Páginas

sábado, 26 de noviembre de 2011

Bumblebee






Las mariposas monarca viajan miles de kilómetros buscando un sitio con mejores condiciones de vida para reproducirse. 
Ellas han hecho un alto en este rincón perdido donde vivo porque se han detenido en mi panza. Andan revoloteando sin darme sosiego.
Voy a su país, volaré como ellas pero la distancia que viaje será nada comparada a la que recorran.

Ni tiempo me dará a cansarme.

En El País de las Mariposas yo seré un abejorro alegre y zumbón con su computadora en las patitas y una bebita amarrada a sus espaldas. Zumba que zumba por todos los rincones, oyendo su aparatejo, dejando que una abejita le enseñe con su sonrisa las maravillas escondidas en sus ojos inocentes.
Husmearemos atardeceres amarillos y veremos la vida a través de la inocencia de sus ojos rasgados.

Ni las patitas me temblarán y quizá... quizá pueda escribir entonces sin letras cambiadas y lenguajes nuevos que inundan mi teclado en un desaforado tamborileo.
Tendré a quien contarle mis chistes bobos y se reirá conmigo al fin que es muy risueña.

Zum zum zum la vida se ve mejor cuando se vive sin miedo y con una sonrisa.
No tengo miedo.













Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales