Páginas

sábado, 14 de mayo de 2016

Prontito prontito

Mar me vio en mi estado más vulnerable. 
En pijama, despeinada y sin poder caminar. 
Saludó a los perros,
preguntó cómo estaba.
Luego 
acercó los artilugios que necesitaba.
Me pidió las llaves para cerrar por fuera, marchándose en seguida.
Tenía prisa.

Mar me vio.

Después
sentándome en el sillón de la marmota
respiré tranquila.

A veces tengo la sensación que no me creen que estoy enferma.












13 comentarios:

  1. Lo ocultas? Tú te esfuerzas por ocultarlo? Y de ser así, para qué lo ocultas, si es evidente? Mucho sentido no tiene. Que te vean, da lo mismo. Que te vea mar, que te vean todos. Nos volvemos expertos en ocultar nuestras falencias o nuestras vergüenzas, o lo que sea. Eso nos enferma más. Fingir... que estrés más grande. Dan ganas de soltarse. Lo digo por mí también.

    ResponderEliminar
  2. Yo si te creo.
    Y te admiro.
    Eres fuerte, y sé que debes tener momentos en los que te hundes, pero luego vuelves a ser fuerte.
    A todos nos llegará la enfermedad, la tuya u otras... todos vamos de camino hacia el mismo sitio... a mí me gustaría afrontarlo con la entereza y dignidad que lo haces tú.
    Como te he dicho, yo te admiro.
    Y mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar

  3. Eso persigue a tod@s los que siempre, costará lo que costase, han tirado/tiran pa'lante y han estado/están ahí para los que lo necesita(ba)n...

    Hay quien no quiere ver/creer/reconocer que el poste flaquea... porque entonces... qué va a ser de ell@s que siempre se han apoyado/agarrado a ese poste...

    En fin... paciencia 'Malque'...
    Quien bien y de verdad te quiere... lo sabe... todo...
    y especialmente quererte... en las duras y en las maduras/en los buenos y en los malos momentos...

    Un beso... 'doña'.

    ;)

    ResponderEliminar

  4. PD: Tiempo ha... mi pandilla de adolescencia y ésta que comenta, frecuentábamos una guarida secreta en la falda de cierto monte... la llamábamos en clave 'La Marmota'... :))

    ResponderEliminar
  5. Mar ya vio lo que no quiso ver desde el primer día, MaLquE...
    Es lo que suele suceder con las personas que no piden ayuda, y caen y se levantan solas una y mil veces.
    Es cierto que a veces da rabia luego constatar que cuando alguien sólo tiene un simple resfrío merece la atención del mundo entero.
    Es una cuestión de personalidades, y como tal, luego toca asumirla, aunque duela...

    Bss, pendejoncita. Imagino lo que vives en tu día a día y sin necesitar ver que andas con los pelos y el corazón revueltos.

    ResponderEliminar
  6. Como para no creerte, claro que te creo y me jode mucho que sufras... :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  7. Al traste lo que crean los demás, quien sufre te comprende y cree.
    Nadie mejor que tu sabe en que estado de ánimo te despiertas cada mañana.
    Admiro tu fuerza.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  8. Ojalá que no lo estuvieras, ojalá que fuera un cuento. Pero no. Nadie se pondría a sufrir tanto por gusto.
    Te quiero, mana.

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que no se creen que estás enferma por el mogollón de vida energía que se desprende de ti, a través de tus maravillosos escritos ,para nosotros.
    Besos grandes

    ResponderEliminar
  10. Físicamente estás enferma, pero tu alma es bellísima.
    Tienes mucha fortaleza. Yo sí te creo. Y me pareces un ejemplo.
    :))

    Un beso, linda Flor de María.

    ResponderEliminar
  11. Cielo lo que pasa es que aparentemente tal vez no des la impresion de que estes enferma aunque tu internamente lo sepas al igual que ellos, pero en su infinito amor no quieren que tu te autocensures y te sientas mal, por eso intentan actuar como si nada te ocurriera, para mitigar esa sensación de impotencia que tienen de no poderte ayudar más.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Quizá hay personas que porque te ven valiente piensan que sufres menos.
    No es así,claro.

    Un abrazo de cariño Malque.

    ResponderEliminar

De reina a plebeya en tres pases mágicos. Eliminada por sí misma un día que el carácter le comió el entrecejo. Sin amores extraños palpita la vida entre Enrique y con el que la vida premió. No es coleccionar derrotas a punta de rencores se absuelve a sí misma con sus letras por encima.

Egocéntrica, pagada de sí misma escribe cuando la gana se le da miren que en eso de hacer berrinches se dibuja sola. Lenta que no lerda, callada flagela todos los días las ganas de escribir con latigazos de silencios.
Siendo dueña completa de su mente -que no de su cuerpo- regresa comentarios en cuanto el off lo permita.

Ai se lo haigan, Sobre advertencia no hay engaño.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje