Páginas

viernes, 5 de abril de 2013

Sólo por hoy como los Alcóholicos





No me voy a enojar porque Barry me pida el teléfono de la Sra. Abadí que le habló hace tres millones de años, el cual debo buscar en los archivos de piedra.

Tampoco me voy a enojar porque me pida tener listo el pantalón cargo que cuesta mucho trabajo planchar porque tiene más bolsas que nada y que gracias a que la señora que me ayuda no sabe porque lo echa a perder, debo hacerlo yo.

No me voy a quejar porque pidió una comida especial sabiendo que no cocino. De cualquier forma ya estaba planeado que lo haría por ser su cumple.

Menos me voy a enojar porque íbamos a desayunar juntos pero como siempre pasa, lo deja para mañana.

Hoy no me voy a enojar, aunque lo haga, no se dará cuenta porque ya se fue.

Tomaré aire.
Contaré hasta un millón.
Haré todo lo que me pida con la mejor de las sonrisas.
Pero hoy nada más porque es su cumpleaños.

Yo sé, yo sé, soy muy gruñona. No me gusta que me manden, eso me pone de malas, lo sé y es algo que debo controlar.
Cuando me muera ni los gusanos me van a querer comer pero no me importa porque me van a incinerar precisamente por eso.

Lo bueno que tengo el blog -Barry no me lee- para sacar mis enojos, así con mi mejor sonrisa esperar su regreso con todo listo.

Pero de que soy enojona no hay duda, no me gusta que me digan qué hacer si yo ya lo sé. Soy una pinche vieja gruñona, no digo más.
Voy a buscar el teléfono porque en lugar de hacerlo vine a escribir en mi blogcito amado y no tarda en llamar.
Lo encontraré fácil, si en algo me he convertido es en experta buscadora de teléfonos en el archivo de piedra.

¿Habrá alguna fórmula mágica para quitar lo gruñona? Si alguien la sabe debería compartirla oigan.









13 comentarios:

  1. Serás gruñona.....pero planchas muy bien jajajjajaja. Besos, querida.

    ResponderEliminar
  2. Querida Flon,

    Como dicen en mi pueblo, lo que tu necesitas es una buena arrastrada! jaja

    andele, a planchar!!!

    saludos.

    ResponderEliminar
  3. No me voy a enojar... No.
    Tampoco me voy a enojar... Tampoco.
    No me voy a quejar... No.
    Menos me voy a enojar... Menos.
    Hoy no me voy a enojar... Que no.

    Tomaré aire. Contaré hasta un millón. Haré todo lo que me pida con la mejor de las sonrisas. Pero hoy nada más porque es su cumpleaños.

    Eso sí: ¡Feliz cumpleaños!, lo demás a quién importa... Que si gruñona, que si marimandona, que si incontrolable, que si la muerte... uy, uy. Eso no.

    Lo bueno que tengo (tenemos) un blog... Beso.

    Salud

    ResponderEliminar
  4. Gruñona que engríe, no es gruñona verdadera!

    Feliz cumple a Barry!!!

    ResponderEliminar
  5. Bueno pues yo creo que a veces hay que ser un poco gruñón y gruñona, y hasta sargentona, sino como decimos por aquí te dan por todos lados. Aunque perro ladrador poco mordedor, y los que gruñimos y a mí me también me pasa, luego lo concedemos y damos todo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Yo también gruñiría si tuviera que planchar cosas así, tan complicadas, para otras personas. Ya lo hago para mi, y hasta la chaquetas, y bastante trabajo que me dan, jeje. Yo pocas veces hago lo que no se me da la gana de hacer, y así pocas veces gruño, jeje. Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  7. Tratate en todo -incluso de pensamiento-, tal como tratas a los demas. Asi te veras a tamaño real. Entonces, cuando te hayas visto, actuaras.

    De momento piensa en esto: tienes que hacerlo, ¿no? Pues hazlo con el mejor animo, la mejor voluntad y todos saldreis ganando. Principalmente tu, que veras vestido a tu rey, con un primor de plancha. ¿Y toodooo gracias a quieeen? Eso es.

    ¿Ves como has sonreido ahora? Pues, asi.

    Bss.

    Namasté.

    ResponderEliminar
  8. Charles Bukowski no podía haber estado más en lo cierto cuando dijo: "sí pudiera ser alguién en la vida, sería un alcohólico"

    ResponderEliminar
  9. ahhh, se me olvidaba, un hombre de más de 30 que usa pantalones tipo "cargo" y se ve bien, es un héroe y debe ser recompensado con mucha cerveza

    saludos y felicidades a Barry

    ResponderEliminar
  10. Yo también pido que compartan esa formula. Dale una felicitación a Barry de mi parte, y que cumpla muchos mas.

    Y sonríe Malque, porque cuando sonreímos nos vemos mas bonitas.

    Abrazo grande grande!

    ResponderEliminar
  11. No, yo no te siento gruñona, mas bien simpaticona...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  12. Que no, que no, que cada quien tiene derecho a enojarse y desanojarse cuando quiera y como quiera, jaja. Yo te entiendo, querida Flor, todas refunfunamos (perdón tengo ahorita en casa una pc que no tiene la letra enye, jaja)de vez en cuando, aunque sea por lo bajini.

    Mis felicitaciones para Barry, y que pasen un buen día.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Jajajajajaj que si, que a quien se le ocurre usar pantalones con tantas bolsas?, mira que yo que tu cuando los estés planchando, ups se quemaron, y te quitas el problema, ademas y tu lo debes saber nunca se usan los bolsillos de esos pantalones, así que sin remordimientos fuego, en cuanto a la comida, llevatelo a comer fuera o consigue quien los invite a comer y así con el pretexto del compromiso, pues te libras, acuérdate que mas sabe el diablo por viejo que por diablo jajaja que tengas un feliz día y Barry también, aunque sea sin pantalones

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje