Páginas

sábado, 2 de noviembre de 2013

¡Hola güey!

Una cosa que he cambiado desde que cuido a Natalia, es mi vocabulario. Digo muchas groserías cuando no está pero todo cambia en su presencia.
Quiero que sea toda una princesa muy bien portada. De buenos modales y vocabulario apropiado.

Eso es lo que quiero, pero...

Pedirle a su abuelo que no diga majaderías está cabrón digo, está en chino. Le recrimino cuando una palabrota sale de su boca y está la niña presente.

Cuando viene Laura que es más o menos una copia fiel de su padre, le llamo la atención conminándole a ser parca en su hablar si es que no puede evitar las malas palabras. (Ya he mencionado antes las razones por las cuales Kiku es malhablada).

El papá de La Bella también dice groserías pero cuida cuida no hacerlo frente a su hija sino se le arma con la mamá de Natalia. Ella es muy decente. ¡Caray que aguante no poder soltar palabrotas!

La Bella es una esponja.

Ya aprendió a decir ¨Güey¨ palabra cotidiana para muchos mexicanos que de tanto decirla ya no la consideran grosería.

Cuando yo era pequeña y en casa decía una mala palabra la mano de mi padre se estampaba en mi boca. Qué se le va a hacer, soy modelo antiguo educada con métodos arcaicos. 
Eso ha pasado a la historia, ahora se educa con palabras y acciones. Hay que darles buenos ejemplos en casa a los niños para hacerlos buenas personas. Correctas y educadas.

Natalia dice: -Hola güey. Adiós güey. Toma güey y así hasta la eternidad.

Tenemos que aguantarnos la risa al escucharla para que no la diga más, pero cómo hacerlo si lo oye en todas partes.

Eso si, ya está entendiendo cuando con su dedito nos dice ¨No güey! para decir que no se dice ¨Güey¨.

Nos estamos educando de nuevo, mta madre pa mis pulgas y las de Barry y las de Kiku y las de Bruno.

Sea por dios, si tengo que dejar de ser malhablada pues lo hago aunque me cueste un huevo y la mitad del otro.










29 comentarios:

  1. Jajajjajaa, diles que o hablan correctamente delante de ella o les lavarás la boca con jabón y lejía, jajajjajaja.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, qué le vamos a hacer, Malque, las costumbres adquiridas en el habla por la población son las más difíciles de desechar, no te preocupes, llegará el día que la niña comprenda su significado y con la ayuda educativa de su familia no lo vuelva a decir...¡¡¡pero... seguro que ya habrá cogido otras!!!

    Por cierto, ¿cuál es su significado? Lo he oído siempre pero no pensé que era palabrota.

    Besos apretaos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He hecho una ardua investigación y no se que quiere decir, solamente se que no se debe decir jaja.


      Beso

      Eliminar
  3. Monkey see, monkey do...

    Otra razon mas para loar a los valientes padres que se emplean ahora en educar y gestionar otra vida.

    Es una buena oportunidad para aprender de uno mismo sabiendo que, seran ellos -los padres-, el gran referente y, por tanto, el mayor exponente del comportamiento de la otra vida inocente.
    La vida es una rueda. Y, que se sepa, inevitablemente, seguira a la pezuña de buey... por eso, la princesita de la casa, seguira el curso de la corriente popular. ¿Güey? Pos Güey! Recuerda que vivira relacionandose, no aislada. Asi que,... Desea que no cambien mucho las modas. Aqui, ahora, la moda es llamarse "tio" o "macho"... ¡Entre chicas! Jajaja... :D

    En fin; o tempora, o mores, decian los latinos y, ¿sabes que te digo? que para alcanzar la ultima parte del latinajo siempre hay tiempo, güey. ¿O no?

    Bss ... MUAS!

    ResponderEliminar
  4. Yo pensaba era un adjetivo cariñoso, jaja
    He mirado la definición en internet, y te aseguro amiga que por aquí las decimos más graves.
    De todas formas haces bien en corregir a la Bella.
    Besos, buen finde

    ResponderEliminar
  5. Si, a mi me educaron como a ti, cuantas veces me han dicho "te voy a lavar la boca con jabón" y una vez lo hicieron los muy canallas, a un niño tan precioso no se le hace eso, se le puede rebotar el cerebro, y se me rebotó, ahora soy el tipo mas grosero que ha parido madre...
    Por cierto,no sabia Que güey era grosería, yo no lo decía pero ya mismo lo incorporo a mi vocabulario hablado, porque escribirlo es incomodo con las diéresis :))
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. Me encanta tu entrada!
    Jajajaja! yo soy muy malhablada. Cuando empecé a educar, traté de no decir lo que no quería que mi hija dijera. Hasta que mejor convenimos que en privado solamente, Jajaja. Cuando las digo en público, ahora le digo... Yo ya tengo edad para decir lo que quiera! Jajaja.
    Besos, bienque!

    ResponderEliminar
  7. Chale, la palabra Guey ya la dicen hasta por la tele abierta, una vez escuche a Chabelo decirla y toda la inocencia de mi infancia que aun conservaba, se derrumbo en pedazos, snif, y esque como chingaos Chabelo, si el mismo Chabelo que derroto a los mostros junto a Pepito hiba a decir Guey, snif, son mamadas....

    ResponderEliminar
  8. jaja como me gusta saber sobre La Bella, si que son como esponjitas, :) :) :) , pero "guey" es común por allá, verdad? sera toda un dama con tus cuidados Malque, no lo dudo, mientras disfruta todo lo que puedes de ella :) abrázala y quiérela mucho de mi parte :) mira que crecen a la velocidad de la luz. Enorme abrazo para las dos, TQM :)

    ResponderEliminar
  9. Jajaja, pues aunque cueste tiene que ser así, los niños absorben todo, muy cierto lo veo también con mi Amy.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. MaLque, es que es que las chamaconas como tu, sois muy mal habladas, por aquí cuando un niño dice una palabrota le corregimos enseguida diciéndole... joder niño habla bien de una puñetera vez, que no cuesta un huevo y queda cojonudamente, ostias, jejejeje.

    No sabia yo que Guey fuera una palabrota, explícale a este gachupín su significado.

    Mil, besos.

    ResponderEliminar
  11. me encanto que Natalia es una esponja y es cierto los niños aprenden e imitan
    Mi papa jamas dijo una mala palabra, mi mama si, obvio segui el ejemplo materno, jjajaj
    abrazo

    ResponderEliminar
  12. ¡vaya tortura léxica! pero nada es suficiente para proteger a la bella de tal lenguaje coprolálico aunque a las finales llegue a ser una guerra perdida.

    besos.

    ResponderEliminar
  13. Es una guerra perdida, todos al final si no queremos estar aislados incorporamos ese lenguaje, al final de tanto uso, pierde su significado original. Y también depende de la entonación que se le quiera dar.

    Eso sí, nunca es contraproducente educar a los niños, porque son como esponjas que lo absorben todo...

    Un besote.

    ResponderEliminar
  14. que onda wey!!! bueno ya es algo como muy normal entre nuestros chicos y se nos pega, o se les pega... esto de hablar con propiedad no se nos da mucho por aqui de veracruz asi que te entiendo perfecto, es una lucha al educar a los hijos y nietos... pero buenooo hacemos el intento


    saludos malquerida, gracias por tu visita y comentario es un placer recibirlos

    ResponderEliminar
  15. Había tres emperadores aztecas (Toluca, Tenochtitlán y Texcoco), pero al mero mero se le decía 'Huey', asi que de insulto nada.
    Se me puede corregir o especificar, mas no tiene perdón decir 'güey' o 'buey'. Imagina si ves escrito 'Guajaca'!

    ResponderEliminar
  16. Los modismos y expresiones llegan para quedarse, o para volver a marchar dejando paso a nuevas incursiones en la forma de relacionarse entre iguales.
    Y entre diferentes.
    Me gustó que un reflejo de la vida, el lenguaje coloquial, se cuele por los blogs de escritores que viven la realidad. Órale Güey. ;-)

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  17. No es tan difícil educar a los hijos en casa, el problema es cuando salen a la calle. un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hola majísima Malque.
    Te cuento un secreto, jejeje, aquí, cuando se decían groserías ya estaban amenazándote, e incluso haciéndolo. Me refiero al hecho de restregar los labios con guindilla, ahí es nada.
    Si es que somos muy brutotes, ándeleeeeeeeee manitaaa.

    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  19. Pero Malque, las malas palabras no existen. Las pobres palabritas no son malas. Mala es la gente que las dice. Y fijate que generalmente se consideran malas las palabras que se refieren a lo sexual (ahi tenes la mano de los curas metida en el lenguaje) y tambien las palabras inventadas en el pueblo, las mas populares las que se inventan en las carceles, entonces los poderosos las consideran vulgares. Fijate que antes el lenguaje culto era el latin y el lenguaje en romance era el del pueblo y se consideraba eso, vulgar, por vulgo. Así que tranquila. El lenguaje apropiado es el que nos sirve para comunicar cosas y a veces, en una frenada de transito, o en una situacion de injusticia qué mejor que aplicar una palabrota.

    ResponderEliminar
  20. Esa niña dirá siempre lo que le parezca que va a dar por el saco a sus mayores. Tenéis que ir asumiendo que es rebelde como la abuela. Cada día que hablas de ella me la recuerda más.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Jajajaa, dentro de unos meses seré abuela... qué ganas!

    ResponderEliminar
  22. oopS! POS QUE CHINGADOS LE VAMOS A HACER, GÜEY!!! solo ESPERAR QUE APRENDA DONDE USARLAS. JE!!

    ResponderEliminar
  23. Que buena a veces es complicado moderarse con ciertas palabritas pero ante los niños es bueno morderse la lengua y tragarnos el ají. Jajaja

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  24. Jajajaja a veces cuesta pero es necesario!
    Besosssss!

    ResponderEliminar
  25. Ja! Aunque nos cueste los huevos, a purificar esa boquita! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Ahhhhh esa abuela que está dispuesta a renunciar a sus queridas malas palabras, esas que la hacen sentir rebeldemente joven y segura.....
    Lo que hace un niet@ ¡Santo Dios! :P
    Besazo

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje