Páginas

martes, 21 de agosto de 2012

El transcurso de los días en un pueblo olvidado





Día 1

La partida fue intempestiva como suelo hacer las cosas. Si las pienso demasiado no las hago. A las cinco de la mañana mi decisión era no partir. Dejar el pasado muerto, allá lejos donde siempre ha estado, esperándome sin prisa porque sabe que el día de enfrentarlo llegará tarde o temprano.

A las nueve de la mañana preparaba la maleta metiendo cualquier ropa, ni siquiera coordinaba nada, es lo menos importante. Nunca me ha preocupado ser tan femenina, lo verdaderamente en mi es la autenticidad. La apariencia sincera -real- de lo que soy.

Sin dobleces... Yo, así nadamás.

Y aí voy con los temores metidos en la maleta tan difícil de cerrar.

En el transcurso de la tarde me reencontré con las calles que marcaron la primera parte de mi infancia. La primaria, la gente, los comercios viejos.
Señoras envueltas en rebozos. Hombres de sombrero y chamarras chillantes. Niños corriendo con sus cachetes de manzana tan característicos de la región por el intenso frío de casi todo el año.

¨Mi¨ escuela secundariä Núm. 19 la gloriosa Dolores Ángela Castillo, lugar donde aprendí que se puede amar con una mirada.

Recuerdo también que en semana santa íbamos a la ¨cuelga¨ de los judas en la Iglesia de San Pedro Ápostol. la iglesia de ¨abajo¨ porque la de ¨arriba¨ se llama del Contadero.

Uno de mis primeros trabajos en los que aprendí a ensamblar radios fue la fábrica de radios, ahí aprendí lo que son los diodos, transistores, capacitores, marcando mi entrada a la adolescencia. 
La experiencia poco conocida cuidando gallos de pelea, algo que nadie -ni siquiera la familia- sabía de mi. Cuantos picotazos me llevé en los brazos las primeras veces que intenté darles de comer.

¨El cajón¨, así le llamábamos a la bonetería de la avenida Veracruz. Sigue ahí firme y fuerte, con sus muebles de pueblo olvidado.
Telas de  mil colores, botones, vestidos de manta y de percal. Trajes de ¨indito¨, sombreros, suéteres, pantalones de telas corrientes. Ropa comprada en abonos que en la infancia cubrió los cuerpos flacos de mis hermanos y míos.

Pasar por la carnicería de ¨Las Güeras¨, especializadas en vender únicamente carne de cerdo. La forrajería a donde mi madre nos mandaba a comprar maíz para las gallinas o la cema para los cerdos.
Sigue ahí la tienda especializada en juguetes de plástico con su puerta de lámina atorada con un palo viejo y carcomido. Juguetes de niño pobre que recuerdo de mi niñez. 

Toda una etapa.

Al entrar a la casa paterna, el frío de siempre se apoderó de mi cuerpo. El miedo más fuerte -el de los fantasmas- me estaba esperando con un abrazo de bienvenida.










29 comentarios:

  1. y todo lo demás que sigue cuando en lugar de comentar nos ponemos a jugar carreritas!!!


    xhaludos!!!

    ResponderEliminar
  2. Dicen por ahí que las cosas no planeadas salen mucho mejor que las premeditadas, espero sea tu caso y te haya ido o vaya bien (:

    ResponderEliminar
  3. Hola!!! Volver a nuestros orígenes supone nostalgia pero con una sonrisa, tristezas pero alegrías inmediatas, recuerdos grabados en nuestra mente de lugares y personas!!!! Es bonito volver, a mi me gustaría. Besitos cariñosos desde España.

    ResponderEliminar
  4. El viaje no sé cómo te habrá salido, pero el relato te ha quedado precioso.

    ResponderEliminar
  5. Volver con la frente marchita, pero volver, animarse, aunque ya no sea más que un hilo al ayer...
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. jajajajja este Xhabyra se pasoooooo jajajaajajja con sus comments! // Bueno es hermoso hacer un viaje algo parecido a viajar en el tiempo, de pronto todo parece tan igual y tan diferente! uno se siente en casa pero también se siente... solo una extrania mas. Beso! ♥

    ResponderEliminar
  7. Espero que los recuerdos sean buenos, que se quite el miedo de la casa de tu padre y que la visita te de paz...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  8. Lo de los niños con las mejillas rojas por el frío me dio muchisima ternura :( pobrecillos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Ya no vuelvo atas, prefiero ir adelante, conocer otras gentes. otros sabores y nuevos pensamientos.


    Besos

    ResponderEliminar
  10. Los viajes al recuerdo duelen un poco, pero al final el aire que respiras es bonito. Y te cura las heridas del ayer. Como dicen, recordar es volver a vivir, y viendo nuevamente esos recuerdos, es revivir realmente.

    Quiero ver el Día 2 Malque.

    Besos!

    ResponderEliminar
  11. Hay muchos viajes, que a pesar del dolor, es obligado hacer para encontrarnos con aquello que ya estuvo en nuestra mente.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Bueno, parece que ha sido un viaje en el espacio y en el tiempo. Volver atrás no siempre es una experiencia agradable, porque vuelven a despertar tanto los buenos como los no tan buenos recuerdos. Pero puede resultar una experiencia muy enriquecedora, incluso regeneradora. Ya nos contarás. Besos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  13. A mi me hace bien regresar de vez en cuando,.. no tan seguido pues el shock es medio pesado..

    Pero recordar los recorridos, las esquinas esas tienditas y mirar como todo sigue igual mientras uno a cambiado tanto es lo fregon.

    Besos ahijada!

    ResponderEliminar
  14. Retorno a nuestro pueblo de toda la vida. Te das cuenta que te has echo mayot. Gran entrada. Deseando ver el resto de los dias.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Qué lindo viaje flor, reviviendo recuerdos.

    Yo quisiera poder hacerlo, pero cambiaron tantas cosas, quisiera que exista una máquina del tiempo que me permita ver otra vez mi casa, mi jardín... y quisiera que los fantasmas existan.

    Un abrazo querida amiga.

    p.s. te pido perdón por mi larga ausencia.

    ResponderEliminar
  16. A mi me gusta la idea de viajar sin planificar, claro en mi caso es difícil pues mi vida parece un cronograma eterno, pero de todas maneras, sorpresas nunca faltan y viajes como el tuyo seguro también me llegarán. Un abrazo!!

    Ultimoxxx (por ahorita) XD

    ResponderEliminar
  17. el xhabyra es lka muerte!!! jajajajajaja

    ResponderEliminar
  18. ¿Tu vida en la casa paterna fue dura? Pensaba que ya iban rumbo al globo aerostático!
    Yo quiero regresar a Moyobamba, el lugar donde creci hasta los 6 años, es un pueblito ubicado entre la sierra y la selva de Peru, tiene climas de lo mas extraños.
    Cuantos recuerdos atrapados en el tiempo. Espero nos cuentes mas!! Un besote!!

    ResponderEliminar
  19. Encontraste lo que buscabas mientras te abrazaban los recuerdos ?
    Espero que haya sido con mucha paz. Si es así vuelve siempre que puedas :)
    Un beso Malque !

    ResponderEliminar
  20. cuando conocí la casa donde vivieron mis padres antes de la nueva donde nací me sentí un poco extrañado de todo lo que veía. comprendo tus sensaciones medio encontradas, ya que tu las viviste en primera persona. un beso.

    ResponderEliminar
  21. siempre es difícil regresar a ciertos lugares, pero nos ayuda a cerrar circulos o iniciar nuevos, depende de cada quien.
    Un abrazote malque y que todo salga bien

    ResponderEliminar
  22. Buen relato, espero que todo te haya salido bien, aunque me imagino todo las emociones encontradas y espero que ya este todo resuelto.
    SALUDOS niña.

    ResponderEliminar
  23. Hay que tener cuidado con las sombras de nuestra historia, a veces son pesos muertos.
    ;-)

    ResponderEliminar
  24. Que todo alga bien que el encuentro con el pasado no sea tan duro, y fijate que lo desconozco, pero siempre es dificil, saludos ¡

    ResponderEliminar
  25. si es bien raro regresar . . .

    suerte!

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje