Páginas

sábado, 23 de noviembre de 2013

¡Viva Mariana!

Mariana cuenta uno,
Mariana cuenta uno, es uno es... 
Ana ¡Viva Mariana! ¡Viva Mariana! 

Mariana cuenta dos, 
Mariana cuenta dos, es uno es dos, es... 
Ana ¡Viva Mariana! ¡Viva Mariana! 

Mariana cuenta tres, 
Mariana cuenta tres, es uno es dos es tres, es... 
Ana ¡Viva Mariana!  
¡Viva Mariana!...

Y así la canción de Mariana sigue hasta llegar al diez y yo estoy a tres de volverme loca porque no se me quita de la cabeza. 
Intenté olvidaría con otra melodía pero resulto peor: 

Palomita blanca ¿Que estas haciendo? 
Lavando ropa para el casamiento, 
voy a bañarme, 
voy a cambiarme
y a la ventana enamorarme. 

Pasó un joven de traje blanco, 
sombrero al lado mi enamorado,
lo invité a entrar 
y a sentarse, 
¿Escupió en el suelo? 
¡Limpia eso cochinón y ten más educación!
¡Limpia eso cochinón y ten más educación!

Las canciones infantiles me las estoy aprendiendo cabronamente -con perdón-. Se me quedan en la cabeza y cuando despierto las estoy cantando.
Eso creo es infinitamente mejor que andar pensando en vender mi alma al diablo.

Mariana cuenta cuatro,
Mariana cuenta cuatro, es uno es dos es tres es cuatro, es...
Ana ¡Viva Mariana! 
¡Viva Mariana!

¡Ay!

Eso de pensar en vender mi alma a Lucy me tiene mareada. Igual no existe pero los miedos sembrados en mi niñez han germinado.
Prefiero seguir cantando con mi alma limpia, no quiero que los temores agobien más mi espíritu infantil porque con todo y ser como soy, tengo alma de niña.







20 comentarios:

  1. jajajajajja En cuanto hay niños pequeños alrededor acaba uno con las canciones metidas en el cerebro jajajajja
    Besazo abuela hermosa

    ResponderEliminar
  2. Y sigue con la inocencia del alma de niña... creo que es lo mejor para alcanzar un poco más de felicidad.
    Sólo pasaba a saludarte y a darte las gracias por tus visitas. Mi larga ausencia ha sido por una crisis bloggera. Hay momentos que no sabes ni qué poner... y dejé de lado el mundo blogger. A todos vosotr@/s os guardé en mi corazón y hoy que tengo más tiempo... me complace visitaros de nuevo y entrar en vuestras casas otra vez. Parece que voy calentando motores... Besos.

    ResponderEliminar
  3. Cuando veas a Natalia pitorrearse con naturalidad de todas esas supersticiones que nos inculcaron cuando éramos niños, te darás cuenta de que tú también puedes aprender de ella.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que a todos no pasa alguna vez, incluso con las canciones ya, supuestamente, olvidadas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. En esas epocas yo andaba por los montes y por lo tanto no tengo esa experiencia que me parece maravillosa.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. No conocía esas canciones, parecen pegadizas.
    Ni se te ocurra eso del alma...
    Besos, buen finde amiga

    ResponderEliminar
  7. ESo es lo hermoso tuyo, que tienes alma de niño, y por eso la espontaneidad de tus textos, transidos de una poética natural y llana. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  8. jejeje, definitivamente pasar momentos con los niños es estupendo, aunque las canciones me vuelvan loco. Un abrazo Malque

    ResponderEliminar
  9. tus miedos son naturales y el cantar simpáticas canciones infantiles -que desconocía- es una bonita manera de relajarse, aunque -paradójicamente- alteren un poco los nervios.

    besos.

    ResponderEliminar
  10. jajaja las canciones infantiles son asi, enloquecen, pero bueno, son asi
    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. No te preocupes, ese negocio quebró hace mucho tiempo, tu alma está a salvo... :))
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  12. Tienes una alma de niña extraordinaria, manita! Por eso es que tienes tantísimo encanto. Tú sigue cantándolas, despierta o dormida. Airve de que me las aprendo, que esas no las sé, jaaja!
    Mucho cariño con un abrazote!

    ResponderEliminar
  13. jijijiji- Eres mundial mi niña ¡¡¡¡ Miles de besinos de esta amiga que te desea feliz tarde de domingo con inmenso cariño.

    ResponderEliminar
  14. Canta a Lucy esas canciones y verás como por más que quieras venderle el alma, a ella le espantas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Pues es un post muy bonito, Malque, te entiendo estupendamente, he trabajado mucho con niños de corta edad y les cantaba cosillas para q ue se entretuvieran y después no había manera de sacarlas de mi cabeza, la de "Susanita...." me ha dado muchos quebraderos.

    Besos apretaos

    ResponderEliminar
  16. si vendes tu alma que el precio lo valga...

    ResponderEliminar
  17. Quisiera conocer el tono decesa cancion de Viva Marianaaaaa!

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje