Páginas

viernes, 5 de abril de 2013

¡Japi berdei tu yu may dir fren!







El caso es que hoy es cumpleaños de Barry.

En la mañana le cantamos Las Mañanitas -no le gustan- pero las acepta de todas formas. 
Le pregunté si tuviera oportunidad que le concedieran un deseo qué pediría.
Con su gran sonrisa dijo: Quisiera ser elefante.

-¿Un elefante?- ¿A quién se le ocurre pedir ser un elefante? 
-Para tener una trompa muy grandota y meterla donde quiera- respondió con su habitual doble sentido.

Y es que Barry siempre ha sido así, muy bromista. Si las circunstancias hubieran sido favorables le habría gustado ser payaso, porque siempre busca hacer reír a la gente. 
En situaciones muy difíciles tiene una sonrisa o un chiste que aliviane los momentos bajos. Cuando murió su madre él estuvo muy tranquilo. Contaba anécdotas graciosas vividas con su mamá. Todos reían tapándose la boca porque era un funeral y hay que guardar las apariencias. Barry les decía que no, que rieran sin pena porque eso le habría gustado a ella.

Le envidio su buen carácter. Ya quisiera reírme de todo como él de su nariz la que nunca le ha importado sea lo más notorio de su anatomía.






Cuando le digo cómo es que se ríe de ello dice que no puede hacer nada por cambiarla. Reírse de uno mismo ayuda a ver la vida de manera diferente.
Con Barry es así, te ríes o te ríes.
Y yo que me traumo por mi panza de señora sedentaria y mil cosas más.

Tantos años a su lado y no le he aprendido que la vida es una y hay que pasarla bien si ya estamos aquí. 
Como sea:

¡Felicidades Barry!
¡Larga vida al Rey del País de los Hongos!










Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales