Páginas

martes, 20 de diciembre de 2011

Pláticas circunstanciales en un relato corto





Cierta mañana, quedándome sola con Natalia, empecé a hablarle como lo hago cada que tengo oportunidad.
Sus hermosos ojos rasgados no me quitaban la vista de encima, mirándome fijamente. su manecita apretaba mi dedo plump.

Como cada día le digo ¨Papá¨, ¨Mamá¨,  ¨Natalia¨,  para que se familiarice con esas palabras. 

El lunes pasado al decirle ¨Papᨠde sus lindos labios salió una ¨palabra¨, ¨Agu¨. Me quedé muy sorprendida, me había tocado la dicha de ser la primera que escuchara la voz de La Bella.
Al seguir ¨platicando¨, los sonidos tomaron forma. Ha sido ella la que está enseñándome su lenguaje de bebita hermosita y preciosita.

Cuando le digo ¨Papᨠella siempre repite ¨Agu¨, así que ¨Agu¨ es papá.

Si digo ¨Mamᨠella dice ¨Aggg¨ ( palabra frecuente de su abuela) 

Y cuando digo Natalia, ¨dice¨ ¨Guuu¨ o sino dice ¨Buuu¨.

Desde entonces La Bella no para de ¨platicar¨. ¨Habla¨ con el Santa Claus de la puerta, con la lámpara del techo, con el Cristo de la recámara. Con el duende del baño y hasta con las campanas de la sala.
Lo que quiero ahora es que aprenda a balbucear ¨Abuelo¨ para que cuando Barry la oiga se le caigan los calzones de la emoción.

Yo creo que Natalia al igual que su abuela ha aprendido a comunicarse y obvio, al igual que la abuela, La Bella es muy inteligente.












Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales