Páginas

martes, 18 de octubre de 2011

Quisiera ser perro





En las madrugadas cuando estoy despierta y me asaltan los deseos de escribir, me pongo a maquinar historias.

Hace mucho no escribo tan temprano, hace mucho dejé de escribir de madrugada.

Creo que las letras de mi teclado ya me tienen miedo, la A ya se fue, la R parece P, la O se convirtió en columpio sin nadie a quien mecer,  la S parece lombriz sin cabeza. Las lombrices me dan miedo.

El silencio a estas horas es tan lastimoso que debo hacer un esfuerzo por no volverme loca. Aguzo los oídos que empiezan a captar cada ruido que hay en mi casa para poder escribirlo. La tranquila respiración de Barry rompe el silencio en pequeñas agonías.
Agonías, tengo que buscar un sinónimo de agonía porque ya está muy gastada esta palabreja, la agonía está agonizando.

Sonrío porque me acordé de mi Ángel que pasó a saludarme ayer, anda tan atareado. Quién le manda ser Ángel y bueno además porque tiene mucho trabajo. ¿Ángel ónde estás? te extraño, no quisiera pero te extraño un chingo. Voy a cerrar fuertemente los ojos para que no te vayas.

Si pongo el oído en mi almohada oigo las risas de ayer cuando comimos tamales en la clase de inglés, ese fue nuestro castigo por reprobar: Llevar tamales, si así se resolviera todo estaríamos muy gordos.

Imagino cada instante y quisiera escribirlo pero no puedo, las imágenes huyen de mis dedos como agua. Como el agua que escurre por mi cara amenazando poner erectos los pezones de unos pechos desvalidos.

La otra vez oí a un perro en la madrugada, me pregunto por qué ladra. Se oye como si reclamara algo. Tal vez busca a su dueño, imagino su soledad, perdido en unas calles desconocidas sin nadie que lo ayude.
O puede que le ladre a la luna para que apague su luz y lo deje dormir. Quizás tenga insomnio y habla con su sombra que es la que lo acompaña siempre.

¿Qué dirá un perro?

¿Y si tiene frío? o quizás no ha llegado su dueño y lo está esperando. Pobre perrito tan solitario en su abandono.
¿Y si busca a su mamá? O si no comió debe tener mucha hambre, en las calles no hay comida ni almas caritativas. Patadas es lo que hay, patadas que espantan el hambre del más feroz de los canes.

Se oye a lo lejos el ladrido de otro perro de esos grandes que andan por las calles en manada y que no tienen miedo a nada ni a nadie.
También escucho la sirena de una patrulla que anda vigilante, según.
Alguien ha encendido el motor de su coche, ¿quién saldrá tan temprano? Ojalá no sea una urgencia.

El perrito sigue ladrando pero ya nadie le responde, se ha quedado de nuevo solo. Max, el perro de mi vecino insiste en querer meterse a la cocina pero no puede, él no tiene la suerte de vivir dentro como mis perritos, él debe conformarse con dormir en la húmeda zotehuela llena de ropa tendida y ruidos que mueren en la soledad de la noche.

Las manecillas del reloj se escuchan con su tic-tac que no acaba nunca.

Hace rato vi que el reloj no avanzaba pero no era eso, es que me quedé suspendida en el tiempo.
Ayer cuando me subí a acostar vi mi teléfono, recordé que hace mucho no suena, si fuera perro ni tendría teléfono ni esperaría que nadie me llamara a no ser que me tronaran los dedos, nada más por eso no me gustaría ser perro, nunca me ha gustado que me truenen los dedos. ¿Por qué no suena mi teléfono? ¿Será que no hay nada qué decir?

Acabo de oír un ruido en la ventana, seguramente un pipiol de esos cieguitos que vuelan sin cesar al rededor del foco se acaba de estrellar en el vidrio, pobrecito pendejo.

Otra vez oigo al perrito ladrando, pobrecito, ¿qué querrá?

Me voy a subir a mi cama a Benito Tiki ya van a ser las cuatro y Lucy en su afán por llevarse almas perdidas no me vaya a encontrar, no es que esté perdida, es que estoy un poquito loca nomás.

Ya regresó el vecino que encendió su carro hace rato, ¿cuánto tiempo habrá pasado desde que se fue? ¿En realidad pasó el tiempo o las manecillas dejaron de caminar?

Mañana cuando lea esto, moriré de risa, no puedo estar más loca. ¿Mañana? Mañana ya es hoy, hoy es mañana, ¿ayer fue hoy? Mañana ya es ayer.

Ya me voy a dormir, nadie me ha echado en falta, quizás porque no hice ruidos, o a la mejor no existo.

Quisiera ser perro así no estaría escribiendo incongruencias a estas horas de la locura.

Tengo frío... 









+Ah si la imagen es de Joan Miró, era un pintor famoso, si saben ¿no? Yo lo conozco nomás de oídas.

35 comentarios:

  1. Nos has hecho vivir tu cuadro de insomnio y la verdad no creo que sea agradable ser un perro; ya que los veo sufrir casi siempre con el agravante que no pueden comunicarse ¡pobres animalitos! Si hasta mi perrita "Monky" tan querida por nosotros murió de cólico y todos sin enterarnos. ¡Qué pena!

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Malque!!! Vamos a ver... sí existes y por eso estamos contigo,y tienes tu vida, tu familia y tus cosas... entiendo la situación y lo que cuentas... bueno mujer... no te marques el tiempo... comes cuando debes comer, duermes cuando tienes sueño, escribes cuando requieres... no te agobies... eso sí... intenta marcarte un horario si puedes pero todo lo flexible que desees y con el tiempo lo irás reduciendo a tus necesidades!!!!! En esto hay que ir muy despaciooooooooooooooooooooo!!! BESITOS Y SALUDITOS MUY PERO QUE MUY CARIÑOSOS DESDE ESPAÑA.

    ResponderEliminar
  3. Pensé en los perros de Rulfo, que ladran lastimosamente...

    ResponderEliminar
  4. me encanta leer tu insomnio. Si fuera perro, sería perro salvaje.

    saludos, un gran abrazo y un beso!

    ResponderEliminar
  5. Querida malque, me facino tu locura.

    besos y abrazos

    ResponderEliminar
  6. ¡Que ilusión!
    ¡Me has hecho feliz!
    Así que a ti también se te borran las letras...
    No sabes que alivio me da, el cochino de mi informático me había dicho que yo debo tener algo corrosivo en mis dedos porque el nunca había visto un caso como el mio, que en los dos últimos portátiles de marcas distintas, se me habían borrado las letras.
    Ahora, no se ven, si escribo como siempre, corrido y sin mirar, no pasa nada, pero si tengo que buscar una letra, ya no puedo seguir escribiendo...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  7. Genial, lastimoso pero genial no puedo negarlo a veces pensamos cosas locas.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por esforzarte tan temprano creando estas entradas tan fabulosas que nos entretienen.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. A mi mas que perro me gustaría ser gato. Salgo a trabajar y mi gato está dormido tan plácidamente que lo envidio, regreso y se despierta para irme a dar la bienvenida, eso si es vida caray.

    Respecto a las letras, acá en el trabajo la E y la A ya se fueron, en mi casa se fueron todas y solo me quedaron la X, la Z, la Ñ y la K.

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Ángel:

    A lo sumo serías "perra", pero quedaría mal que alguien te llamara así.

    Para el insomnio, nada mejor que dormir.

    Besos, querida Flor.
    D.

    ResponderEliminar
  11. Hola Ahijada!

    Has escuchado cuando truenan las paredes, o la madera de los muebles, algunas personas me han dicho que les da miedo, a mi me encanta, algunas veces despierto con la esperanza de escucharlas.

    Los perritos ladrando me llegan a desesperar.

    Besotes

    ResponderEliminar
  12. pues me gustaría se rperro pero de eso de casa rica que no tienen ni que ladrar para que les den todo. De eso de tan consentidos que hasta parecen gatos.
    El insomnio es horrible,afortunadamente hace tanto que no lo padezco.
    Beso

    ResponderEliminar
  13. acá por mi casa antes venía una perrita y algunos vecinos le dejaban sobras en algún traste, otros la corrían, no me creas pero fácil tiene un mes que no la veo, quién sabe que sería de ella, ojalá este bien

    saludos

    ResponderEliminar
  14. AY... MALQUE ERES DESOPILANTE EH? ME HAS HECHO REIR, ES QUE TIENES TANTO SENTIDO DEL HUMOR; TENDRÍAS QUE VENIR UN RATITO A MI CASA ASÍ ME CONTAGIAS ALEGRÍA.

    EL INSOMNIO ES CREATIVO, YO ME HE LEVANTADO A ESCRIBIR PORQUE EN LA NOCHE SURGEN GRANDES OBRAS.

    UN BESO AMIGA
    Y DUERME PORQUE SI NO A LA MAÑANA SE VA LA ENERGÍA.

    CARIÑOS MILES.

    ResponderEliminar
  15. me quedé con la idea de conseguirme mi propio ángel...

    ResponderEliminar
  16. Pues yo apoyo que sigas escribiendo tus insomnios, deberiamos hacerlo todos y asi conjuntar una novela o el guion de una pelicula, no estaria mal probrar.

    Y los perros, no se, creo que ellos hacen lo indicado, nosotros deberiamos aprender y salir a "aullar" nuestras penurias al primer callejon que encontremos, quiza seria mas saludable para nosotros.


    Beoste Malque!

    ResponderEliminar
  17. Querida Flor:
    Si no fuera porque has escrito este texto desde la situación del maldito insomnio, te digo que eres genial, mujer!
    Y aunque las letras se borren
    (a mí también me sucede) no es impedimento para lograr un relato como este.
    Y los perros... AMO a los perros!
    Mi perra Greta es lo más amoroso del planeta!
    Trata de dormir. Relájate y goza.
    Besos desde la lluviosa Buenos Aires!!!

    ResponderEliminar
  18. Hola Malque, no es lindo el insomnio pero el tuyo ha sido de excelente produccion, Tan bien redactado que vivi cada una de las imagenes y sonidos que habia. Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. los únicos perros que se la pasan bien son los que tienen dueños; los otros, los abandonados, ya quisieran tener una pc para contar todo lo que les sucede en este difícil mundo. un beso.

    ResponderEliminar
  20. Fantastico: la escena, la narracion, tu momento completamente vivido en cada una de tus letras.

    El dialogo interior, el analisis; simplemente fantastico, es lo que yo trato de hacer cuando escribo; una realidad a parte dentro de una mas grande que es la vida.

    Me fascino.

    Un placer.

    Un besote y saludazo.

    ResponderEliminar
  21. A mi me gustan los perros, pero no podría ser uno :( me moriría de tristeza, de hambre y de olvido...

    Te quiero Malque!!

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  22. ¡Que alucinante entrada Malquerida!

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. increible !! senti que estaba en tu cuarto viviendo tu insomnio simplemente increible aunque el tic tic de las teclas algo que se me hizo muy interesante es que barry no se despierta con nada jajaja :)
    saludos

    ResponderEliminar
  24. Muy mal, y si te conviertes en perro..
    ¿Cómo podrías escribir estas bonitas historias?

    ResponderEliminar
  25. Me encantó tu cuento Malque!
    Yo no quisiera ser perro, ¡¡no podría leer tus historias que me encantan!! :)

    Un beso

    ResponderEliminar
  26. Un encantador espejo de tu insomnio. Y esos perros ladrando sin que nadie les entienda demasiado, le dan un tinte distinto al relato. Muy lindo texto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Me encantan estas crónicas del momento, que es un poco más que el instante, pero de todos modos un lapso pequeñito. Verás, soy bastante dormilón, por un lado, y no resisto mucho en las fiestas. La madrugada me ha sido esquiva... ¡Tal vez por eso leo con cierto interés enciclopédico tu relato!

    Saludos

    ResponderEliminar
  28. como siempre querida y admirada amiga a la vez que tus letras están vestidas con un toque de humor se alberga en ellas hermosos y profundos sentimientos, muchos besinos de esta amiga admiradora que te da infinitas gracias por hacernos participes de ellas.

    ResponderEliminar
  29. Lo que nos hace el insomnio, de verdad que parece que el tiempo no avanza y cuando logras dormir parece que solo son 5 minutos, que feo es eso lastima que me ha pasado mucho y en parte la culpa la tiene el perro que tiene el vecino, ladra mucho se mueve y como tiene cadena hace mucho ruido al subir y bajar las escaleras del patio.
    Saludos Malque

    ResponderEliminar
  30. Sabes que en mi blog te estoy esperando. Tráete tres.

    Y ladra.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  31. Qué bueno tu paseo insomne, o tal vez fue un paseo sonámbulo y tod@s quienes te leemos vamos así, sin saber muy bien si nos despertamos, si nos dormimos o si qué. "La agonía está agonizando..." :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Yo ya soy perra. Bien perra... y quisiera ser gata. Tengo los ojos verdes y maúllo... pero nadie me cree.

    ResponderEliminar
  33. Yo ya soy perra. Bien perra... y quisiera ser gata. Tengo los ojos verdes y maúllo... pero nadie me cree.

    ResponderEliminar
  34. He tratado de adivinar que dicen los perritos cuando ladran, por sus expresiones no parecen decir nada bueno.

    Ser perro sería bastante bueno, todo sería más fácil.

    Un beso

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje