Páginas

miércoles, 29 de mayo de 2013

De cosas de mujeres o taxistas

Platicando con nosotros un señor taxista que amablemente nos llevó a nuestra casita, nos dijo que no tenía quien le hiciera la limpieza de su casa porque su mujer había muerto. Lo que no me quedó claro era si la extrañaba por eso o porque la amaba. 
Si a mi me extrañaran por tener la casa limpia voy y "me suicido solita" ahogándome en mi propia risa, ni cruz en el camposanto merezco.

Luego un día, otro taxista dijo que las mujeres gastamos el dinero fácilmente porque no sabemos lo que cuesta ganarlo. Lo dijo porque tenían que ir a una fiesta de la alta sociedad ganadera y no tenían dinero para comprar trajes ni vestidos de noche ni comprar regalos en una tienda de la high. Él dijo a su esposa que alquilarían unos pero la señora dijo ¡Nel! ¡Yo vestidos usados no me pongo, quien sabe que pulgas traiga!  ¡Hasta chinche puede que haya! ¡horror de horrores! (eso lo dije yo que en cuestiones mamonescas soy extrema) Entonces el señor taxista dijo eso.

Yo digo, ¡Aquenocierto!, yo si sé el trabajo que cuesta obtener el dinero porque he acompañado a Barry en ocasiones cuando me lleva al médico y bla bla bla.
Si a mi me pagaran por el trabajo en casa lo desquitaría muy bien todos los días de lunes a domingo sin vacaciones ni nada, haciendo de madre hacendosa y mujer intachable, -bueno, eso no mucho porque tengo mis desacuerdos con la vida- teniendo mi casa como espejo, ¡Que caray!
El señor taxista no lo dijo por mi pero soy mujer y me puse el saco.

Habrá muchas mujeres gastalonas pero me queda claro que cada una sabe como manipular digo convencer a su marido. Seguramente el tipo terminará comprando un vestido que su mujer jamás volverá a usar, entonces no debía quejarse porque se habrá dejado convencer. Además iban a ir a una fiesta popof donde había que aparentar ser de alcurnia, pues peor. Eso de aparentar tener lo que no, no me gusta ni lo acepto, total si no tienen dinero para comprar trajes ni pagar algo de una mesa de regalos de tiendas soytotalmentehigh y tal pues que no vayan, así ni se pelean por hacer gastos no contemplados ni poner cara de circunstancia.
¿Qué tal si no saben usar los miles de cubiertos ni sepan beber champaña? La clase es la clase, un vestido puede engañar pero el porte habla sin querer.

Y bueno, eso es algo de lo que me entero cuando abordo un taxi y se los platico porque no tengo nada que hacer y estoy aquí fuera de mi casa esperando que Barry llegue de ganarse la vida para mantenerme en esta calma chicha y además platicando no pienso en el post de lo que son las cartas de amor deshabitadas y lenguajes entre lineas que mi cerebro no capta en un total estado de amor catatónico que no existe porque no, porque de amor yo no sé nada y porque hay días en que uno debía seguir soñando y eso de tener que abrir los ojos no debía ser prioridad.







36 comentarios:

  1. Yo la extrañe mas por que no había quien planche mis pantalones; felizmente aprendí y ahora no extraño a la gastadora de los ahorros.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Bueno... los taxistas no suelen ser grandes pensadores.

    Ni caso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Los taxistas se la pasan seduciendo a la vida...

    Salu2!!

    ResponderEliminar
  4. Esos taxistas tan... ¿platicones? Jeje, a mi nunca me platican y que bueno porque seguro que pareciera que hablan solos.

    No entendí ya el ultimo párrafo =/

    Te mando un abrazote Malque!

    ResponderEliminar
  5. Sin duda, esos taxistas, no saben apreciar a las mujeres... menos aún a las que trabajan en casa y a la vez... fuera de ella.
    ¿Así sigue el mundo? Mentira parece!!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que a los hombres no hay mujer que nos conforme... un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Les saldría más barato se quedasen en casita, así no deberían aparentar lo que seguro no tienen. Bss

    ResponderEliminar
  8. A mi me parece una soberana pendejada esa vaina de aparentar lo que no se es :(
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  9. Malque, con los taxistas te lo pasas en grande y ellos deben de verte una persona que les da confianza.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Un taxi es una escuela de filosofía mundana jejeje

    Un placer leerte
    Besos

    ResponderEliminar
  11. El único trabajo en el que no puedes decir nunca "hasta mañana". Las 24 horas al pie del cañón. Lo dice el tercero de siete hermanos, que sería muy ingrato si no supiera reconocerlo.

    Y para los que les gusta aparentar, te dejo una de mis citas favoritas:
    “Escapa de los que compran lo que no necesitan, con dinero que no tienen, para agradar a gente que no vale la pena” (Facundo Cabral).

    Beso.

    ResponderEliminar
  12. Los taxistas a veces y muchos de ellos son bastantes rudos y machitas se quejan de trabajar tantas horas, pero no dicen que es sentado, y paseandose y por ello cobra...
    Yo soy taxista sin que me pagen cuando tengo que llevar a mis gentes al medico, a llvarlos y recogerlos del colegio reuniones y demas...
    Aparte trabajo fuera y dentro de casa, y en este segundo trabajo como tu, de lunes a domingos y sin ser remunerado...Y encima por culpita de algunas aprovechonas, ahora ayer y siempre nos tachan de vividoras todas...y uff pues ya quisiera yo al menos ser un domingo una vividora aunque sea un ratito...
    Besos

    ResponderEliminar
  13. siempre que necesito taxi subo al mismo y con el taxista conversamos sobre mujeres, películas, mujeres, política, mujeres, deportes, mujeres y más mujeres.
    ¿ya dije mujeres?
    je.
    besos.

    ResponderEliminar
  14. Creo que las mujeres, en general, son mejores administradoras del dinero, y un capricho es un capricho, no es la costumbre. Muchas familias padecerían miserias si los maridos se ocuparan de la hacienda de la casa, aún ganando mucho dinero. En mi casa nos educaron a los niños y a las niñas para saber limpiar, cocinar, lavar la ropa, coser..., y eso lo sabe hacer cualquiera que se ponga a ello, así que no valen quejas. En cuanto a querer aparentar lo que no se es, puede ser absurdo, pero soñar por un día con ser rico no creo que esté mal, y quizás hasta para desear no tener que volver a repetirlo. Hoy me hiciste recordar ester capítulo de Los Simpsons, da mucho que pensar, jeje. Míratelo si tienes tiempo. Besos, Malque.

    ResponderEliminar
  15. Yo soy gastalona y hago que mi Juls gaste en mi, porque no? yo si me lo merezco, ahh pos mira si no quiere comprarme algo que le pague a alguien para que la haga de su sirvienta, cocinera, lavandera, y a veces hasta de consorte... pos este! jajajaja

    Saludos!

    ResponderEliminar
  16. No hay que prestarle tanta atención a lo que dicen los taxistas... Bueno, no hay que prestarle tanta atención a lo que decimos los hombres, nosotros no sabemos nada de mujeres, somos incapaces en ese sentido.
    Un beso, mi querida.
    HD

    ResponderEliminar
  17. Bueno las conversaciones con taxistas son siempre variopintas. A veces les sigo el hilo de la conversación y cuando no tengo ganas de conversar me aseguro de que me vea cuando me pongo los audífonos, como para que no le quede dudas de que no voy a conversar con él. Muy machista (por cierto) el comentario del taxista!

    ResponderEliminar
  18. A mi me embola hablar con los tacheros...

    ResponderEliminar
  19. subir a un taxi es una experiencia extraordinaria, quizás hable por temor, quizás tu hables por temor, quizás quedes bien, quizás quedes mal, pero lo bueno es escuchar y ser escuchado, muchas veces dan buenos tips y muchas otras malisimos, pero siempre hay un aprendizaje!... mucho éxito un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Bienque...

    Pues que te digo los taxistas son todo un caso, por lo menos aquí hay de una diversidad que asombra y aveces uno los toma de psicologo o al reves hay taxistas que no dejan de hablar y cuando te dejan en tu casa quieren que les invites un cafe pa seguir chismeando.

    Eso de las mujeres y los vestidos es cierto en parte, a huevo deben de estrenar para una fiesta y no vuelven a usar el atuendo, mi sobrina va a cumplir XV y a cada fiesta a la que va modelito nuevo y pues imaginate sin son como 20 chiquillas lo que se enoja y frustra mi hermana.

    ResponderEliminar
  21. Creo que no estamos saltando el detalle de que la recuerda y eso es lo importante.

    ResponderEliminar
  22. "... estoy aquí fuera de mi casa esperando que Barry llegue de ganarse la vida para mantenerme en esta calma chicha...".

    Luego de un sermón propio de un domingo de ir a misa, nos enteramos de que eres una "mantenida". No serás gastalona, pero sí una "mantenida". ¡Pobre Barry!. Beso grande.

    Salud.

    ResponderEliminar
  23. Horror, extraña a su esposa por la limpieza, yo también caigo al piso :D

    El segundo se pasó, es que juran que las cosas se hacen solitas mientras una se rasca la barriga no? Yo también he escuchado por aquí algún comentario imbécil como ese, si nos pagaran por lo que hacemos en casa, otra cosa sería!

    Besito Malque!

    ResponderEliminar
  24. Cuánto machismo (o sexismo) suelto!!!. Eso de juzgar a las personas por el sexo debiera ya estar superado, pero parece que viviremos con estos estereotipos largo tiempo.


    Saludos

    ResponderEliminar
  25. WAW, el trabajo de la casa es impagable. Yo me acuerdo que leí en los 80's un reporte de cuánto ganaría anualmente un ama de casa si se le pagara y era BASTANTE... y a veces, ni se le da las gracias!!!

    Un abrazote!

    ResponderEliminar
  26. Hay de taxistas a taxistas, como en todo, y siempre nos dejan grandes enseñanzas.
    Gracias por compartir tu vivencia, tomaré lo bueno de ella.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  27. Las mujeres somos un caso y los hombres también, aun en su aparente practicidad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  28. Cada cabeza es un mundo, hay quien les gusta complicarse la vida y aparentar lo que no son, conozco muchas mujeres que en serio no saben lo que es ganarse el dinero con mucho esfuerzo, ese tipo de mujeres que no hacen nada y quieren todo me caen mal, al menos que hagan algo para ganárselo, y admiro a las mujeres que trabajan por dinero, que son autosuficientes y no estiran la mano solo para recibir y ya, Pero como dije, cada cabeza es un mundo y es dificil que todo mundo piense como nosotros, cuidate mucho!

    ResponderEliminar
  29. Por mi zona no suelen darle tanto a la lengua,osea,meter la gamba!
    Besos.

    ResponderEliminar
  30. Lo que puede extraerse de una charla con el taxista. Por lo visto, mi Malquerida, éstos son extremadamente machistas. NO se sientana pesar que el trabajo del hogar, es trabajo...y que si la mujer no lp cobra, es porque saldría el pago del bolsilo del marido,,,Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  31. jajaja todas las viejas son iguales.

    ResponderEliminar
  32. My god... es que hay personas que ni qué...

    ResponderEliminar
  33. Me concentraré en tu maravillosa forma de contar lo que te dicen los taxistas, de una simple plática haces un genial relato :)

    ResponderEliminar
  34. yo tampoco tendria pedos en ser "el que se encarga de la casa" hahah ya esperaria a la en turno con una peli y comida y todo limpio prometido :P

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje