Páginas

sábado, 9 de julio de 2011

Tres o más, los que sean yo aguanto porque si quiero puedo

Debía existir una ley que permitiera vivir con tres hombres a la vez sin que fuera adulterio, así viviría muy feliz al lado del neurólogo extremadamente guapo, él me cuidaría, me vería con esos ojitos de borrego a medio morir, me tranquilizaría dándome palmaditas, me tomaría la mano y me diría que todo está bien. Yo abrazaría su cuerpo tan delgado y recargaría mi cara en su pechito hermoso, o lo acurrucaría en mi frondoso pecho para que descansara de esas arduas tareas a las que está sometido, le pondría manzanilla en sus ojitos para que no los tuviera rojos por tanto trabajo y no dormir y nos divertiríamos mucho haciendo esos extraños ejercicios que me pone a hacer cuando voy con él.

Si permitieran eso, viviría también con mi Ángel de la Guarda. Sería muy divertido, me contaría muchos chistes para olvidar mis pesares, me abrazaría mucho, nos reiríamos tanto que la gente se nos quedaría viendo porque pareceríamos locos.
Nos iríamos a tomar cerveza, bueno él, yo tomaría tequila, me enseñaría a bailar I know you want me, que me lo recuerda mucho, haría muchas caras para hacerme reír. Yo lo abrazaría, lo abrazaría, lo abrazaría y lo seguiría abrazando hasta que se fastidiara.
Si viviera con mi Ángel de la Guarda el desmadre sería tal que nos correrían de todos lados por escandalosos, que cuando se trata de estar alegres soy la más alegre del mundo mundial.

También viviría con Barry, ah pero con él ya vivo no vale, emmm entonces me faltaría uno, mmm ¡Ya sé! mi Profe, él también está muy guapo, nada más que es muy serio. Cuando se trata de enseñar porque cuando se trata de echar desmadre es muy buena onda.

Entonces ya serían cuatro, y todavía me falta unos cuantos amiguitos que están de muy buen ver y mejor tocar, yo creo que mejor deberíamos vivir en una sociedad polígama, sería muy feliz con muchos maridos, así cuando el médico extremadamente guapo me diga algo que no me guste, lo mando a la chingada pero no muy lejos por si lo necesito de urgencia. Me voy con mi Ángel de la Guarda, a coger y a bailar que el mundo se va a acabar como dice él. Creo que a comer no porque si es casado a su esposa no le gustará, ni modo reiré solamente con él. Si a mi angelito precioso le da por regañarme por ser pesimista, entonces... me aguanto porque casi siempre tiene razón en hacerlo.

Y cuando todos tuvieran que irse porque entiendo que tienen que atender a su familia, yo me quedaría con Barry, deleitándome con esos deliciosos desayunos que prepara, jugaría con él, nos reiríamos mucho, haríamos el amor y sería muy feliz a su lado como lo soy ahora.

Creo que es hora de ir dejando los antidepresivos, ya me están haciendo ver visiones, pero que divertido sería vivir con todos ellos, a ver voy a imaginar como nos acostaríamos.
Barry en la orilla porque ya lo conozco, yo en medio del Ángel y del Profe porque están así como me los recetó el doctor, ellos me enseñarían lo que me falta si es que algo me falta claro y el neurólogo extremadamente guapo lo pondría en la otra orilla para verter mis conocimientos en él, si... Seguiré soñando.






Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales