Páginas

domingo, 28 de abril de 2013

¿A quien le importa salvar a una hormiga?


Imagen de google porque la mía no salió

Creo que ya estoy viejita porque me da pena platicar que salvé a una hormiga.

Estaba en el bote del agua para reciclar. Nadaba desesperada, parecía ahogarse en medio del océano sin ninguna ayuda posible.
Al verla imaginé -innata imaginación- lo que estaría sufriendo si yo estuviera en su lugar, Metí mi dedo al agua y la saqué pero sentir sus patitas moverse fue extraño. Entonces sacudí el dedo cayendo la hormiga al agua del piso.
La vi como si se fuera arrastrando en busca de un sitio seguro que miràndolo bien, siendo un bichito, el patio trasero era un lugar inhóspito para cualquiera de su tamaño.

Para que llegara a un lugar seco o a una planta tendría que caminar mucho, exhausta como estaba dudo que lo lograra. Tomándola con el índice la puse en una hoja de la maceta del rincón.
Se quedó quieta un instante, avanzando después con paso lento por la parte de abajo de la hoja, bajar por el tallo y perderse en la tierra de la maceta.

Me sentí bien porque salvé a una hormiga grande negra (de las que me dan miedo porque pican).

Cuando se lo platiqué a Barry -¿Algún día dejaré de mencionar a Barry?- creí se reiría pero no. Me escuchó con atención y después me mesó los cabellos como si aprobara mi acción o quizá él está tan loco o viejo como yo.

Luego le platiqué que había caído una avispa a la misma agua pero no la pude salvar. Lo que hice fue dejar su cuerpecillo en la orilla del bote. No me puse triste -tampoco es que sea una santa- pero no había nada que hacer.

Por eso pienso que ya estoy vieja porque después de tantos años -no muchos- apenas me doy cuenta del valor que la vida tiene así sea de bicho, planta o ser humano.

Cada uno tenemos todos los días una oportunidad de vivir y no la apreciamos por estar lamentándonos de lo injusta que la vida es con nosotros.

¿Porqué a mi? Preguntaría en otros tiempos.
¿Y porqué no? preguntaría ayer.
Hoy ya no pregunto porque hay cosas que no tienen respuesta.

Y héme aquí un domingo por la noche pensando -gracias a que salvé una hormiga- lo mucho que ha cambiado mi vida y todo el tiempo que desperdicié en enojos sin motivo.

De nada sirve arrepentirme de lo malo que haya hecho si no lo puedo remediar. Arrepentirse de lo inútil que es quejarse ante lo que no puedo cambiar y de todos los bichos que maté porque invadieron mi espacio cuando la realidad es que yo invadí el suyo. No vale.
Prefiero -si se tratase de preferir- ser una vieja loca salvadora de hormigas que una bruja quejona aunque no diste mucho de serlo.
Suena risible pero no lo es, sucede que he descubierto que tengo un corazón viejo que se había olvidado de sentir.
Probablemente me juzguen loca y tendrán razón pero no importa, los años vividos dan fe de ello. Loca siempre he estado pero me resistía a aceptarlo.








31 comentarios:

  1. Volver a sentir. Por ahí, en un poema la vida se siente en el dolor y la felicidad. Por qué el dolor es vida? Nos dice que vivimos, así nos duela. Un beso. Carlos

    ResponderEliminar
  2. Loca?
    Tú eres la persona más sensata y adorable que he conocido en mucho tiempo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Yo cada mañana saco abejas de la cancha de frontenis, se quedan en el suelo por el frio o demas factores, y ahi me tienes agarrando una por una y llevandolas a un sitio donde no las vayan a pisar.

    Pero dudo que eso cuente como locura, simplemente, si puedo evitar que las aplasten... porque no?

    ResponderEliminar
  4. Tomar consciencia de uno mismo no es sencillo; cuesta mucho desarraigar modos y costumbres, morales impuestas y puntos de vista erroneos.

    Sin embargo, cuando conquistamos una parcela de consciencia plena, por insignificante que nos parezca, siempre nos aportara alegria de vivir y la felicidad de saber que compartimos la misma vida que el resto de seres sintientes y que, nuestra naturaleza real, no es la de dominar sino, la de comprender para ayudar sin esperar nada a cambio mas que la plena consciencia de ayudar al projimo, tenga el aspecto que tenga, sea de la raza que sea o, de la especie que quiera, ¿Que mas da? La vida es vida en toda su expresion y manifestacion.

    Nadie atenta contra las obras de arte de tal o cual autor, aunque no les gusten. En cambio, se atenta con facilidad contra la vida de otros seres porque sabemos que nada pueden contra nosotros y, eso, compi, no es humanidad, es otra cosa.

    Gracias por salvar a un ser cercano. Porque, sabelo: todos somos cercanos. Todos pertenecemos a la gran y variada familia de los seres vivos.

    Gracias :)

    Sarva mangalam
    Namasté.

    ResponderEliminar
  5. Reflexionas y dudas, y has nombrado muchas veces la palabra vieja. Tal vez sea ése el camino de la eterna juventud.
    Si además de salvar a la hormiga hubieras salvado a la avispa serías casi santa, beata, por decir, de creer en un dios cualquiera que no fuera Benedetti, claro.
    Pobre Barry, de tanto platicar (tú y escuchar él) tendrá la cabeza... en fin. Beso grande.

    Salud

    ResponderEliminar
  6. Fue un bonito gesto por tu parte, sobre todo por lo que dice respecto a ti
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Malque, me has emocionado. Yo hubiera hecho lo mismo.
    Inmenso abrazo

    ResponderEliminar
  8. Es terrible, pero matamos hormigas por su pequeñez. De seguro consideramos que su existencia vale lo que su peso o su tamaño.
    Pero salvar una hormiga en estos tiempos, es heroico, aunque ellas se comporten siempre de manera impertinente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. jajajaja ¡Bendita locura!
    Además ya somos dos al menos, te confieso que todos los dias cuando salgo a caminar tengo que or en parte por caminos de tierra hasta llegar a la carretera, me cruzo con innumerables bichos, sobre todo hormigas, las paso por encima, jamás las piso,sin embargo de niño me encantaba revolver los hormigueros y entonces me dedicaba a aplastarlas con una piedra :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  10. Con estos detalles se nota que eres una mujer sensible y con grandes sentimientos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Son estas pequeñas cosas las que nos hacen más personas. EL salvar a un animalito, por ejemplo.

    Y es que tendemos a deiferenciar entre animalitos y bichos, vamos como si unos fueran buenos y otros malos, y eso tampoco es no?

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Tú no estás loca! Tú eres una de las personas más sensible que conozco. Y hoy que se celebra el "Día del Animal" pues celebremos por todo lo alto. Por todos esos seres que gracias a Dios son solamente animales y no están viciados con todas nuestras miserias.
    Abrazo animal, mi querida Flor!!!

    ResponderEliminar
  13. Me encanta como hacés de algo tan pequeño algo tan maravilloso. Está re bueno salvar a una hormiga, que puedas conectar con un ser vivo tan chiquito demuestra lo mucho que creciste como ser humano. Nosotros no somos mas ni menos que una hormiga. Todos somos, habitantes de este mundo por igual. Cada cual se las rebusca como puede. Besos gigantes.

    ResponderEliminar
  14. En este mundo con sus convencionalismo, es muy dificil ser uno mismo.

    Pero hay que intentarlo todos los dias.


    Besos

    ResponderEliminar
  15. ¿Loca? por supuesto que no.
    Valoras la vida de cualquiera, esa hormiga es la prueba de ello.
    Un beso

    ResponderEliminar
  16. No sé si estás loca o no, pero si lo estás bendita locura.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. La locura no se debe perder a ninguna edad.
    Hace una semana había una golondrina que habían pillado un coche
    al pasar la vi, intentando volar para no ser aplastada me compadecí, pero no hice nada pase por su lado y dije pobre.
    Pero mis pasos me llevaron el camino andando, la cogí y la puse en el borde de un muro... murió, pero al menos no fue aplastada.
    Y yo no me sentí tan mal, pq hice lo que pude, aunque al principio...
    Y es que valorar la vida, cualquier vida es una necesidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Loca pero fue por Amor bienque...

    Yo ahora que estoy enfermoso te entiendo, la vida es un bien subjetivo cuando uno está joven y sano y cambia ante la dificultad o la posibilidad de perderla, no es que estes vieja ers más sabia hay gente que pasa su vida entera y jamás entiende esta lección.

    Por otro lado, y mea culpa, a mi me gusta matar hormigas... jujuju, soy malo, pero era de mis juegos favoritos, sobre todo porque en la granja se comían los árboles o infestaban el poso y se podría el agua, lo que no puedo matar es cucarachas y menos cuando las truenas... wacala,no se puede más mi asco que me instinto asesino de insectos.

    Cosa curiosa me gustan mucho los grillos una vez capture uno, le puse su jaula y se llamaba pp y no podía dormir sin escucharlo.

    ResponderEliminar
  19. cada uno de nosotros nos creemos muy importantes y mejor que cualquiera, pero lo cierto es que la naturaleza no conoce de jerarquías y nuestro ciclo de vida ya está delimitado desde que nacemos por más que consideremos injusto el supuesto poco tiempo que tenemos.
    un beso.

    ResponderEliminar
  20. Malque tu eres un caramelo , mi amor!
    :) Ojalá tanta gente fuera tan "persona, tan dulce, tan transparente y sensible como tú ! :)

    ResponderEliminar
  21. Si todos respetaramos la vida, como lo haces tu. Este mundo sería mucho mejor.

    Te he dicho que eres maravillosa? Porque lo eres MaLquE.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Una bella acción, querida Flor. Todos formamos parte del mismo Universo, y una hormiga merece tanto respeto como un elefante. Y es también una forma más de eso que se llama la Compasión Universal. También es verdad que a ver quién le falta el respeto a un elefante, jeje. Y no eres la única que hace esas "locuras". Yo lo hago con frecuencia, aunque nadie me comprenda. Bueno, tú sí me comprenderías. Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  23. Eres dulce¡
    No pude traerte la foto, del río Tormes, de Salamanca. Pero he de volver muchas veces.Lo haré
    Bss

    ResponderEliminar
  24. Y es que en verdad que se siente rico salvar una vida, por minuscula que sea, qué padre que en ello te ha hecho eco Barry :) ¡¡van besitos Malque!!

    ResponderEliminar
  25. Yo también he salvado hormigas de ahogarse pero si debo ser sincero, las he carbonizado con lupas, también les he echado agua hervida a los hormigueros! Dios que mala persona soy!!!

    ResponderEliminar
  26. Muy tierna la historia, Malque, pero igual me arrancó una carcajada. Espero que después no se te de por salvar ratas y cucarachas, je je je.

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. si fuera una hormiga sería una hormiga feliz de ser salvada, yo creo que no tiene nada que ver con la edad o con locura eso nos puede pasar a todos, yo tengo cargos de consciencia por matar una araña xD, o bueno quizá si estamos locas, pero como ves somos muchos locos.
    Un abrazote malque

    ResponderEliminar
  28. Nada de loca Malque, yo también he salvado a las hormigas, a las arañas y a veces una que otra mosca, es solo que como tu, imagino lo que estarán sintiendo y me alegra pensar que podría ser yo su Salvadora! =)

    Que bonita entrada, de esas que me gustan mucho cuando me ahogo en los vasos de agua.

    ResponderEliminar
  29. Malque, eres un sol de sentimientos, y si que lo haces a uno reflexionar! "cuenta del valor que la vida", claro que cuenta y suma amiga, lo has puesto de maravillas, miles de abrazos, TQM

    ResponderEliminar
  30. De verdad, eres lo máximo.
    Simplemente eso...

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje