Páginas

sábado, 6 de octubre de 2012

Los Amigos







Pocos aceptan el cambio en una persona. 
No pueden admitir que si ayer uno llora mañana se puede estar riendo. 
Algunos ¨amigos¨ se alejan porque se quedaron en lo que el sujeto era antes y el nuevo no les agrada.
-¡Como has cambiado!- dicen cuando no se han dado cuenta que ellos mismos no son lo que eran.
Otros se quedan sin estar, como a la orilla del camino. Dejando que el individuo construya su propia realidad sin intervenir. Les da igual, pero están ahí.
Otros -los menos- aceptan que cada día todos cambiamos, lo que fuimos ayer no volveremos a serlo mañana ni nunca más.
Nadie es ni será lo que fue.

Sabio es el que acepta los cambios porque es dueño de su propia realidad y la realidad es lo que uno ve no lo que los otros quieren que veas.












Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales