Páginas

viernes, 9 de abril de 2010

¡¡¡Crash!!!.

Que si El Chicharito, un jugador mexicano del equipo de chivas ya pertenece al Manchester, que si algunos amigos se sintieron aludidos con mi post, que si Barry no quiere fiesta de cumple, que los moscos se comieron ayer mis piernas, que si las pastillas ya no funcionan, en fin, puedo seguir con una sarta de cosas que sucedieron ayer que prefiero dar vuelta a la hoja y pasar a lo que sigue.
Esta manía mía de publicar a veces posts polémicos no hace más que ponerme loca, bueno, loca ya estoy pero un mucho más.

El miércoles quise subir un video a mi blog pero no pude. Como detesto no poder hacer algo y que no encuentre la forma de hacerlo.
Ya sabía, Rich me ayudó hace algún tiempo, pero youtube ya cambió sus políticas de uso de videos, ahora hay que suscribirse para poder usar uno.

Alguien me estaba diciendo como pero yo no quise que terminara de decirme porque pensé que sería fácil y no... no pude, snif!!!
Pedí ayuda a George pero se tenía que ir y me ayudaría hasta hoy.

La paciencia no es mi fuerte así que me dije a mi misma: ¨ ponte a ver como puedes subir el video¨. Habrá muchos que se estén riendo de mi pero así es, se me dificultó. No pude, ¡me lleva la que me trajo!.

Cuando llegó mi hijo le pedí ayuda y a pesar de que ya llevaba casi el 80%  entendido de como subirlo, no más no podía terminar de hacerlo por algunas dificultades que encontraba.

Mi hijo me estaba ayudando cuando de pronto... un ruido de algo estrellándose en el piso nos dejó perplejos por no decir pendejos... mi jarrón snif!, mi bello jarrón snif! el bello jarrón parejita del otro jarrón snif! se fue a estrellar al suelo, snif!

No volteé a ver que se había roto, porque lo supe de inmediato. Barry abrió tanto sus ojos de regalo pero no dijo nada. Kiku salió de su recámara preguntando que había pasado. Los chihuahuas se me quedaron viendo como diciendo ¨en la madre, ora si va a arder Troya¨. Jason Enrique hizo lo que hace un pez... nada.
Mi hijo sonreía de nervios sin saber que hacer.

La sangre se agolpó en mi cerebro. Mis ojos permanecían fijos en el monitor. Mis dedos tecleaban tonterías. Se hizo un silencio tal que se podía oir como los moscos succionaban la sangre de mis piernas, slurp!, slurp!  slurp!, era lo que se escuchaba.
El silencio reinaba en la sala. Todo se quedó quieto. Los ojos de los demás iban de mi cara a los trocitos de mi querido jarroncito que no podía quejarse, ¿cómo si es solo un jarrón?.

No quedó más remedio que mi hijo levantara los trozos de mi corazón, digo, de mi jarrón y no decir ni una palabra.

Calma... tranquila me dije a mi misma. Es solo un jarrón. Un jarrón bellísimo que con mucho esfuerzo conseguiste en el bazar más caro de la ciudad bueno no, lo conseguí en el bazar cerca de mi casa que ya no existe. Snif! ya no existe el bazar ni mi jarrón, snif!

Ya sé subir de nueva cuenta videos, pero le costó la vida a mi jarrón. Al precioso jarrón que con tanto cariño limpiaba cada semana snif!. El precioso jarrón parejita del otro, snif!. Mi jarroncito, snif!

Mi jarroncito murió hecho mil pedazos, snif!

Y todo por no esperar al día de hoy que me ayudarían a decirme como subir un video a mi blog, snif!

Mi jarrón... snif!
Mi jarroncito, snif!

Lo  bueno es que mi hijo ya prometió comprarme otro.



Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales