Páginas

viernes, 10 de abril de 2015

Memoria extraviada









Si Barry no está conmigo, yo no quiero estar en ningún lado.











15 comentarios:

  1. un post muuuuy enigmático para este pirata. ¿dónde está barry?

    ResponderEliminar
  2. El está en ti
    y tú en el
    no necesitas ir a ningún lado
    xk ya estas

    un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Iremos a traer a Barry de vuelta entonces. Beso.

    ResponderEliminar
  4. Espero que regrese pronto...

    Besos

    ResponderEliminar
  5. lo encontraras a la vuelta de la esquina
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Pero, aunque quieras mucho a Barry, no debes depender de su presencia.
    ¿Has mirado debajo de la cama?...

    ResponderEliminar
  7. Donde esta Barry malque, cuentanoslo todo...

    ResponderEliminar

De reina a plebeya en tres pases mágicos. Eliminada por sí misma un día que el carácter le comió el entrecejo. Sin amores extraños palpita la vida entre Enrique y con el que la vida premió. No es coleccionar derrotas a punta de rencores se absuelve a sí misma con sus letras por encima.

Egocéntrica, pagada de sí misma escribe cuando la gana se le da miren que en eso de hacer berrinches se dibuja sola. Lenta que no lerda, callada flagela todos los días las ganas de escribir con latigazos de silencios.
Siendo dueña completa de su mente -que no de su cuerpo- regresa comentarios en cuanto el off lo permita.

Ai se lo haigan, Sobre advertencia no hay engaño.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje