Páginas

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Lengua, dientes y burbujas.

Son mis compañeros. Van para todos lados donde vaya yo. Y aunque no soy su consentida, me cuidan muy bien. Son unos verdaderos guaruras.

Benito Tiki, llegó a mi vida hace seis años. Yo no quería a los perros.
Le hablaron a mi hija para decirle que si quería un chihuahua, ya que donde él estaba, había conejos y estaba dando cuenta de ellos. Mis hijos insistieron y yo acepté a regañadientes.

Cuando llegó y vi que no era chihuahua pequeñito, no lo quise, pero lo acepté. Mi primera reacción fué bañarlo, entonces lo bañé con la manguera del patio, mis hijos pensaban que era muy desalmada por hacer eso.
Ladró hasta una semana después que llegó. Todos nos quedamos sorprendidos, pensábamos que estaba mudo... un perro mudo.

Ha superado su miedo a las escobas, supongo que lo espantaban con eso. Es muy educado. Rasguña la puerta ó se nos queda viendo para que le abramos para ir al baño. Cuando entra, espera que le limpiemos la colita con una toallita de bebé, jeje
Si, le limpiamos la colita a los perros porque están dentro de la casa y en la noche les limpiamos las patitas y les cambiamos su suéter para que se duerman.

Después de todo son parte de nuestra familia, los cuidamos como tal.

Hace cerca de seis meses estuvo a punto de morir y no sabíamos porqué, hasta que lo llevamos al veterinario y nos dijo que estaba enfermo del hígado y de los riñones, estaba muy flaco.
O se moría ó le dábamos un tratamiento que no sabemos cuanto tiempo le dé más de vida, decidimos el tratamiento. ¿Para qué lo querríamos sin poder moverse, esperando solo su muerte?. Ahora está muy gordito y es muy tragón, ha subido mucho de peso. Le sacaron casi todos sus dientes y se ha vuelto muy gruñón. Mi dedo gordo y mi mano han probado ya las mordidas del ¨abuelo¨ como le dice Muny, su consentido.
Se llama Benito porque cuando lo vi, le dije a mis hijos, ¨tiene cara de Benito¨, no sé cuál es la cara de Benito, pero a mi me lo pareció.
Y Tiki, porque así le decía cuando le hablaba... tiki...tiki...tiki.
Cuando se duerme, debido a que le sacaron los dientes, se le sale la lengüita y nos da mucha risa, sorry Tiki.





Babo Alejandro llegó hace dos años.
Lo encontramos en la calle, Kiku y yo. Nos dió mucha lástima porque tiene especto fiero por los colmillos que  tiene de fuera. De todos lados lo espantaban con patadas o con agua. ¡Pobrecito!.
Pero no podíamos tener otro perro. La casa es chica y no cabíamos más. Así que Barry y Kiku le dieron de comer y se lo llevaron a unas cuantas calles para que no diera con nosotros.

Cuando Muny llegó de trabajar, nos dijo que un perrito lo había seguido hasta la casa, era Babo Alejandro, decidimos que se había ganado su lugar en la casa por el solo hecho de haberse regresado de lejos y dar con los ingratos de nosotros.

Su vida ha sido más fácil. Benito le había allanado el camino conmigo.

Se llama Babo porque a Muny le gusta un cantante que así se llama y Alejandro, por un novio que le gustaba a Kiku.
Es muy inquieto y ladra mucho. Razón por la cual Muny no lo aguanta, ni yo. Pero con solo gritarle se queda quieto... a veces... casi nunca.
Es el joven de las mascotas.








Otro más que es mi mascota, pero que no hace nada porque se la pasa, nada y nada y nada,  es Jason Enrique.
Mi pez beta, que llegó a sustituir a Mauricio que a su vez sustituyó a Roberto. A ellos yo los he bautizado... a todos.
Es muy quieto y cuando ve que voy bajando las escaleras, empieza a moverse en su pecera porque sabe que le doy de comer.
Casi se come seis bolitas de alimento en el día.
Tiene dos años con nosotros, llegó en diciembre. Se llama Jason porque me gusta un actor de películas chafas que se llama Jason Statham y enrique, OBVIO por Enrique Bunbury.
Hace muchas burbujas en su pecera.









Ellos son mis mascotas, mis consentidos, aunque yo solo lo  sea de Jason Enrique porque los chihuahuas solo me hacen caso cuando no hay nadie.
Tan importantes son para mi que les he escrito este post.
Se las presento.
Un gusto.




Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales