Páginas

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Sonrisa tenue.





Todo estaba en penumbras.
En el cuarto humilde, solo se oía la respiración de los ocupantes de la casa. Había 3 camas acomodadas de tal manera que se pudiera caminar entre ellas, había además un catre viejo.

En una cama se encontraban los padres, trabajando aún en sus sueños. En el fondo del cuarto estaba otra cama donde  dormían tres pequeñines dándose calor bajo las cobijas.
Al fondo otra cama más. Ahí se encontraban las dos niñas de la casa, cada quien dando la espalda a la otra, evitando tocarse... aún dormidas. Junto a su cama, se encontraba el catre donde dormía el más pequeño de la familia.

De pronto, la madre se movió inquieta. Abriendo los ojos, se incorporó y olió algo extraño en el ambiente. Alcanzó el chal viejo que estaba a los pies de su cama y se cubrió la espalda al tiempo que se dirigía a la ventana que daba a la carretera. Sus ojos somnolientos no daban crédito a lo que estaba viendo.

De prisa, pero sin hacer ruido para no despertar al padre que se enojaría mucho si eso pasaba, fué a despertar a los tres pequeños, haciéndoles con el dedo en la boca, señas de que no hicieran ruido, los levantó y les dijo que fueran a la ventana, mientras ella despertaba a las niñas y tomaba entre sus brazos al más pequeño cubriéndolo con su chal y llevándolos al lado de sus hermanitos que estaban ya impresionados de lo que veían.
Los niños abrían los ojos y se llevaban las manos a la boca, de tal forma que los gritos que querían salir de su garganta se ahogaban entre sus manitas.
El espectáculo era impresionante.
La carretera solo estaba iluminada por  la poca luz natural de la madrugada.

El paisaje era blanco... estaba nevando... algo sorprendente para ellos.
Nunca habían visto nevar en su vida. Creían que era un paisaje navideño, de esos que venían en las tarjetas postales que a veces les regalaban sus tíos ricos.
Pero no... este era de verdad.

La espesa niebla no les permitía ver muy lejos, pero no importaba, estaban viendo nevar y sus ojos infantiles captaban el hecho en todo su esplendor, grabándolo en su memoria con hierro fundido

Le pidieron a su madre los dejara salir para sentir la nieve, con las manos... con los pies... con su vida infantil.
La madre los arropó con suéteres, los pocos que tenían, incluso con los de ella a los que les dobló las mangas para que no les afectara el frío y los dejó salir solo un momento. Las niñas hicieron lo mismo.
Una de ellas, la menor solo levantó la cara para dejar que las hojuelas de nieve cayeran en su carita de mejillas arreboladas por el intenso  frío. Abrió la boca para  sentirla en su lengua e imaginarse un enorme barquillo de nieve de limón.

Después de dejarlos juguetear un rato, la madre los metió a la casa y les preparó un thé de hojas de naranjo.
La más pequeña no lo quiso. Nunca le han gustado los thés, ¨si no estoy enferma¨, decía a su madre y prefería seguir saboreando la nieve que metió escondida en la bolsa de su sueter.
Se metieron a su cama y siguieron soñando con la nieve que por primera vez, habían visto en su vida. Sería la primera de dos veces que vieron nevar.

La pequeñita, metida entre sus cobijas calientitas, veía como su madre arropaba a su hermanito y algo sintió en sus ojitos al ver como la madre con tanto cariño le daba un beso al niñito y lo cubría sin dejar un solo resquicio donde pudiera meterse el frío matutino.
Una sonrisa imperceptible se dibujó en su carita y quiso que ese momento se quedara grabado en su mente por mucho tiempo... tanto, que hoy al recordarlo, le ha dibujado esa sonrisa tenue.
Sonrisa que a la MaLquEridA, le ilumina el rostro.






27 comentarios:

  1. nunca me ha tocado estar en un lugar con nieve....
    aqui solo hay solo con hay hielo la llovizna se congela y creeme te cala hasta los huesos!!!

    saludos.....

    ResponderEliminar
  2. Vivir junto a la carretera no solo era ver accidentes feos =)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. querida muy querida:

    que bella foto, nunca he ido a un lugar con nieve, cuando nevo aca en el 97´fue tan poca nive que parecia que toda la calle estaba llena de escarcha o de confeti.

    besos

    ResponderEliminar
  4. Ah pero qué bonita escena: presenciar el espectáculo de la nieve, pero no sé si es más bonito sentir ese cálido amor de madre que arropa a sus hijos y los defiende del frío.

    ResponderEliminar
  5. Epa que lindo relato...

    La fantasia de la nieve para un niño es indescriptible....tu ve la suerte de tenerla entre msi manos...

    Gracias por visitar mi blog...pero tranqui lo d elos dardos par alos compañeros es una jodano mas...jajaaj

    ResponderEliminar
  6. nunca he visto nevar... pero sin lugar a dudas cuando lo haga haré exactamente lo que la pequeña hizo... levantar la cara, abrirlos brazos y dejar que la nieve caiga sobre mi... de paso me tiraré al suelo y haré angelitos sisisisisisisi no lease que me de gripa :D eso no me lo quiero perder por nada del mundo.

    ResponderEliminar
  7. Que linda historia.

    Yo vi nevar una vez fue en el 97 era sábado lo recuerdo perfecto tenia examen de matemáticas a las 8 de la mañana y me levante y al dar un vistazo por la ventana me lleve una grata sorpresa por supuesto levante a toda mi familia para que disfrutara elespectáculo, minutos después me tuve que ir a la escuela y creo que nunca había disfrutado el camino como ese día, por cierto no hubo examen solo fuimos tres a clase jeje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Otra hubiese sido la historia de mi niñez con nieve... pero bueee

    De todad maneras es un lindo y entrañable relato que compartes... a mi me gustaria estar de vacaciones en una cabaña lejana en el norte de Europa y solo leer y comer como un Oso pardo!


    un abrazo mi reina honguito!

    ResponderEliminar
  9. :) ahhh que lindo debio ser, yo nunca eh visto nevar :( pero el Dan dice que con lo rajona que soy para el frio segurito nomas veia la nieve tantito y luego luego iba a querer meterme de nuevo a la casa jajajajaj U.U
    Pero prefiero el frio al calor :) muy bello relato, Saludos!! Y Buen miercoles

    ResponderEliminar
  10. Oooh!, me haz hecho recordar mi infancia. Cuando en el campo, me levantaba muy temprano, para observar el bello paisaje. Son recuerdos que se quedan grabados para siempre, imposible de olvidarlos.

    He sentido Nostalgia!...

    Un abrazo, nostálgico.

    ResponderEliminar
  11. aaay qué bonito relato, está precioso.. otra vez me remontaste a ese cuento maravilloso, a un mundo distinto, a un hermoso paisaje.... bueno, creo que sólo tú me puedes hacer imaginar así (bueno y J.K Rowling, jajajaja)

    En León sólo ha nevado 1 vez en 500 años o algo así y me tocó verlo; no fue gran cosa pero todo León se sorprendió cuando eso pasó..

    Saludos Malquerida!!

    XD

    ResponderEliminar
  12. También fue estupor y sorpresa cuando el Papá Buendía llevó a sus hijos a conocer el hielo ("Cien años de Soledad").

    Majestad, hoy es 25 de noviembre, día en contra de la violencia hacia las mujeres. Manifestémonos.

    Besos, siempre la quiero feliz, feliz.

    ResponderEliminar
  13. Sometimes a smile illuminates a whole existence.

    ResponderEliminar
  14. O_O, que bontio escribes todo, y aqui en mazatlán cuando nevara??? XD espero que algun dia yque no sea en la era de hielo XD

    ResponderEliminar
  15. en chihuahua es friisimo y Saltillo ni te platico, la nieve nunca a sido una opción en mi diversión, aunque si me gustaba cuando pasaban Heidi en las caricaturas, pero cuando estuve en la nieve brbrbrbrbbrbrbr
    mejorme voy a mi rancho XD

    ResponderEliminar
  16. Me hubiera gustado ir a Chicago ahora en Navidad, dicen que cuando neva, es muy bonito...

    Pero el frio es insoportable, y como yo soy friolento y ninguna fémina se anima a quitarmelo, pues mejor me quedo en el frio del DF...

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. si los copos de nieve fueran de chocolate me encantaria estar ahi, abriendo la boca para saborerlas ahahahahaaha.

    nunca me gusto barney, pero lo que si me gusto fue tu post, yo nunca eh visto la nieve de cerquita, que experiencia tan bonita debio haber sido no?

    es algo que seguramente estara en tu memoria siempre.

    saludos desde mi pequeño bosque.

    ResponderEliminar
  18. MALKERIDA.. K EMOCION VER NEVAR A POKO NO?? REKUERDO K EN UNAS VACACIONES, HACE COMO UNOS 13 AÑOS, APROX. IBAMOS A VISITAR A MIS ABUELOS, Y CERRARON LA KARRETERA HACIA TOLUKA, PORK ESTABA NEVANDO! Y FUE INCREIBLE.. SALIMOS, YYO PARECIA ENANA BRINCANDO ENTRE LA NIEVE! DESPUES MI MAMA TRATABA DE CALENTARME LAS MANOS EN EL AUTO! JA

    UN ABRAZO KON MUCHO KARIÑO
    DAYANN

    ResponderEliminar
  19. Hermoso relato hayas visto nieve, o no.
    Que tal te fue ayer?
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  20. vi la primer imagen y se me antojó un chocolatito caliente

    ResponderEliminar
  21. Hermoso relato. Mi hizo recordar varias cosas, en especial los niños -mis niños cuando eran niños- jugando en la nieve -la primer nieve que vieron-.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  22. Que hermoso escrito...me encanto!!!

    =D

    ResponderEliminar
  23. Hola gracias por pasar a mi blog.

    Oye gran post, yo nunca he visto nevar, siempre he querido ver algo asi, te envidio jejeje

    P.D: No se cuantos alter-egos tengo, aun los estoy descubriendo todos jejeje

    ResponderEliminar
  24. P´Pito: Ajaaaaaaaaaa, te creo.

    Besos virtuales.


    Arañita: Ciertamente, también había paisajes como estos.


    Saludos Araña patona.


    Aki: De lo que te has perdido aki.

    Besos.


    elbibis: Sin dudarlo, es más bonito ver como una madre protege del frío a sus pequeñines.

    Besitos.


    Lords: Fiuuu! que mira que esos dardos estaban amenazadores, eh?.

    Saludos.


    CállateTú: Si Kiku, viste nevar hija.

    Besitos mil.


    Alma Rosa: Pues no hice angelitos, aunque me hubiera gustado, pero de cualquier forma, fué divertido.

    Saludos.


    Uriel: Te hubieras quedado a disfrutar la nieve, es maravilloso, aunque de todos modos, disfrutaste caminar sobre ella.

    Saludos.


    Potter:¿Cómo oso pardo?, jajaja
    Oye, que te imaginé en la cabaña, comiendo y leyendo, jeje

    Besos Potter querido.


    Ely: Dile al Dan que no pasa nada, que a ti te gusta el frío y que te taparas bien si neva jajajja

    Saludos a los dos.

    ResponderEliminar
  25. Saqy: Los recuerdos, son lo que nos hace seguir vivos, aunque no podemos vivir solo de recuerdos, jaja

    Besitos.


    Pashmina: Me gusta echar a volar tu imaginación, te veo como una niñita sentada en el suelo, escuchando lo que platico.

    Saludos.


    Poeta: Manifestémonos a la no-violencia contra la mujer.
    Pero, ¿qué hacemos?...

    Besos poeta.


    7Words7: Muchas sonrisas nos iluminan el día y nos ayudan a salir adelante por muy mal que nos esté yendo.

    Saludos.


    Alex: ¿Era de hielo? jajajaja ternurita!.

    Besos.


    Profe: ¿Y en dónde queda tu rancho, Profe?, invita.

    Saludos.


    MK: El frío también te lo puedes quitar tu solito... te tapas bien y ya, je.

    Besos.


    Duna: Me preguntaba que tenía que ver Barney en todo esto y al leer de nuevo el comentario, empecé a cantar la tonadilla de Barney,jeje

    Saludos.


    Dayann: Tal vez, esa fué la segunda vez que vi nevar.

    Saludos.


    Cassiopeia: Muy bien, muchísimas gracias por preocuparte.
    No del todo bien, pero es mejor de lo que pensé.


    Gracias por estar.

    ResponderEliminar
  26. Casi un Dios: Venga que te invito uno.

    Saludos.


    Crónicas: Esto es mi infancia, la feliz infancia que me tocó vivir.

    Abrazos.


    Karlita: Gracias, eres una linda.

    Besos.


    Duckster316. Espero que no sean muchos, que mira que te pueden traer problemas, je.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Aí usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo. Sucede que en este su blog -que es mio pero por educación se lo ofrezco- el pp se apodera de la poca lucidez y tiempo que poseo.

Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje