Páginas

domingo, 8 de junio de 2014

Los perros también duermen

¿Qué se oye en el silencio de esta madrugada lluviosa? Nada. Ni el canto de los grillos ni el gorjear de los pájaros madrugadores que viven en el techo de mi casa. ¿Recuerdas cuando mamá nos bañaba en el patio? Aguzando el oído se oye el sonido casi imperceptible del motor del refrigerador haciendo música con notas bobitas. Ta ta taaa Ta ta taaa, como si estuviera aclarándose la garganta. ¿Recuerdas la cocinita de humo con su fogón cociendo frijoles? Luego nada, no se oye ni mi corazón. ¿Por qué estoy despierta a esta hora y en domingo? Esto es un crimen. Tic tac tic tac el reloj de la sala dice tic tac sin cansarse. ¿Recuerdas nuestros zapatos rotos? Y la señorita que vivía en mi edificio. ¿Recuerdas el día que cumplí quince años y mamá compró pan de dulce para festejar? La señorita Lulú, podían pasar las horas y ella no se cansaba de hablar. ¿Te acuerdas cuando éramos pobres? Respiración. Pasos. Árboles de follaje espeso rodeados de una neblina fría. ¿Te acuerdas cuando íbamos al monte a recoger leña y hongos? Motor de un coche. Nada. Silencio total. En domingo de madrugada los perros también duermen. Horas confusas. No saben si es hora de dormir o de hablar. ¿Recuerdas cuando teníamos que escondernos porque hacíamos enojar a mamá y nos correteaba para darnos nalgadas bien merecidas? Voces alegres, voces aturdidas de tanto insomnio. ¿Recuerdas a la tía Paula cuando nos daba tacos de sopa? Sueño despierta que estoy con mis hermanos, abrazándonos porque hace frío mientras mamá preparaba una olla de café. Hay una gota cayendo en la cubeta de fuera. ¿Te acuerdas cuando te castigaban y tenias que lavar el chiquero donde la abuela tenia los cerdos? Es como si de pronto los ruidos despertaran. ¿Te acuerdas cuando no teníamos dinero para comer? No entiendo a la gente. Acaba de cantar un pajarllo, ha roto el silencio de la madrugada. ¿Qué dirán los pájaros? Este año nos ha llovido mucho, dice el señor de los helados.¿Recuerdas los paseos dominicales al convento? Pasos con tacones en la calle. ¿Será Cinderella Star aún trabajando? Se abre un portón. Ruido de coche saliendo. Tic tac tic tac. Mi corazón late como burro sin mecate. ¿Te acuerdas cuando mamá nos hacia reír? Una madre triste haciendo reír a sus hijitos. Quiero un café.. Tengo que salir de aquí. ¿Recuerdas que te escondías en lo alto de las escaleras a leer? Apenas aclare la mañana, me bañaré y me vestiré y le diré que me quiero ir con él porque esta paz ventajosa me esta matando. ¿Recuerdas cuando me jalabas las trenzas? ? Vámonos pues a la carretera, allá donde aun se escuchan en las noches calladas la voz de una madre triste haciendo reír a sus hijitos. ¿Escuchas?











28 comentarios:

  1. Claro que escucho. Tus escritos tienen sonido hasta en sus silencios. Tic, tac.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Ay Dios... leerte es una aventura que jamás deja indiferente.
    Me haces vibrar, emocionarme, enternecerme, sonreír, de todo.
    Tu insomnio es una bendición para los que te leemos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hay horas en las que parece que el mundo se ha detenido. Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Preferiría que escribieras después de dormir toda la noche a pierna suelta... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. Que feliz tu que cuando no púedes dormir te arrullan los recuerdos.


    Besos

    ResponderEliminar
  6. Demasiados recuerdos para una noche en vela, demasiada vida que rebrota, resurge, parece de nuevo sentirse...
    Besos,
    Inolvidable.

    ResponderEliminar
  7. Los recuerdos de la infancia son buenos para pasar las horas de insomnio, seguro que cuando por fin has dormido, soñaste con los angelitos. Cuando yo era pequeña en Buenos Aires, antes de dormir me deseaban que tenga felices sueños y que sueñe con los angelitos. Tal vez en México tengan esa misma costumbre

    ResponderEliminar
  8. Va de nuevo, jajaja. Me haces tener pesadillas despierta con tus insomnios... era algo así. Casi no conozco el insomnio. Pero tus insomnios son muy fascinantes, con los tuyos me quedo, no quiero explorar esos terrenos.
    Besos de anís.

    ResponderEliminar
  9. Si no te agota, ni te desespera...escucharte e ir imaginando un largo recorrido de tu vida y la de muchos a las que se asemeja. Parece estuviera alla en tu sala sentada oyendo tus recuerdos, asi los siento ahora tu y yo, yo en silencio absoluto para que vayas hilvanando de uno a otro según tu elección.

    Besos muy grandes ♥

    tRamos

    ResponderEliminar
  10. cada sonido producido por algo o por alguien nos remite a miles de recuerdos que nos mantienen vivo. ¡con razón dicen que el ser humano llega a la locura en medio del silencio absoluto!

    besos.

    ResponderEliminar
  11. Nada peor que una noche de insomnio para replantearse (casi) todo en la vida... Sobretodo el por qué de la ausencia de sueño.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  12. Odio desvelarme!! Sobre todo cuando no hay nada bueno que recordar. Pero tu te puedes seguir desvelando. Lo haces muy bien!!! :) Saludos!!!

    ResponderEliminar
  13. Ese abanico de pensamientos, de reflexiones que fluyen arbitrariamente sin orden ni permiso en nuestra mente es lo único bueno de las noches de insomnio y cómo luchan por abrirse camino cuando el estado de sopor al fin se adueña de nosotros tornándolos primero en ilógicos y luego en sueños.

    Saludos

    ResponderEliminar
  14. en el terrible insomnio esta claro que todos los silencios no son buenos, al menos en ellos te encuentras de pequeña...
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Claro que recuerdo... Y es que muchos de esos momentos que describiste, yo los viví también, aunque mis insomnios son pocos y no tienen esas memorias tan añejas en mí, igualmente tengo presentes momentos muy similares a estos, y eso... hace sonreír :)

    ResponderEliminar
  16. por eso en el blog siempre acoto.

    lo soñé o lo escribi.... :)

    ResponderEliminar
  17. pshhhh, calla que también quiero oir
    .
    ah, muy bonito, saludos

    ResponderEliminar
  18. Largas horas de insomnio en compañía de lejanos recuerdos y de tristes nostalgias.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  19. Exelente lo que escribes y como lo escribes...Amiga me quede por aca y te invito a mi nuevo blog.

    http://migraninversionamway.blogspot.com

    Besossss.

    ResponderEliminar
  20. ¡Maldito insomnio que hace que andes escribiendo maravillas en la oscuridad y que nos permite a los mortales de las letras disfrutarlas a pleno sol!
    Besazo

    ResponderEliminar
  21. Ufff! ya tenía bien abandonado tu blog u__u
    Me encanta cómo escribes tus anécdotas insomnes.

    Abrazo (:

    ResponderEliminar
  22. Padecer de insomnio tiene también sus ventajas, ya que gozas de más tiempo para desparramar tu arte. Quizás se viva un poquito peor, pero se vive más tiempo. Quien duerme mucho, la vida es más corta.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  23. Padecer de insomnio también tiene sus ventajas, ya que dispones de más tiempo para desparramar tu arte. Quizás se viva un poquito peor, pero quien duerme mucho, la vida se le hace más corta.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar

De reina a plebeya en tres pases mágicos. Eliminada por sí misma un día que el carácter le comió el entrecejo. Sin amores extraños palpita la vida entre Enrique y con el que la vida premió. No es coleccionar derrotas a punta de rencores se absuelve a sí misma con sus letras por encima.

Egocéntrica, pagada de sí misma escribe cuando la gana se le da miren que en eso de hacer berrinches se dibuja sola. Lenta que no lerda, callada flagela todos los días las ganas de escribir con latigazos de silencios.
Siendo dueña completa de su mente -que no de su cuerpo- regresa comentarios en cuanto el off lo permita.

Ai se lo haigan, Sobre advertencia no hay engaño.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje