Páginas

martes, 19 de noviembre de 2013

Esa mi suerte de tener amigos que me entretienen y procuran no me pierda en los linderos de la locura ¡Ay!

Me despierto leyendo como entre brumas las palabras de soslayo que guardo para mi. Después hablo con Él que me dice que todo está bien, que nadie es inmortal y hay que morirse entonces. El Joven Cuervo habla de un nombre que no quiere olvidar y así.
Divaga mi mente escuchando cantar por primera vez a Xavi después de tantos años de conocerlo.

El silencio se hace a mi alrededor. No se oyen los chihuahuas ni Calixto ni Natalia.
Natalia,
¿Dije Natalia?

¡Ahhhhhhhhhhh!
¡Mis pastillas!





Sentada al pie de las escaleras, no me doy cuenta que detrás mío La Bella está jugando con la tierra de las macetas y se la ha echado encima del vestido blanco que acababa de ponerle.

¡Me desmayo!
¡Mis sales!

La inspiración se ha ido revuelta con la tierra de La Cuna de Moisés, otra vez será cuando me siente a escribir sobre temas elevados por hoy debo limpiar las escaleras ¡Ay!
¡Auxilio!













23 comentarios:

  1. Please, no nos dejes con las ganas de los temas elevados Malque, que no.

    ResponderEliminar
  2. Un beso. Linda entrada. Bello corazón el tuyo.

    ResponderEliminar
  3. La Bella está muy entretenida, ni imagina que puedas tomarte a mal lo de la tierra. Da trabajo, si, pero seguro que muchas satisfacciones.
    Besos para las dos

    ResponderEliminar
  4. Los temas elevados se parecen mucho a los temas de las plantas de las macetas, siempre lo llenan todo de tierra, por más que apunten hacia el cielo :)

    Un abrazo...

    ResponderEliminar
  5. De vez en cuando hay que pisar tierra.

    ResponderEliminar
  6. jajajaja Pues a mi me encantan estos temas de la abuela cuidadora... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  7. jajajajaja La bella es una terrible!!!
    Qué hermosaaaa! Ahora, a limpiar!

    ResponderEliminar
  8. ¡jajaja La foto es una preciosidad! Y sí, mientras nosotras escribimos de cosas complicadas ellos, los niños se entretienen con cosas excelsas :P
    Besazo

    ResponderEliminar
  9. Los peques y sus vagancias.

    Jujuju, ya imagino tu carita.

    ResponderEliminar
  10. La niña y la posteridad recordarán con más cariño esa imagen llena de tierra que su vestido inmaculado. Ya veo que has dejado las pastillas, has cogido la máquina y has eternizado la imagen. Así me gusta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. creo que vas a tener que limpiar, cambiarle el atuendo a la bella, lavar y colgar su vestido. ¡vaya día!

    besos.

    ResponderEliminar
  12. Mira que concentrada está con sus experimentos....
    Jajajjajajjaa

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. tranquila... jaja... está probando qué tal queda el negro sobre el blanco!!!

    que la disfrutes, seguro mucho más que a los propios hijos! besos para las dos,

    ResponderEliminar
  14. jajaja, monísima. Y tú corriendo a limpiar. Me parto!

    ResponderEliminar
  15. jajajaj menuda imagen captada, perdurará por tiempo en ti, en los padres, en ella y tus futuros biznietos...
    Un besote preciosa.

    ResponderEliminar
  16. Ay! Malque que lindo es estar a tu lado, leyendo estas historias tan particulares que muy bien cuentas. Y. . .los niños, los nietos. . .por qué tendremos la manía de vestirlos de blanco. . .Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  17. Jajaja! eres increíble y esa Natalia está absorbiendo todo lo que le enseñas con una velocidad, que ¡espérate! Tienes un ángel demasiado traviesina.
    Fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  18. Pero la Cuna deMoisés quedó intacta...¿verdad?

    ResponderEliminar
  19. Aww :3
    La nena!
    definitivamente... quiero un sobrinito =D

    Abrazote hasta donde estas Malque!

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje