Páginas

martes, 26 de noviembre de 2013

Los zopilotes rondan el cielo

Como les iba diciendo, si la última voluntad de una persona es lo último que va a pedir antes de abandonar este perro mundo, ¿Por qué entonces no querrían cumplirla porque para los demás es un tanto absurda?

Los que me aman dicen que eso no es posible porque hay gente -tampoco mucha- que quisiera estar ahí. ¿Y dejar que me vean con que cara morí?
¡Nuncamente! como dirían en mi rancho.
¿Acompañarme?
Ya estaré muerta y no sabré si estuvieron o no.

Dejando de lado el porqué hablo de la muerte esta vez -ya saben uno y su sordidez- diré que estuve reflexionando y sigo en mi idea de que cuando cuelgue los tenis o me lleve Pifas o como decimos ya me llevó patas de cabra o sea me muera quiero que se le avise a nadie de mi partida.

Nací sola y así quiero morir. No quiero lágrimas porque ya tuve bastantes. Tampoco quiero que se desmayen ni que me digan que fui una santa porque nadie se los cree. No quiero flores -bueno si, quiero alhelìes y azahares y nardos- pero los llevará Laura y Bruno así que de eso ni me preocupo. (En realidad no me preocupa porque no me daré cuenta de nada).
¿Por qué es absurdo querer que nadie esté en el último suspiro?

Mi última voluntad es que se cumpla mi última voluntad.

No quiero que la familia vaya. Nunca hemos sido muy cercanos así que los descarto. Los amigos tampoco porque están tan lejos que siendo realistas no vendrán, además viajar para asistir a un funeral no me parece cool y menos al mío.
Además cuando muera quiero que de inmediato me cremen. Para qué gastar en café, pan y rezos de gente autómata que estarán ahí por obligación y que oran mientras piensan otra cosa.
Son pocos muy pocos los que realmente quisieran estar conmigo en ese momento pero seré egoísta y me quedaré con ese instante amarrado a mis pestañas de burro.
ç
Pediré que me echen al pie de un árbol para que crezca frondoso, daré vida después de la muerte y puede que en una de esas crezcan flores de María, ¡Qué chido!

Y toda esta reflexión salió porque Ale murió el fin de semana y yo externé el deseo de morir sola. 

Dejen me voy a dormir pero antes pensaré si eso es realmente lo que quiero, capaz que al rato pido que venga hasta el último ser humano que conocí y eso señores está cabròn -con el debido respeto- lograrlo.
Hasta este momento eso es lo que quiero.

Cuando me vaya nadie se dará cuenta ni siquiera yo sabré que he dejado de existir.













26 comentarios:

  1. Yo escribí una entrada más o menos parecida.

    No quiero ser sepultado, quiero ser incinerado y que mis cenizas sean arrojadas al océano... pero la verdad cuando muera dejare de existir y no sabré nada de mi cuerpo ni de mi alma

    Igual me va a dar lo mismo que me incineren o que me arrojen a la basura

    Una cosa sí sé... por nada del mundo me sepulten

    ResponderEliminar
  2. Yo no quiero que me entierren porque le temo espantosamente horrible a los gusanos y pienso que si me entierran sentiré sus mordidas en mi piel, brrrrr.

    ResponderEliminar
  3. Vayan o se queden, lo que sí es seguro que todos dirán: "Genio y figura hasta la sepultura".
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Las últimas voluntades son muy importantes y tienes que estar segura de que las cumplen.
    Mira, yo también lo he dejado claro:
    http://www.dolega.es/la-sepultura/

    Besazo

    ResponderEliminar
  5. sé que no te gusta la idea... pero me gusta cómo lo pensó Mario Benedetti:

    cuando me entierren
    por favor no se olviden
    de mi bolígrafo

    te mando un beso grande!

    ResponderEliminar
  6. A mí me pasa más o menos igual. Quiero que me incineren y a otra cosa, mariposa, que lo último que quiero es que la gente me despida entre lágrimas... Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. ¿Sabes lo que yo he pedido y espero que se llegue hasta la última consecuencia? (porqué si existe un más allá y no cumplen lo que he pedido, vendré y estaré dando por saco hasta que me canse)

    Que me incineren, y mis cenizas mezcladas con la caja pino la tiren al wáter y tiren de la cadena.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  8. ammmmmmm se me borro todo mi comment... pero iba algo así: Porque pedirle algo tal vez imposible a alguien, puede tornar su existencia PESADA por no poder haber cumplido algo que alguien que ya no esta aqui... quería! que derecho tenemos? ya no estaremos aquí... yo lo unico que pediría es que Ed se castre! (OkNo jajaja solo bromeo!)... quisiera que el y mi princesa y los que me quieren VIVAN! rian, lloren, pero que VIVAN! que hagan las cosas que quieren!!! y que de año en cuando me recuerden, tal y como soy... que tal vez me saquen a la charla cuando esten hablando de personas ODIOSAS... o ingeniosamente malas!!! porque al fin y a cabo, los que intenten recordarme como una santa simplemente no estaran acordandose de mi! ... Beso Malque! (si me pagan el pasaje yo voy al tuyo! ;) a reír!!!! que aun no sabes cuando te irás! mejor si es de sorpresa, así no esperas el momento!)

    ResponderEliminar
  9. Ha una cosa en la que pensamos igual, yo tengo dicho que me incineren y me pongan al pie de un árbol, porque adoro los árboles.

    Pienso que lo que se hace por las personas, se hace en vida, una vez muertas ya no se puede hacer nada. Y también es verdad que la mayoría de la gente que asiste a los funerales, va de puro compromiso. o sea que lo que pides no es nada raro.

    Toda la compañía, el cariño, etc, que te lo den mientras vivas...

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  10. Yo cuando me muera que hagan conmigo lo que quieran, Total...

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Yo prefiero donar todos mis órganos si es que de algo sirven,
    pero de que mis órganos salen probados salen probados
    y con alta carga de trabajo.

    ResponderEliminar
  12. :) Yo también he pensado alguna vez en eso, y es verdad, hay cosas que no me gustaría que hicieran con lo que de mí quedara, por ahí apuntado lo tengo y me gustaría mucho que se respetara.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Ohhhhh pero que dices!! tu no morirás, te dormirás y al despertar seguirás aquí sin cuerpo pero entre los tuyos. Besos, querida amiga, el espíritu es inmortal y tu tienes espíritu de los gordos jajajjaja.

    ResponderEliminar
  14. A mi me gustaría que donaran mis órganos, los restos los incineren y se entierren al pie de un árbol. Tampoco quiero rituales funerarios... Me gustaría que se respetara esa decisión mía, pero a veces pienso que no se logrará eso y harán conmigo lo que les de la gana, entonces me da miedo...

    Auf wiedersehen!

    ResponderEliminar
  15. Siempre he pensado que la mejor forma de morir es mientras dormimos. No sufrimos ni hacemos sufrir. Así de golpe JUASH! No hay nada!
    Pero para eso nos falta aún mi Malque...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  16. Yo si tengo una lista de cosas que quiero que hagan para cuando yo me vaya a la lejana casa de Hades... pero es tan difícil hablar de estas cosas con quienes dicen ser mi familia, que creo que le entregaré esa lista a alguien más (hace tiempo hablé de esto con una amiga blogger pero con eso de que ya ni hablamos, creo que se la entregaré a otra persona -si es que acepta-)

    Aun así, también creo que después de morir no importará tanto si pedí esto o aquello, solo los que sigan vivos sabrán si se hizo así o no, y yo tal vez nunca llegue a saberlo. Eso si, cuando yo me vaya, el mago se quedará aquí, yendo de un lugar a otro por un buen tiempo... y tal vez algún día, alguien lo reciba como yo lo hice, estando aquí :D

    Peace&Love, Malque, peace and love :)

    ResponderEliminar
  17. Ay Flor de María, cuánto te entiendo, porque eso es lo que yo quiero para mí. Es un momento muy privado y absolutamente personal. Espero que nos falte mucho, porque todavía tenemos pendiente reírnos de un montón de cosas buenas juntas!!!
    Abrazos sin zopilotes, lepa!

    ResponderEliminar
  18. Yo deseo que vivas al menos cien años mas y que yo vea como esparcen las cenizas jejeje
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  19. El problema con la última voluntad es que ya no estaremos ahí para asegurarnos de que se cumpla...

    Suerte!

    J.

    ResponderEliminar
  20. Lo del árbol yo también lo tenía pensando pero luego pensé que mejor que no quede nada de nada de mi paso por el mundo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Malque, es que no somos nada, siempre he tenido curiosidad por lo que encontrare despues de la muerte (pero no por lo que vayan hacer con mis restos) ... EL ULTIMO AMEN Y EL PRIMER ALELUYA :)

    ResponderEliminar
  22. Hay que vivir de tal manera que cuando llegue el momento de partir sea un momento de tranquilidad y acompañamiento, y mientras los que quedan lloran un poquito, uno debe irse festejando y agradecido por lo que le tocó vivir.

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  23. lo bueno de los funerales son los velorios donde acompañados con una taza de café se cuentan chistes de lo más rojos. uno hasta se olvida del difunto.

    besos.

    ResponderEliminar
  24. Y también pediré ser cremado porque me repugna la idea de ser abandonado en una fosa fría...pero sí querré un velorio-banquete en mi honor tipo vikingo o griego con juegos de azar y mucho alcohol.

    ResponderEliminar
  25. los buitres estan volando bajo y nos quieren atrapar

    pero no los vamos a dejar

    ResponderEliminar
  26. Hace poco asisti a un entierro de una persona no cercana, mas sin embargo ayude en los preparativos y asi. Y siendo sinceros, los funerales y los entierros siempre me han parecido un show absurdo. No niego que habra a quien la muerte de la persona haya dolido, que regularmente es su familia mas cerca, el resto "los que acompañan", nunca comparten eso dolor y por el contrario miran el llanto y el dolor con morbo, como si vieras un show en la TV. Por eso aprecio tanto la soledad, ojala mi muerte no se vuelva un show absurdo.
    Abrazo malque.

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje