están las Flores de Bach, que actúan sobre el carácter de la persona, y quizás alguna de esas flores te sirva para limpiar la mente. Tu "chochero" seguro que las conoce, y te sabrá recetar la adecuada. Bueno, y las ensaladas y las frutas son bien ricas, ¿no?, y es cierto que limpian de impurezas el cuerpo. Te deseo todo lo mejor, Flor. En privado te voy a mandar un chiste para que te rías un rato, jajaja. Besos y un fuerte abrazo, guapetona.

    ResponderEliminar
  7. No creo que exista chochito pa olvidar tales cosas...

    ResponderEliminar
  8. Ten paciencia que la solución está en tí , y seguro que al final la encuentras , sobre los chocos mejor no opinar , tenías que haber puesto una foto de los otros pra poder diferenciarlos , jaja , me alegra verte escribir

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Bueno, aquí chochito, tiene otra connotación. Claro que también cura ese chochito. Los médicos le dicen a los paás en la costa, cuando les llevan esos muchachitos próximos a la pubertad, que se ven ojerozos y flacos: denle un chochito, para que se ponganm bien, lo que necesitan es un buen polvo. El chochito aquí, es el íorgano sexual de la mujer. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  10. mi querida malque malque, los chochos es la mejor opción, y te lo digo porque ya los he tomaado por mucho tiempo, verás no te curan pero mientras más tomas, más conservada te sientes.
    si, de verdad!
    pero en alcohol.
    je!
    verás como en un rato más sonríes. je!
    besillos!
    cuando te veo muchacha de porra?

    ResponderEliminar
  11. ensalada y ¿pan de pita? mmm, ya me dió hambre, que curado eso de los chochos jajajajaja, ya sabía que algo pasaría por los diferentes significados

    ResponderEliminar
  12. amo el sabor a alcohol de los chochos, ojalá vinieran con sabor a vodka, tequila o ron!

    abrazo, malque!

    ResponderEliminar
  13. Yo estaría toda la vida a dieta de chochos, que rico...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  14. chocho... mejor de estos que otros (de españa) o chochos de mayor edad...

    jajajaajaja


    como queno haz visto la bella y labestiaaaaa!!!!!

    aayyy noooooooo


    you mussssst!!!!!
    ¿o que cuento de hadas es tu favorito?

    ResponderEliminar
  15. Malque que saludable andas, yo a ese pan le pondría nutella jaja.
    Espero que los chochos esos te ayuden, que te hagan sentir mejor, echale ganitas y esa ensalada no se ve nada mal.
    te dejo un abrazote

    ResponderEliminar
  16. Está bien que avises a los españoles, pero aún así es que cada vez que leía "chochos" y "chochitos"... en fin, que no he podido leer tu post seriamente, he estado todo el rato riéndome :D

    Cuidate mucho.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Esos chochitos que dan saben bien rico, no se si curen lo que deban curar, pero saben bien.
    Algún día tendrás que romper el círculo malque, eso es inevitable.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  18. maquerida, pocas cosas sé con seguridad pero lo que si sé es que la homeopatia, así como la acupuntura y resto de medicinas alternativas no sirven para nada (excepto el placebo, es decir, nada). Y desde luego no para los males del alma. En cambio los otros chochos...

    No te gastes dinero en eso

    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Caramba; no sabes cuanto me alegra saber que has empezado una dieta depurativa; es una buena idea esa de aprender a tratarnos mejor para vivir. No estoy de acuerdo cuando apuntas que, el daño al cuerpo, ya esta hecho. ¿Por que le niegas a tu cuerpo fisico la sabiduria heredada para gestionar su propia recuperacion? Nuestro cuerpo es muy sabio; lleva millones de años evolucionando, enfrentandose duramente a parcelas viricas y ganando todas las batallas, aprendiendo de si mismo.
    Si observaras su comportamiento, con autentica humildad, empleando la consciencia de tu alma, te emocionarias al comprobar cuanta ayuda te brinda ese cuerpecito fisico, donde reside toda tu voluntad. Aprende a cuidar de ti desde el centro mismo de tu corazon, agradeciendo a cada instante el favor de los dones que te coronan, amiga mia, compita.

    Besos.

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje