Páginas

sábado, 14 de junio de 2014

Espérame porfis





Hace poco me quejaba de La Bella que llega y no me saluda. El caso es que sigue igual y no lo entiendo. No soy abuela de esas que abraza a nadie hasta dejarlo sin respirar ni soy de las que aprietan las mejillas ni llenan de besos a sus amores. Soy más bien fría en menesteres amorosos y todo lo que tenga que ver con ello.

La cosa es que me sigo preguntado el porqué Natalia siempre encuentra cosas más importantes que hacer antes de saludarme como  llenar de besos a Babo Alejandro, rascarle la panza a Tiki o tirarse en el sillón a mirar el techo por largo tiempo. Inmóvil espera a que desaparezca de su vista y seguir su vida infantil.

Digo yo si de todos modos me va a saludar porqué no lo hace pronto y ya. Así no la friego y friego con mi letanía: Natalia salúdame. Muñeca dame mi beso. Bellita ándale y ella: Ahorita abuela. Espérame Chiki. Ya voy abuela, espérame porfis y así los días.

Yo es que no entiendo a los niños.

Espero paciente a que quiera saludarme mientras sueña que vuela por mundos imaginarios. Tal vez sea hora de no tomarle importancia al asunto, de tal manera que cuando la deje de fregar ella me saludará y mi duda existencial quedará resuelta.

Bien por mi y por ella que ha salido tozuda como la abuela que no acepta que nadie le diga qué hacer.






25 comentarios:

  1. Cada niño es un mundo diferente.
    Ella seguro que te adora pero no lo expresa como a ti te gustaría.
    Y si es tozuda cuanto más se lo exijas menos lo hará.
    O sea, que lo mejor sería que no insistieras.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Pero si nada más quiero que me salude como a todos. Te haré caso, Toro Salvaje vale por dos-

    Beso doble.

    ResponderEliminar
  3. "El que a los suyos parece, honra merece". Honra para Natalia, porque es igualita a esa abuela que se queja de que se comporte como lo haría ella. No dudes que te adora, pero no le pidas que te lo demuestre con demasiadas zalamerías. Sois tal para cual.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. tú misma tienes la respuesta... "cuando la deje de fregar..."

    seguro encontró otro "juego" en eso de que vos insistas y ella se resista... jaja

    un abrazo,


    ResponderEliminar
  5. jajajaja Con los niños la astucia vale para mucho, por ejemplo si cuando llega le enseñas un dulce un juguete, una tontería cualquiera y se la das después de que te salude, siempre estará deseando hacerlo, es como con los cachorrillos de perro jajaja
    Como abuelo te digo que esas pendejadas de mantener la dignidad y el orgullo con los niños no valen de nada porque ellos están en otro mundo de valores, hay que ganárselos, hay que ser astutos y estudiar sus debilidades y harás con ella lo que te de la gana.
    USA EL INGENIO,, lee sobre el tema, seguro que te aconsejarán mejor que yo, pero yo me los gano de mil formas diferentes, con historias, contándoles batallitas que le encantan, en fin cada uno de ellos tiene su punto débil, a por el y a disfrutarles, aunque sea comprándolos!!! jajajaja
    ¡Abajo lo prejuicios!
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. Yo le diría que cada vez que entra a tu casa sorteas besos y a la bella le toca el número ganador.
    También puedes chocar los cinco o alguna forma que juntas inventen para decirte hola o chau! Y así de esa forma lúdica lograras que sea mas cariñosa,
    Suerte!

    ResponderEliminar
  7. Hace bien en no hacer lo que le mandan siempre, aunque creo que lo hace un poco porque sabe que te fastidia. A lo mejor si no le pides beso, viene sola a dártelo. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Los niños son así de imprevisibles (yo, de pequeña, me limpiaba la cara cuando me besaban mucho, jaja).

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Ese es el auténtico estigma de malquerida, yo creo. El de haber sido madre, abuela... con toda la generosidad del mundo y luego nunca recibir un gesto a la altura. Pero no te engañes, linda. Si no lo recibes, es porque no lo hay :) No eres un animalito que acariciar, eres la jefa de la tribu. Como tal te ama La Bella. Y también yo.

    ResponderEliminar
  10. la bella! jajajjajaja así que es así, bueno... con el tiempo tal vez cambie, o tal vez no... de todas maneras eso no significa que te ame! :D Besote!!!

    ResponderEliminar
  11. Es una niña, y está bien que no tenga formalidades en la cabeza aún, eso hace aburridas las cosas, mejor disfruta de esa alegría y esa viveza que tiene, el amor que siente por ti está y estará por siempre, su infancia no durará mucho.

    ResponderEliminar
  12. Sois bastante parecidas, estoy segura que te quiere muchísimo.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. La tozudez, en algunas ocasiones, es una buena ayuda para superarse.

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  14. Solo y únicamente déjala ser, seguro que cuando menos lo pienses volara a tus brazos cuando ya no la friegues .... el mejor remedio :abuela no me hace caso .... yo buscara llamar tu atención así somos algunos no? besos

    ResponderEliminar
  15. personlaidad rebelde, como ser a de adolescente uhmmm

    ResponderEliminar
  16. Uy Malquerida, ya iimagino que en efecto no debe ser nada bonito ello pero bueno, en efecto debe ser una de esas etapas infantiles y a tomarlo con filosofía, fuerza fuerza.
    Te envio apapachos Malque, confio en que hayas apapachado a Barry el día de hoy ;-)

    ResponderEliminar
  17. en los niños el comportamiento cambia en cuestión a veces de días. lo que hoy les parece, dentro de una semana ya no, así es con todo. sólo tienes que tener paciencia, que cuando llegue el día en que te salude espontáneamente con besos y abrazos será una grata sorpresa para ti.

    besos

    ResponderEliminar
  18. A veces sentimos feo cuando las personas que amamos no reaccionan como quisiéramos, pero tampoco hay que darle demasiadas vueltas al asunto. No le digas que se acerque y te salude, ve tú a donde está ella, cárgala y plántale un besote. Quizás ahorita no lo aprecie al 100%, pero cuando crezca y tú ya no estés en este mundo, seguro vivirás en su corazón.

    ResponderEliminar
  19. Ellos tienen sus tiempos, y son tan diferentes de los nuestros... Pero están con nosotros... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. La bella esta preciosa y muy grande ehh.
    Quizás por que le das tanta importancia, no lo hace....
    Yo lo hacia con mi padre...
    A los niñossiempre siempre hay que darles tiempo.
    Besossss muchosss de muchossss

    ResponderEliminar
  21. Ah sabes que? este sábado pasado, actuaba aquí en mi tierra Sevilla, nuestro Bunbury, pero suspendieron cuatro conciertos pq el guitarrista se puso mal...yo que tenia la ilusión de hacerme una foto y mandártela joooo.
    Bueno otra vez será.
    Mas besos

    ResponderEliminar
  22. Usa la sicologia: cuando llegue has como si no existiera, ni la mires ni le hables, a ella le extrañara esa actitud y correra a tu lado.

    Besos

    ResponderEliminar
  23. La bellita tiene a quién haber salido! Es una hermosa y tan inteligente!!!!
    Quiero nietas así!

    ResponderEliminar
  24. Es una lepa hermosa... ha salido a ti.
    Muchos besos, para ella. Tú espera, jajaja.

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje