Páginas

lunes, 16 de septiembre de 2013

Fuegos de artificio

El olor a pólvora se cuela por todas las rendijas. Hace el aire irrespirable. El tronido de los cuetes es ensordecedor. Los fuegos artificiales rompen la negrura de la noche. Benito Tiki asustado se mete entre el refrigerador y el fregadero, se esconde, le teme a los cuetes. Babo Alejandro mira inquieto desde el sillón el cielo iluminado. No tiene miedo, tiene sueño pero el ruido no lo deja dormir. El aire se vuelve espeso. Me tapo la nariz con el cojín pero no logro que el olor aminore. Calixto el gato ha huido a refugiarse a un lugar que mis ojos no pueden ver. Siguen las luces en el cielo y el tronar interminable. Hay tertulia fuera de mi casa. La música a todo volumen impide conciliar el sueño. Los cristales se cimbran al son de las notas musicales. Me asomo a la calle, pareciera que hay neblina pero es el humo de los fuegos de artificio quemados para celebrar la independencia. Los comercios estan abiertos pese a la hora. Risas de una mujer las mas que se oyen. Los niños andan fuera. Soy un ser antisocial. Huele mucho a pólvora, ¿Asi olerá la guerra? Quiero dormir.

24 comentarios:

  1. Sin dudas, debe haber algo de espíritu guerrero en estos festejos por la patria. Gritos, cohetes, música... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. MaLquE, aquí en el pueblo donde vivo yo, también hay "fiesta" celebran a no se que virgen, hay tantas, te comprendo, el ruido, el bullicio, las aglomeraciones son insoportables, tengamos paciencia acabara pronto.

    ResponderEliminar
  3. Aquí nosotros estamos prontos a celebrar nuestras fiestas patrias también. Pero sin fuegos, los fuegos artificiales son acá cosa de Año Nuevo en el Mar, donde la costa se ilumina de punta a punta, con el olor y el humo tan lejos que sólo admiramos la magia del color en el cielo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Paciencia, MALQUE, piensa en cambio en cuánta gente hay disfrutando.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Yo también soy antisocial.

    Donde hay gente nunca me encontrarás.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Te entiendo... yo también soy así en Julio por aquí... Aunque odio también esas celebraciones estrepitosas en Navidad y Año Nuevo, sufre mi perrito :(

    Calma, ya pasa...

    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Por lo menos en tu casa olía a celebración, porque el zócalo olía a algo peor. Viste el abucheo popular hacia el monito de pastel de bodas y su familia, que les desencajó las caras,¡Viva México HdsChM! Ni la señora pudo disimularla, fue lo malo de contratar para el puesto de primera dama a una pésima actriz, jajaja! Espero que te hayan dejado dormir.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  8. :/ tampoco me gusta mucho el rtuido... el otro día celebraban por mi barrio el aniversario de una virgen... y justo Ariadne se enfermo, la llevamos al hospital y a 2 cuadras el ruido era insoportable :/

    ResponderEliminar
  9. Ahí fuera los mexicanos celebran su independencia de los españoles y aquí dentro los españoles celebramos nuestra dependencia de la mexicana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Yo soy antisocial, pero sólo me sociabilizo con antisociales jajajaj, en mi pueblo toda la fiesta es con cohetes y el olor a pólvora es olor a fiesta....soy de VALENCIA. Salud, querida amiga.

    ResponderEliminar
  11. Valencia de España...o sea fallas, música y pólvora, y horchata de chufas jajajaj. Saluditos.

    ResponderEliminar
  12. Ah y paella jajajaj parezco Amapola Azzul jajajaj.

    ResponderEliminar
  13. Loli se te olvida lo mejor de Valencia, el agua, el agua de Valencia, bueno y tu.

    ResponderEliminar
  14. Si, mejor duerme...
    A mi me gusta mucho el olor que dejan los fuegos artificiales en el aire...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  15. te compadezco. pobres tus mascotas y la bulla que tienes que soportar.
    menos mal que yo me duermo casi sin darme cuenta, aunque no quisiera hacerlo.

    besos.

    ResponderEliminar
  16. Me han traído hasta aquí tus respuestas (no tu corazón, diría Sabina) a la Macondografía. Luego de bichear un poco tus entradas, pues por aquí vendré con más frecuencia.
    Un saludo y nos vemos.

    ResponderEliminar
  17. Es que las fiestas son muy bonitas, pero de lejos. In situ son un tormento.

    Por aquí me quedo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Te entiendo... Aquí hay mucha costumbre lo de la pólvora, no hay fiesta sin tracas, fuegos de artificio, etc... y yo suelo cansarme pronto de tanto ruido.

    Y lo he pensado también muchas veces, Malque, esa asociación entre los cohetes y las guerras, pareciera como si los humanos estuvieran siempre echando de menos las guerras, y las recordaran así...

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  19. jaja, gracias por tu comentario. Por cierto, por si no lo sabes, te paso mi otro blog, que es bastante menos "correcto" que el primero.

    http://subconsciencias.blogspot.com.es/

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Hola Ángel:

    pero esto es un sueño? o el cuento de un sueño?

    ResponderEliminar
  21. Eso es lo unico que sabe el pueblo emborracharse y gastar su dinero en cuetes en vez de comptat libros para sus hijos.


    Besos

    ResponderEliminar
  22. afortunadamente este año no se tronaron cohetes con los mios

    preferimos hacer juegos con globos :D

    ResponderEliminar
  23. Pues la guerra debe oler más a muerte que a pólvora, un abrazo!!

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje