Páginas

jueves, 30 de abril de 2015

Una hermosa y espigada señorita

Esperen niñitos que me leen. Ya saben que tengo un miedo recurrente a que digan que estoy loca, ¿no? Si no lo sabían, ahora se están enterando. Loca de remate, de camisa de fuerza y así.
También saben -si es que se les queda lo que escribo- que voy a terapia desde hace casi un año.

Miren, hace poco se me vino una idea a la cabeza. Se me ocurrió que nunca voy a dejar de ir a las sesiones porque siempre habrá un pasado que aclarar. 
Todo lo que haga será sujeto a análisis, de esa manera podré encontrar en la penumbra abyecta de un pasado que no debió suceder lo que me hace ser hoy.


Y es que fíjense, antes de la competencia no podía dormir porque ya saben que tengo los insomnios doblemente despiertos, entonces hagan de cuenta que una madrugada como que se prendió una luz en mi cerebro dejando ver una cosa muy requetearchicontrafea. Paranoia pura. 

Pensé que mi psicóloga favorita se confabulaba con Laura para recluirme en la casa de la risa. Suena espantoso pero lo jurito por dios que así lo vi aquella madrugada.
La señorita médica me quiere mucho -lo demuestra en cada sesión- pero su trabajo es su trabajo y si dijera que tengo alborotada la sesera ¿quién pondrá en duda su dicho?

¿Qué hice en ese amanecer tortuoso?

Primero se me puso la carne de gallina, se me erizaron las rastas y los ojos se abrieron cual platos llanos. Luego sacudí la cabeza para espantar esa idea espeluznante -brrr- e intenté seguir durmiendo.

Por la mañanita, dado que no tuve terapia me puse a platicar con Laura por whatsapp. Antes de decirle nada le hice prometer que nunca, jamás de los jamases pemitiera que me encerraran. Preguntó quién quería hacerlo. Contesté que nadie -esa es la verdad- pero por si las moscas, si un día en que sea más rara de lo que soy no me reconociera, me de un poco de tiempo para encontrarme antes de hacer una barbaridad.

Lo que pasa que a veces me sublevo a la razón y actúo como gente normal pero es parte de la cordura bipolar que arrastro desde tiempos inmemoriales. Lapsus estupidus de una señora muy aseñorada. 

Después de hacerle prometer so pena de no volver a hablarle, Laura aceptó por la sencilla razón que soy su madre.

A Barry -quién me conoce hasta la forma de soñar- le pregunté si aceptaría encerrarme en el maniquiur en dado el caso. Dijo que no pero... 
Ese pero me hizo ruido en el cerebro. 
-Puedes hacerte daño si te pones loca- dijo.
¡WTF!

Barry de mis entretelas no confío.

Puede que en la próxima terapia le cuente a la psicóloga lo que se me vino a la mente pero ¿y qué tal si yo misma comienzo a cavar mi propia tumba?
Si no se lo digo comenzaré -como dije antes- a ocultarle cosas. Me enredaré en los vericuetos de mi desinformación. Adiós Nicanor, lléguele directito y sin escalas al manicomio.

¿No les parece que es muy complicado ser loca y parecer normal? No me contesten. Mejor ya no lo voy a decir porque ¿qué tal y se haga realidad?

Por si las recochinas dudas y si algún día una hermosa, alta y espigada señorita les pregunta por mi, digan que no me conocen. Niéguenme las veces que sean que para eso somos amigos. (Shhh, no digan cosas feas de ella porque me lee en ocasiones). Ojalá hoy no, pero es que tenía que contarlo para que no suceda.

Yo mientras voy a tomarme la pastilla amasalocos, no vaya a ser el diablo y pase lo que en Caborca.

Abur


















26 comentarios:

  1. pues claro, si se presenta alguien con aviesas intenciones te negaré tres veces antes de que hable el loro. (un pirata no tiene gallo en el barco). todo sea por preservar la integridad tanto física como emocional de una amiga.

    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pirata, no esperaba menos de ti.

      Beso con una cruz de calaveras.

      Eliminar
  2. Terremoto Crazy me dice que le gustaría mucho que vinieras.
    Que juntos lo pasaríais muy divertido.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seria su escudero. A mi no se me ocurren tantas buenas ideas como a él.

      Tengo miedo mi Toro, en serio. Quizá no debo apesadumbrarme por esa idea pero cuando pasó por mi mente, me llenó de terror. Claro es que cuando tengo una pesadilla o mala idea la cuento en la vida real o en mi blog, de esa forma -tengo la creencia- de quue no sucederá, (espero).

      Beso ToroSalvaje amigo de cuitas antisociales y de las otras también.

      Eliminar
  3. Creo que tu problema es que eres tan inteligente que no te entiende casi nadie y tan sensible que no te entiendes ni tú misma, pero qué le vamos a hacer. Tendrás que recriminárselo a tu diosito de las contradicciones, ese que no existe.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca te leí tan serio -tampoco es que seas un cascabel- pero tu respuesta dentro de toda la verdad que encierra -soy la contradicción dentro de mucha carne y poco hueso- me ha gustao y olé.

      Beso Chema, agradezco me pongas a pensar.

      Eliminar
  4. Pues siguiento tu teoria te cuento -pa que no suceda- que eso mismo lo tengo yo con el alemán, me aterra pensar que un dia me mire al espejo y ni me reconozca, tiene que ser todo un espectaculo preguntarle a quién esté a mi lado, que tampoco reconoceré, ¿Quien es ese viejo cabrón del espejo?
    Así que como te lo he contado, ni a ti ni a mi nos va a suceder... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios te oiga Genín. ¿Te imaginas este par? Tú perdido y yo loca. Que pareja señor, que pareja.


      Sonríamos ante el espejo gustosos de saber que somos los mismos de ayer, hoy.

      Beso, amigo de vejez, porque somos viejitos ¿No?

      Eliminar
  5. Yo me salgo, todos ustedes son muy viejos y cantan tristezas que no son locuras de juventud. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viejos tus zapatos y todavía los usas. Has de ser más ruco que yo pero como no me dirás cuántos años tienes pues me aguanto ;)

      Beso

      Eliminar
  6. Cuando vengo a tu casa, cuando te leo , me parece estar en el confesionario de mi vida. Nadie me obliga a contar de mi, y menos en casa ajena pero eres tan cercana, tan trasparente que es imposible no dejarse llevar por lo que una piensa y siente al leerte
    El mío es alto y espigado y se llama Víctor , aunque hace tiempo tiró la toalla conmigo porque no le hago p .. caso .. y él se ríe y yo me enfado con el.. vamos somos como esas parejas sin papeles ni nombres que se desnudan el alma en una sala fría y aseptica
    acepto mis fantasmas, los conozco y a veces se me descontrolan, es entonces cuando a la noche.. siempre después de una hora de sueño despierto con esa p... pesadila de siempre .. esa que llevo en mi mochila y que solo tiene un motivo un pasado cargado de años y d cosas que no son ni para confesar .. a veces pienso tb que acabaré en la casa blanca de la camisa forzada si no mato a quien es el autor de tanto sufrir .. porque fueron demasiados años aguantando carros y carretas .. y eso no se va ni se olvida .. creo que la solución sería acabar con él claro que sería una loca asesina y eso no va conmigo :P
    ya ves .. no estoy mejor que tú pero .. mientras dure un poco de cordura me río de lo malo .. que habrá tiempos de carcajadas incontrolables y si es así la verdad ... supongo que me importará poco me me encierren ya que ni me enteraré ( supongo)
    en fin ... sigamos viviendo el momento Malque ... que la vida nos cambia en una milésima d sg
    un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón por el rollo macabeo .. creo que me pasé :(

      Eliminar
  7. https://www.youtube.com/watch?v=NOJ_tZ-hj0E
    espero que te guste

    ResponderEliminar
  8. Volvisteeeeeee! yo voy a terapia desde hace cuatro! y sigo igual de loca! lol :)

    ResponderEliminar
  9. La cordura está sobrevalorada, Malque. Seguro que tu familia nunca te haría eso. Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Cuando crezca, quiero ser como tú, tener las ideas tan claras y esa fuerza de voluntad que te hace única. Mi admiración siempre.
    Y por supuesto que te negaré...faltaba más.
    Un abrazo te enorme

    ResponderEliminar
  11. La frase "mantén a tus amigos cerca y a tus enemigos más cerca aún" toma cierto cariz profético en algunas oportunidades... A veces los "amigos" son quienes más daño pueden hacernos...

    Suerte

    J.

    ResponderEliminar
  12. Nunca pensé en volverme mas loco de lo que estoy.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Bueno Malque, yo creo que estás más cuerda que varios de tus comentaristas (me incluyo) sin embargo en algún momento he tenido pensamientos así de alarmistas pero supongo que era porque estaba deprimido. Nunca he tomado un amasalocos, así que supongo que fue solo ese día. Oks oks no diré nada pero recuerda que quien se va sin que lo echen, regresa sin que lo llamen o.o abasho!

    ResponderEliminar
  14. Mujer que no es bipolar (aunque sea un poco) no es mujer. Y hombre que no sea loco (aunque sea un poco) tampoco lo es.
    No es necesario que le digas a tu psiquiatra todo lo que sientes (descubrirlo es parte de su trabajo, así es que… déjala trabajar).
    De mi parte te prometo (si te internan en la casa de la risa) iré a “rescatarte” y si acaso no puedo, me ingreso yo mismo para acompañarte, pero sola no te dejo.
    Y si acaso la señorita hermosa, alta y espigada me está leyendo, decirle de todo corazón, que gustoso me cambio por ti. Y explicarle con todo respeto, que quien no vive la vida con locura, no merece vivir.

    ResponderEliminar
  15. Desde que comencé a leerte me enganché con tu blog, porque nos has dejado varios ensayos sensibles, inteligentes, divertidos.

    Sabes, nos enredamos más de la cuenta sin ninguna necesidad, creo que es la naturaleza humana.

    Muchos abrazos!

    ResponderEliminar
  16. No le temas a la casa de la risa.... La pasarías fenomenal, con quienes te entendería al 100% : ). La prima de César (entiéndase: X) la pasa de maravilla con su batita blanca.
    Abrazos alegres por tu entrada.

    ResponderEliminar
  17. Hola Flor de María. Yo creo que el mundo está cambiado, y a los que parecen cuerdos, entró la locura en ellos. Y a los locos, le salió y quedaron cuerdos..
    Me encanta leerte porque le pones mucho humor. Y eso es buenísimo. Si la mente se pudiera leer, creo que hasta los que parecemos más cuerdos, iríamos con camisa de fuerza.
    Yo hago igual, cuando sueño algo desagradable lo cuento a mi compi para que no se cumpla. Así una vez contado llevamos menos carga y no se enquista.
    Saludos y abrazossssssssssssss

    ResponderEliminar
  18. Dios escribe derecho en renglones torcidos, que dicen por ahí. Malquerida no te apures, que esos sentimientos afloran en quienes tenemos exceso de cordura. Las angustias y las fobias son para quienes las padecen y como ya te han dicho más arriba, déjala a la doňa que trabaje.
    Disfruta de las risas al aire libre, o llévalas a casa, a la tuya.
    La Abadesa

    ResponderEliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  20. jajajaja muy bueno, sin embargo te advierto, que por la mayoría de tu clientela estas hablando de la cuerda en la casa del ahorcado

    ResponderEliminar

De reina a plebeya en tres pases mágicos. Eliminada por sí misma un día que el carácter le comió el entrecejo. Sin amores extraños palpita la vida entre Enrique y con el que la vida premió. No es coleccionar derrotas a punta de rencores se absuelve a sí misma con sus letras por encima.

Egocéntrica, pagada de sí misma escribe cuando la gana se le da miren que en eso de hacer berrinches se dibuja sola. Lenta que no lerda, callada flagela todos los días las ganas de escribir con latigazos de silencios.
Siendo dueña completa de su mente -que no de su cuerpo- regresa comentarios en cuanto el off lo permita.

Ai se lo haigan, Sobre advertencia no hay engaño.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje