Páginas

sábado, 3 de diciembre de 2011

Pero si son buenísimos...

.



Día 3.

Después del bajón de ánimo que tuve, me siento mejor y en gran medida lo debo a mi familia y amigos que me hacen olvidar las cosas feas contándome chistes, mandándome mails afectuosos o comentarios alentadores. Gracias, los quiero.

Cuando me cuentan chistes muero de risa pero no logro hacer lo mismo cuando yo cuento los míos.

No entiendo porque no los hacen reír si son muy buenos, por ejemplo este:
-Oiga comadre, hace tiempo que no me habla mi compadre, ¿No sabe a qué se debe?
-Es que se murió hace dos meses.
-Ah menos mal, pensé que estaba enojado conmigo.





¿A poco no es gracioso?

Este otro que me mata de risa:
Un policía detiene a un borracho en la carretera y le dice:
-¿Me da su permiso para conducir?
Y el borracho:
-Sí claro, ¡conduzca, conduzca!







¿No? ¿Tampoco es gracioso?
A ver va este último y si no les gusta me retiro de los chistes.

Un caballero entra a una florería en la que hay un letrero donde se lee ¨Dígalo con flores¨
-Por favor señorita mande una flor a esta dirección.
-¿Sólo una?
-Si, soy hombre de pocas palabras.




¿A poco no está buenísimo?
¿No?
¡Asht qué pesados! Al fin que yo si me río, aí stá.





Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales