Páginas

lunes, 27 de mayo de 2013

Tesoros polvosos

De entre tantas cosas que han salido en este reacomodo de mi casa, han surgido tesoros arrumbados en el desván de lo olvidado. Unos cuantos libros guardados en una caja polvosa llena de libros y tarjetas de cumpleaños y de amor. Quien lo dijera, en mi familia nos daba por escribir cartitas de amor y de reclamos. Todas ellas guardadas por diferentes manos para no olvidar y hoy que las hemos releído nos han llenado de alegría por lo vuelto a vivir.

De entre todos los libros hallados, me ha gustado uno de Antologías porque me ha sumergido en un mundo diferente del que poco conozco.
Contiene poemas, odas, cantatas, cuentos, en fin, no termino de explorar sus páginas. Entre muchos autores de los que ahí vienen y que había oído pero poco leído está José Juan Tablada, poeta mexicano del que recuerdo un pequeño poema aprendido en mis épocas primarias.
Hoy supe que el poema es un haikú del que en mi vida reciente (cuatro años para acá) he querido escribir uno pero siendo mero aprendiz de cuentacuentos no lo he logrado.
Parece sencillo pero no lo es.
Bien dice el dicho: zapatero a tus zapatos. 
Así pues visto lo visto seguiré leyendo e intentando escribir quien quita y en una de esas hago un haikú y ni cuenta me habré dado. 
¿Se podrá hacer uno que hable de la amistad? 
Lo voy a investigar. 
Es mejor estar entretenida inventando haikús que pensando de qué quejarme digo yo.






Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales