Páginas

sábado, 7 de enero de 2012

Esa muchacha






Hay decisiones difíciles de tomar y esta es una de ellas. Me estoy alejando de lo que más amo porque -para variar- me doy cuenta de la cantidad de tropiezos que he tenido en los últimos tiempos.
Anoche me dí cuenta de lo bajo que he caído y vi que esta que está frente al monitor no soy yo.
Hace mucho tiempo me perdí.
Veo ruinas de mi y me doy pena, no soy esa.

Repasar mi vida en la madrugada me hizo ver que estoy perdida dentro de mi misma. 

Que difícil ser un alma atormentada y no poder decir todo lo que traigo dentro.
Gracias Pelusa.
Gracias José Pérez (Ahora si eres tú)
Ya me voy porque a la MaLquEridA no le ha gustado ser el Alter Ego de Flor de María. Ahora la sempiterna nihilista soy yo.
Volveré cuando pueda mirarme a los ojos de nuevo y encuentre esa mirada limpia que siempre ha estado ahí pero hace mucho dejé de ver.
Cuando pueda volver a ser la Flor de María que no existe ya.
Sin dramas.







Volveré cuando encuentre a aquella reina que le dedicaron un poema y esta canción. Aquella que con un corazón crudo se ha perdido en sus propias emociones.
Se atrevió a sentir y ese fue su error.

















Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales