Páginas

domingo, 5 de julio de 2015

Adentrándose en el mundo prohibido

¡Albricias! ¡Alegraos conmigo compañeros no estoy loca! Todo tiene una explicación. Absolutamente todo, incluso lo inexplicable.

La ¨cosa¨ que se posó en mi espalda estando en casa de Bruno, existe. Es real... en mi mente. Lo pude ver sólo yo porque YO soy la que está enferma. No lo inventé, la ¨cosa¨ existe como existen los bichos que caminan sobre mi escritorio, en la pared, en el piso. Todos existen. Yo las veo y no estoy loca, ¡no señor! 
No estoy esquizofrénica ni paranoica. Puedo decirlo abiertamente sin temor a que me refundan en La Casa de la Risa. Todo está ahí. No me juzguen orate, quién lo haga ya puede irse directito al universo puro de la realidad.

Adentrándome en el mundo prohibido del parkinson -ahí he estado todos estos días- he encontrado respuestas a mis desvaríos.
La pérdida repentina de memoria, el cambio inexplicable del sonido de mi voz, el llanto inagotable del ojo derecho, todo es a consecuencia del pp. Conocía acerca de ello pero nunca he estado más consciente de su mezquina realidad.

Las pesadillas que me han atacado sin misericordia son causa de lo que tenía que ocurrir. Que Barry despierte debido a mi movimiento intenso es consecuencia del pp. Así tantas cosas. Así tantos inexplicables causantes de las más profundas depresiones. Así tanto vivir. Sonámbula en días soleados.

Sombras, ilusiones ópticas. Vistas innegables de todo lo inexistente. Dormir en todos lados no por floja, juro que tengo sueño. ¡Maldito Parkinson que me robas lucidez de los días felices! Entierro tu nombe bajo las piedras de mi propia desolación. Arrástrame a tu mundo. Haz de mi lo que por mi no sería. Me entrego a ti indefensa ante un dios que no me ve porque no existe. A Él nunca lo he visto ni en los más oscuros laberintos.

¿A quién se le ocurrió inventar semejante insensatez? ¿Un dios? ¿Un diablo? ¿Un todo ejercido sobre un débil? Un todo junto como castigo o un premio a tanto indefinible.. Valiente para no suicidarse ante tal vista y cobarde para no ejercer la autodestrucción. (Tengo una capacidad inagotable para ello).

¡Dios, y yo creyendo que me estaba volviendo loca!

¡Que suenen fanfarrias! ¡Que resuenen los claros clarines, Flor de María no está loca!

Hoy es día de fiesta, el mundo de lo abyecto está fuera de mi por lo menos hasta que no cometa algún acto que ponga en duda que la mente ha dejado de ser absolutamente mía.
Todo existe incluyendo tú amor por mi.

En esta semana de introspección (lamento haber preocupado a todos aquellos a quienes se preocuparon. Era necesario un alto cada vez más frecuente en el camino), tuve oportunidad de echar un vistazo al mundo oscuro del parkinson. Está cabrón, lo admito pero no había otra forma de encontrar respuestas que nadie podía darme sino era estar en la antesala del infierno. Que no le digan que no le cuenten, el infierno existe señores, vengo de ahí.
El infierno donde el amor eterno no tiene cabida. Las parejas perfectas ocultan su imperfección bajo la vestimenta de compleja felicidad.
¨Quiero que mi felicidad dure tanto como la tuya¨.

El amor puro e inagotable de dos que nacieron para amarse en esta tierra -en las venideras se acabó el tiempo- está llegando a su conclusión.
El amor eterno tiene fecha de caducidad. Doy fe de ello.

Y mientras empieza el fin voy a descansar en paz, que no a morir. Para morir hay que vivir primero. Yo solamente he existido en un mundo totalmente parapléjico.

*Mis frases pierden sentido cuando son cortadas en el punto neurálgico. Pierden todo sentido imbuido por mi a lo poco sensato -negativo o no- que escribo


Agradecida por siempre, regreso al mundo que alguien escogió por mi. (Si en mis manos hubiese estado escoger, habría elegido otro peor porque de eso se trata, de marchar a contracorriente por el simple hecho de ponerle sabor a la vida).

Sonrían, sean felices, hagan lo que quieran. El mundo es totalmente suyo en lo que a mi respecta.

Un placer.

















Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales