Páginas

miércoles, 4 de julio de 2012

Fugitiva de la fé






¿Qué le voy a hacer? Tengo la mala costumbre de renunciar a Dios cuando sus secuaces me maltratan.

Tuve la fortuna el sábado pasado de acudir a una ceremonia religiosa. 
Pocas veces son las que acepto ir porque los sacerdotes me caen en la punta de los huevos y esta vez no fue la excepción.
El padre comenzó la misa regañando a la gente. Que si no se saben los cantos, que si hablen bien porque no se les entiende, que cantaran fuerte, que si patatí patatá.
Para mis pulgas que no aceptan regaños ni maltratos de nadie, opté por no poner atención mirando la cara de los santos resignados a oír siempre lo mismo.

Mala suerte que con pies de yeso no puedan huír.

Después la atención se fijó en los grandes candelabros. Mi mente volátil imagino que si la punta del más grande cayera en la cabeza de alguien, santo madrazo que recibiría. ¡Virgen del Chongo Parado! como decía alguien que ya no está.
El madrazo recibido sería como el codazo de Kiku en mis costillas al ver que no ponía atención y estaba pajareando. Pero es que el pinche padrecito tuvo la culpa, para qué regaña a la gente, ni que fuera su papá o qué chingados.
No aguanto que nadie me regañe y cuando digo Nadie es Nadie.  Mñeh! es un decir porque si me regañan pero eso sí, YO elijo quien dejo que me regañe.

Así pues, la misa transcurría entre regaños, llantos de niños sin control, murmullos de gente chismosa, el barullo de la gente afuera, música y yo que seguía sin poner atención.
Difícil cosa es cuando mi imaginación cobra vida entre tanto santo de yeso y ropajes largos como están vestidos. Santos de caras tristes pareciendo pedir clemencia ante tantas peticiones de gente urgida de milagros.
Si yo fuera santa ya habría renunciado o hecho que me expulsaran de la iglesia acostándome con un santito. Nada hay que duela más a la iglesia que hacer el amor.

Nací en el seno de una familia católica.

Fui educada en la costumbre arcaica de escuchar y obedecer. De amar a un Dios que castigaba. De no decir groserías porque mi castigo era recibir un manazo en la boca para acallar mi inconformidad. Dejándome la boca roja pedía a Dios que no se me olvidará el por qué de semejante castigo.
Quizás por eso ahora soy así. No le echo la culpa a nadie de mi forma de hablar tan bizarra y cada vez más obscena. Suele ser que diciendo majaderías mi alma descansa del lastre de rectitud que debo portar ante la gente que me conoce.
Mis hermanos son muy educados, salvo otro hermano y yo que somos las ovejas negras escapadas del redil de las buenas costumbres.
Ellos incrédulos leen lo que escribo, Sí hermanos míos esta MaLquEridA grosera soy yo pero que ustedes no conocen ni conocerán porque la sombra de la educación paterna no deja que lo hagan.

Si mis padres me oyeran se volverían a morir. 

Terminar de escuchar misa fue un poco-mucho pesado. Yo queriendo que el santo padrecito se callara de una buena vez porque ya tenía hambre pero él empeñado en decirnos el infierno que nos espera por ser renegados de la fe.
¿Y cómo no serlo si se supone que uno se acerca a la iglesia para recibir un bálsamo para aguantar los enconos de la vida diaria?
En vez de eso recibimos regaños pues a chingar a su madre. Tengo bastante con la gente que hay afuera para que todavía los hombrecillos con sotana me nieguen la poca fé que me quedaba en el fondo de mi alma.
Y bueno, soltado el lastre que cargaba desde el sábado pasado creo que por tercera vez vuelvo a renunciar a Dios, o por lo menos al que está en las iglesias, ahí donde las flores adornan rostros dolorosos de santos inconformes por no poder ser felices.
Si algo bueno tiene ser huérfana es que me salvo del jalón de orejas por parte de mis padres al ver que soy una prófuga de sus creencias y que desde hace un tiempo dejaron de ser mías.

Me alejé de Dios con la esperanza de verlo algún día, dije alguna vez cuando la religión mormona me abrió sus brazos y de los cuales escapé porque ví que jugaban con mi buena fé. Terminé siendo incrédula hasta de mí misma.
Soy desconfiada hasta la chingada pero es que el día que me dí cuenta que Dios era un  invento fue cuando perdi algo que no creía recuperar: La fé en mí misma.

Y aquí ando perdida en mis propios laberintos, inventándome un Dios que sea como yo, directo, que no castigue, que no vea a los ojos no por malicia sino porque están llenos de lágrimas, lágrimas que tienden a lavar al alma llena de dudas y desasosiegos.
Un Dios que sea así como yo, poquita cosa pero grande en su propia convicción sin caer en la egolatría, poquito nomás. Lo suficiente para poder aguantar mi propia perversión.
El día que Dios me llame a cuentas, sabré si fue un invento de mis ancestros o de verdad existe, quizás entonces sea hora de empezar a temblar de verdad y ahí si ni el puto Ángel de la Guarda me va a salvar.



















37 comentarios:

  1. Yo, aunque creo en Dios a mi manera, deje de ir a la iglesia cuando estaba en los primeros años de la prepa, desde que un saCerdote me saco de de las orejas del confesionario, frente a un buen de viejitas chismosas...

    solo por que se me ocurrió decirle mientras me confesaba, que habia recaido en un pecado. (y la verdad era una cosa bien tonta)

    desde entonces yo me caen los saCerdotes, ni voy a misa. como una vez me dijo un amigo, la religión no tiene la culpa, el el hombre que la interpreta a su gusto, el que es el culpable.

    ResponderEliminar
  2. Yo no estoy muy seguro de que Dios Exista! pero me gustaria saber que estoy equivocado.

    ResponderEliminar
  3. Sospecho que Dios existe... En lo que queremos creer es en las personas y sus ambiguas religiones...

    Si todos tuvieran aunque sea un ápice de tu inteligencia de seguro esas estructuras de miedo y manipulación se derrumbarían... Aunque, por otro lado, no creo que sea para el total bien, ya que ellos tienen bien apasiguaditos a las ovejitas de intelecto flojo y conformista... Cada quien Malque

    ResponderEliminar
  4. La última vez que fui a misa traté de hacer explotar los santos en mil pedazos (ni uno más, ni uno menos) con la mente.

    Sé feliz :)

    ResponderEliminar
  5. Yo también naci en una familia católica, mi abuela, mi madre y hermana son muy devotas, yo era muy creyente pero mientras leía me daba cuenta que habían cosas que no encajaban. Yo también siento que lo busco, pero estoy consciente que no lo encontrare.
    Si me muero y lo veo cara a cara le preguntaría “Porque carajo estas cruzado de brazos!!!???” mira todo lo que pasa y tu no haces naaada!! Y luego me iría al infierno! Jejejeje Pero antes le pediría hablar con mi Abuela y decirle que después de todas nuestras discusiones teologicas ella tenía razón!

    ResponderEliminar
  6. no se... ultimamente yo he volteado a verle ... con todo y que ya hasta la particula le encontraron algo cierto debe tener
    no creo que sea culpa de el sino de la gente que rodea sus instituciones y por traer una sotana hasta se aprovechan de la ignorancia o de la fe de nosotros...

    tu no eres ni mss buena ni menos mala por andar llendo a misa
    si ya me vieras yo lo tanto que critico hasta su altivez o la gente wque va a darse golpes de pecho curandose ensalud pero siendo malvada hasta con la vecina o el viejito que pide limosna en la esquina....

    la humanidad es una hipocrita y creo que bien hace uno con convicción escoger en quien reer... mas allá de salmos o doctrinas.


    jajaja... me dio risa tu crónica
    me encantaron esos dichos

    los pies de yeso.. pa donde huir jajaja

    te quiero


    un dia me gustaria ir a misa contigo
    echariamos el chal y el padre gruñon nos regañaria

    ResponderEliminar
  7. Me quedo impresionado, querida Flor, con la fuerza y la profundidad de tus palabras. Estoy de acuerdo contigo en que si Dios existe, desde luego que tiene muy malos embajadores. Yo me alejé del catolicismo desde la adolescencia, creo que es una completa estafa, y nada tiene que ver con las enseñanzas de Cristo. Luego me he ido por otros mundos, por otras realidades espirituales, y gracias a ello he podido comprender cosas que para esos falsos embajadores de Dios no conviene que el pueblo sepa, y seguro que ni ellos saben. Yo puedo creer en un Dios que cae con las gotas de lluvia y riega la tierra, que renace cada día con el sol, que canta en las gargantas de los pájaros, o que sonríe como una madre cariñosa en la luz de la luna. Si Dios es Amor, tiene un templo en cada uno de nuestros corazones. Lo demás es un espejismo. Te dedico este poema, Malque, aunque quizás ya lo conoces. Besos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Uhmmm... pues creo que aquí es la reunión de hijos pródigos...

    Yo soy el mago blanco y también soy alcoholico, digo... hijo pródigo xD

    Si, yo también me alejé de esos rumbos hace tiempo, pero a diferencia de la mayoría que anda por aquí, yo asistía a una iglesia cristiana... aprendí muchas cosas interesantes, muchas de ellas útiles para formarme mi propio criterio y acercarme realmente a Dios, pero desafortunadamente, a algunas personas de "ahí" no les conviene que conozcas a Dios de una manera personal (que es la manera correcta en que se le debe conocer), un día me di cuenta de que para estar bien con ellos tenía que rechazar lo que ya conocía de ÉL y eso no me agradaba tanto, así que decidí alejarme por un tiempo... y aquí sigo, lejos de ellos y de ÉL...

    Por eso siempre me he sentido identificado con aquella estrofa de aquella canción:

    "Has tenido la furia consentida, la que sin duda merecías,
    los chicos se arrodillaban al verte pasar, como un profeta,
    o un mesías, tú pronosticabas lo que iba a suceder.
    Un fallo lo tiene cualquiera, cualquiera menos tú.
    Tenías el touch, y el don especial, tocado por la mano de Dios,
    ¿qué es lo que pasó?, ¿quién se ofendió?"

    Y es que el "origen" del mago fue, en parte, algo... "espiritual"... y quién sabe, tal vez algún día recupere eso que se perdió n__n

    Peace&Love

    ResponderEliminar
  9. Muy buena entrada, Flor.
    Mira, hace mucho tiempo que no voy a misa. Suelo entrar a la iglesia cuando no hay ni un alma. Me quedo sentada un rato, disfrutando del silencio. Y allí, sola, puedo conectarme con Dios, Alá o como lo quieran llamar.
    Muchas veces estoy muy enfadada y me peleo. Otras sólo encuentro armonía y calma.
    Está más que claro que los "embajadores de Dios" tienen poca credibilidad y que las personas ya no les creemos, ni soportamos más. Esa cultura del pecado, el temor, la castración mental, ya no tiene vigencia.
    Ha caducado. Y lo saben. Sin embargo, continúan necios y soberbios. Así les va...
    Bravo por tu reflexión, mi amiga!
    Besos porteños!!!

    ResponderEliminar
  10. si no crees en Dios porque lo mencionas a cada rato cuando haces el amor.....

    ResponderEliminar
  11. Yo no soy creyente, ni busco a dios ni a nadie, y cuando voy a la iglesia es simplemente por el momento familiar, ya que a mi familia si le significaba mucho estar ahi, especialmente por mi madre, y lo hacia y lo hago en forma de respeto, ya que si ellos no se meten con mis creencias (o la falta de ellas, mejor dicho) yo tampoco tengo porque meterme con las suyas y arruinarles el momento.

    Pero eso si, la aburrida que me doy no tiene nombre, no me duermo porque dios es muy grande... ops!!

    Abrazote Malque!

    ResponderEliminar
  12. Mejor cree en ti misma, no te molestes en buscarlo, es una patraña de las multinacionales religiosas, cuando palmemos se acabó todo, mejor así porque si existiera un dios cruel y despiadado que permitiera tantas maldades, seria un hp, ya tenemos bastantes sin ser dioses...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  13. Creo en un ser supremo... alguien que puede lo imposible, que vive sin cuerpo, que tiene solo alma, solo luz, energía.

    Creo que sí existe... a veces da, pero también quita.

    A veces no lo entiendo, lo confieso.

    Un beso Malque.

    ResponderEliminar
  14. Interesante entrada, la religion es un tema muy complicado, dejando de lado se tenga o no fe, ademas con el paso del tiempo vamos cambiando de opinion, no se que pasara cuando llegue el final
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. jajjajaja!
    Esa Malque, te pasas, jajajjaja
    Me encantó el cómo violentaste a tanto santo, jajajjaja
    Pobres, oye y el Padrecín ojete que los maltrata y te toca tu dosis.
    Pero que bueno que le diste la espalda... jejeje

    ResponderEliminar
  16. las misas son el mismísimo infierno. dante alighieri se olvidó de buscarles un lugar en la "divina comedia".
    sí, allí faltó otro círculo.
    besos.

    ResponderEliminar
  17. jajajaja yo también soy fugitiva de la fe D:

    es que... eso no es para mi, no es lo mio

    la iglesia, las misas todo eso, siempre me quedo dormida

    y pues no, prefiero no ir en lugar de estarme durmiendo, o dormir pero en mi casa xD

    saludos!

    ResponderEliminar
  18. Y ya entrados en gastos, cuando seas llamada a cuentas no podrías darte una vueltita por acá para avisar a los crédulos si existe para creer con más ahínco o a los incrédulos para que no sigan perdiendo el tiempo?? Saludos Señorita-católoca-renegada-Malquerida de una amiga Cristiana-bautista-crédula.
    P.D. Extraño al pato!!! Come back Pato!!!! Come Back...pleas.

    ResponderEliminar
  19. Yo creo que asi como tu, y como yo y varios que he leido por aqui, que no somos fugitivos de la fe.

    Fe hay, nomás que no coincide con lo que se supone los demás creen. Y que si al morir nos daremos que si existe Dios? Tambien puede ser que los millones de catolicos y cristianos al morir se encuentren con Ala.

    O con nada.

    Las cosas simplemente pasan, y en caso de que un Dios las planee es muy cruel y nada benevolente, porque para que entonces vive uno su vida, si a fin de cuentas es lo que a alguien mas se le ocurrio.

    Y la felicidad no es tan nuestra, ni los logros, ni nada.

    Yo tengo fe, en mi, en la gente a mi alrededor, en que puedo ser capaz de pelear por las cosas y no solo pedirlas al cielo que nomas avienta agua de nubes negras y frias.

    ResponderEliminar
  20. "La punta de los huevos" xD! Hahaha.

    Ay! La historia de mi vida (casi).

    Yo prefiero pensar que existe un ser magnifico creador de esto. Creer en la magia y en una misma.

    Puro dime y direte con esto de la religión :S

    ¡Saludos bonita Malquerida!(:

    ResponderEliminar
  21. Yo fui a misa hoy, más bien, ya sería ayer. El sacerdote no está de mal ver, está bien pinche varonil. No nos regañó, le dijo 'endemoniados' a los pequeños que salían de la iglesia. Yo voy como cada que hay fiesta y es obligado ir antes misa... y me choca, pero está vez no me aburrió, no me distraje con los Santos, si no con la barba cerrada del padre. :P

    ResponderEliminar
  22. yooo..... debo aceptar que soy agnostica jeje

    y a la iglesia... por favor, que ni me la mencionen!!! u.u

    quizas sea asi, y descubramos si es cierto o no en el jucio...

    aunque la fe, en algo, lo que sea, aun sin nombre, no la he perdido, cosa extraña...

    saludos!

    ResponderEliminar
  23. no vayas a la iglesia, esta bien con Dios no necesita de aguantar a los curas con afanes protagónicos

    ResponderEliminar
  24. Algunos son mas papista que el Papa, otros, más dios que dios...

    ResponderEliminar
  25. Nadie ha visto a Dios.
    Pero el teatro continua.

    ResponderEliminar
  26. Mm yo si voy a misa seguido, me gusta esa parte cuando dicen el salmo, la persona que lee dice una estrofa y todos repetimos una frase, (no se si sean las palabras adecuadas) lo que dice es bien lindo y a veces tranquiliza. Tambien la primera y la segunda lectura,
    ya cuando empieza el tomen asiento-de pie-hincados-de pie-tomen asiento-repitan lo que digo-hincados otra vez, ya me aburro, no me gusta andar repitiendo y haciendo esas cosas yo me quedo parada y respeto a los que lo siguen.

    Ojala que de verdad hubiera un Dios, que sepamos que nuestras vidas tienen un sentido (quizá por eso lo inventaron) para no sentirnos tan efímeros y solos.

    BEsos querida ahijada

    ResponderEliminar
  27. Hola Linda Flor!!

    Sé que ando algo "desaparecida"; es por motivos de salud, pero no te preocupes. Es algo que lleva tiempo, pero nada grave.

    He dejado para tí algo en Meiga Noite de Lúa. El link en concreto es:

    http://meiganoitedelua.blogspot.com.es/p/menciones-y-premios.html

    Cuidate mucho!!!

    Biquiños!!!

    ResponderEliminar
  28. Lo ideal es creer en un Dios que no yazca en ningún altar o copa de oro.
    Lo ideal e incorruptible es, desde su origen, respetar el libre albedrío que se nos concedió.

    Qué intenso, y qué fuerte cuando se lucra con la fe de el otro.

    Saludos y letras, malque

    ResponderEliminar
  29. Me gustaria ser mas creyente la fe es indispensable para tu moral y energias
    me gustaria...
    Muy lindo tu texto

    ResponderEliminar
  30. Hace tiempo que no voy a misas ni celebraciones parecidas, si existe dios existe en cualquier parte donde exista la bondad, el cariño, la honestidad, las lágrimas sinceras y las sonrisas que salen directamente del corazón.

    Esa frase que has dicho es genial: "Nada hay que duela más a la iglesia que hacer el amor" :)

    Y ahoro me tendría que poner solemne y despedirme con grandes palabras y plácemes y bendiciones diversos.

    Pero no: hoy te doy un gran gran gran abrazo (mira, lo único que me gustaba de las misas era cuando decían eso de "pueden darse la paz" y nos dábamos la mano y nos besábamos y todo eso, no me gustaba que me dieran permiso para dar la paz (no me gusta que me den permiso para nada) pero sí el momento en sí, cuando dejábamos de mirar a la sotana y nos mirábamos los un@s a l@s orr@s.

    Bueno, lo dicho, un gran gran gran abrazo :)

    ResponderEliminar
  31. Hola Malque!!! Me ha llegado al alma tu entrada!!! Te cuento, soy católica por tradición familiar pero me considero laica porque laica no es sinónimo de atea, NO!!! La religión la llevo por dentro!!!! en lo que no creo es en la Iglesia que nos cuentan... para mi es todo una farsa y puro teatro...!!! Espero estiendas mi postura.
    Tener fe es seguir hacia adelante, la esperanza que nos mantiene!! Besos cariñosos.

    ResponderEliminar
  32. Hola Malque:
    Yo sí creo en Dios...
    A él puedo contarle lo que me pasa y siempre va donde yo voy...
    Sé que si me pasa algo malo, seguramente es porque algo bueno va a resultar de ello, porque siempre está cuidándome...
    Yo no rezo con esas oraciones que me enseñaron de niña pues para mi es tan real, que le hablo con palabras comunes, como hablo con un amigo...mi mejor amigo...
    Sé que no me juzga y sé también que me acepta tal como soy...y que algun día nos veremos personalmente...

    Un abrazo para ti Malque, y besos para Natalia, de parte de Josefina, que ya tiene cuatro dientitos :)

    ResponderEliminar
  33. hijole que tema

    yo digo que no

    pero ya sabes luego las cosas que uno vive

    ResponderEliminar
  34. Tan cerca de mí, tan cerca de mí que hasta lo qpuedo tocar ...♫
    No busques tanto Malque , ( aquí cerquita tuyo, en tu corazón , ahí está Dios, cuando abres los ojos y miras quien está a tu lado , ahí mismo también está :)
    Y la religión ? dentro ...

    ResponderEliminar
  35. Hola querida Flor

    Este es una de las entradas que mas me ha gustado!
    y pues para que te digo lo que pienso que imagino ya lo sabes.
    Todo lo que huele a religión huele a mierda.

    Por cierto, sobre un comentario que te hacen de que si no crees en dios porque lo mencionas cuando haces el amor...jajajaja que tontera, eso mismo me dijeron en alguna de mis entradas.
    Y quien siendo atea/o nombra a dios en los momentos mas orgasmicos? de hecho ningun ateo y ningun creyente, eso solo lo hacen en el doblaje de las peliculas porno baratas. jajajaja!

    Un abrazo!

    Diana

    ResponderEliminar
  36. Yo es que no puedo ni leer el texto de lo bonita que sales en la foto :_)
    En fin, qué te voy a decir, la religión oficial es así de frustrante. Por eso yo tuve que inventarme la mía propia :)
    Un abrazote, Reina.

    ResponderEliminar
  37. Mi malque, lo único que puedo decir es que creo en Dios pero no creo en la iglesia.

    Besos.

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje