Páginas

jueves, 12 de julio de 2012

¿Alguien vio si ya me tomé la pastilla rosa?





 Mis plantitas un poco feítas



El temor a los gusanos renace en junio. 

Vienen transportados en el aire y se quedan en las hojas a formar su familia. No les tendría miedo si no fuera porque les tengo pavor.
No tengo claro desde cuando les temo. 
Es algo patológico, me ponen los pelos de punta y me empieza a dar comezón por todos lados.

Hoy al lavar el patio, algo arrastró el agua dejándolo en la orilla de la chancla. ¡Era un gusano pardo! Me dio escalofrío y empecé a sudar.Seguramente salió de una de las muchas plantas que tengo en el patio.

Me acuerdo y comienzo a temblar. El miedo a los gusanos es inherente a mi.
Con el gusano de hoy vienen en cadena todos los recuerdos de mi contacto con esos bichos.

Un día de agosto, cuando vivíamos en la casa que fue realmente mía, salí al patio, en el lazo donde tendía la ropa había una bola negra. No le tomé mayor atención, pero cuando pasé por ahí, mi cabeza rozó con el lazo, eso hizo que dirigiera la vista a la bola negra. Mis ojos se hicieron cuadrados y luego redondos,  vi que ¡ERAN GUSANOS NEGROS!
Comencé a gritar y a sacudirme el pelo, como tengo mucho tenía miedo que alguno se quedara atorado en mis chinos.
Entré corriendo a la casa y le dije a Barry que quería irme de ahí de inmediato. Él me vio con cara triste porque esa casa la había comprado para mi. Pero no quise saber más. Tal es el terror que le tengo a los gusanos.

Una vez regalé el comedor más bonito del mundo porque era de material artesanal. Un día al limpiar las sillas vi que en el centro del tejido ¡Había gusanos! No sé cómo se hicieron ahí si soy la limpieza andando.
Regalé mi comedor, no quise saber más nada de él.

Otro día, al cerrar la puerta vi que algo oscuro estaba junto a mi brazo. ¡Era Remigio! Un gusano al que le inventé ese nombre porque quería escribirle una historia pero el miedo que me dio saber que estuve a un tris de tocarlo, me nubla la mente.
Tengo la extraña sensación de que algo me camina por la cabeza y por el cuello. Me sacudo con un trapo pero la sensación sigue. Me da terror volverme loca por el miedo que les tengo. 
Y el méndigo vecino que no viene a cortar su pasto. Su jardín se ha convertido en plantía de flores silvestres y esas traen mucho gusano. Se meterán por debajo de la puerta o por la ventana o por las rendijas, ¡Tengo miedo!

En la casa paterna dado que la casa colindaba con unas milpas, la aparición de gusanos era constante. Los que ahí había se llamaban ¨Azotadores¨ tienen en su cuerpo una especie de puntas que son con las que se protegen de sus depredadores. Si alguno de esos nos picaba, provocaba fiebres y ronchas gigantescas rojas. No quiero decir el horror que me provocaban y me provocan aún. Tengo un cuento de otro gusano llamado Etelvino pero por lo mismo no lo escribo... es gusano.

Otro día más cuando estaba comiendo un mango, vi que algo se movió en mi mano, ¡Era un gusano! Aventé la fruta y vomité porque me dio mucho miedo saber que pude comrme alguno.
Prometí nunca volver a comer mango.
Hace poco venciendo mi miedo, comí uno pero lo convertí en papilla, para asegurarme que no tenía gusanejos. Quizás esa sea la razón por la que no coma fruta, la relación con ellos es muy clara para mi.

Según yo fui venciendo con el tiempo el miedo que les tengo pero hoy me di cuenta que es nada más mientras no los vea.
Encontrar uno hace rato junto a mi pie me hizo casi desmayar.

No quiero que me entierren, no quiero que los gusanos me coman, no lo soportaría porque tiemblo al pensar que sus dientes se encajarían en mi piel.

Es algo patólogico que no puedo superar. Escribo desaforada, los recuerdos de los gusanos vienen a mi mente poniéndome mal.
Voy a traer la sensación todo el día de que algo me camina en el cuerpo, grito y me sacudo cuando siento algo y al ver que es un cabello me río.
Estoy enferma de fiebre gusanil, me ha puesto mal encontrar uno hoy y mi pastilla rosa que no la encuentro y encima el pato que no termina de irse y encima esta sensación de que algo me camina en la cabeza y por el cuello.
Algo camina por mi cuello y me asusta.














26 comentarios:

  1. Yo también odio a los gusanos, más que nada es asco. Imagina que olvidé sacar la basura y en 15 días que dejé el departamento hubo nuevos inquilinos.

    Salu2

    ResponderEliminar
  2. diablos.... yo tan hipocondriaca y debilucha ya hiciste queme diera comezón ... voy a revisar abajo de mi silla


    :S

    remigio¡¡¡ solo a ti se te ocurre ponerle nombre a las alimañas yo solo a las troles jajajajaja

    ResponderEliminar
  3. Ahh los gusanos me dan cosita, una vez cuando estuve viviendo sola en mi casa, no tuve tiempo de sacar la basura (por la escuela y todo eso) y el fin de semana que agarré las bolsas estaban todas llenas de gusanos

    ese día no comí en todo el día

    :S

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Malque!!!! Me he reído mucho!!! Pero no por tu miedo, sino por imaginarte gritando de la nada por un pelito!!!

    Es que obvio les tienes miedo, tus encuentros con ellos han sido feos, y varios!!! Morí un poco con lo del mango, me imaginé y casi vomito!!! Por Dios que nervios!!!

    Pero tranqui, ponles nombres así como Remigio... qué cool ese nombre!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. A mi tampoco me caen bien los gusanos, los chiquitos no me causan tanto pavor, pero esos grandes que mencionaste si, sobre todo los de la bola... bueno, mejor no hablo de ellos u__u

    Otra cosa que también me pone muy mal son las cucarachas D:

    Saludos, Malque... espero que ya estés mejor, nos leemos luego ^^

    ResponderEliminar
  6. Tienes Aracnofobia nooooooooooo digo Gusanofobia jajajajaj ok ok Helmintofobia... aunque usted no lo cea asi se llama.

    de hecho hay una cancion que enseña como se mata el gusano.

    sabes que? con eso que odias a los gusanos cuando te mueras vas a necesitar que te cremen.
    jajajajajj

    saludos

    ResponderEliminar
  7. Querida Malque, si no fuera por la sensacion que te causa, seria gracioso lo que relatas.
    Las fobias son asi, insuperables
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. ¡Por fin!
    AL PATO CABRÓN SE LO COMIERON LOS GUSANOS DE PATO, SEGURO...JAJAJA
    ¿Te gustó el pure de mango y gusanos?...jajaja
    Pues sabrás que hay cantidad de gusanos que viven dentro de nosotros...sorry
    Los mas comunes son los axiuros que podemos tener millones cuando nos infestamos, generalmente nos los pegan los perros, bueno, menos mal que no tienes perros...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  9. D: creo que ese ya no es miedo más bien es fobia.

    Andese con cuidado mi MalQue no la vayan a andar asustando esas cosas.

    Un besote.

    PD. Mi mamá también le tiene pavor a los gusanos.

    ResponderEliminar
  10. si le temes a los gusanos entonces no te recomiendo sembrar maracuyá... ¡y con lo ricas que son!
    un beso.

    ResponderEliminar
  11. ddddddd... seguro que entonces nunca comes espagueti , se asemejan mucho a gusanos , no ?
    Dddd .. ya me dio cosita !
    Pero dentro de un abdomen uffff ... si vieras las cosas que se ve dentro operando :)
    Eso es peor ! , ya se que no me envidias ! si , lo sé! :P

    ResponderEliminar
  12. Recuerdo cuando tenía como 8 o 9 años se me pegó un azotador al brazo, me dio un buen de fiebre y me dolía hasta la m...
    A mi tampoco me gustan :(

    ResponderEliminar
  13. Acá es muy seco, tanto que casi no hay gusanos ni mariposas, y me acorde de las mariposas porque las orugas se convierten en mariposas y las orugas son parecidas a los gusanos... recordé también una anécdota con los gusanos, pero mejor la omito para no ponerte peor.

    un saludo, espero te hayas calmado un poco, besos

    ResponderEliminar
  14. YA TE IMAGINOO LA FOBIA K LE TIENES A LOS GUSANOS ES LA MISMA QUE LES TENGO A LAS CUCARACHAS... SOLO DE PENSAR EN ELLOS ME ESTREMEZCO DE REPULSION WAAAAAAAA

    ResponderEliminar
  15. bien. los malvones estan un poco debiluchos y las otras plantas no saco que son algo como bromelias . a esas no creo que las coman los gusanos. a los malvones si. Clorpirifos es la droga asesina que los mata a ellos y no tu pastilla rosa que te mata a ti. Claro que despues no podran convertirse en mariposas. te mando un beso

    ResponderEliminar
  16. ay ay, me hiciste acordarme de otros gusanos... y no, la vedad es que creo que se te olvido la pastilla :)

    ResponderEliminar
  17. Y los peores son las mitades de gusanos que descubrimos en una manzana mordida previamente...

    ResponderEliminar
  18. Estimada Malque, entonces creo que tampoco comes espaguetis, je je je.

    Besos gusanosos.

    ResponderEliminar
  19. yo diciendo guacala
    y el antony te manda besos hahaha que loco

    buen fin de malque

    ResponderEliminar
  20. En la guayaba viven unos gusanos paliduchos y riquisimos (pura proteina) y con la crisis economica es un paliativo al precio de la carne.

    De los gusanos los unicos desgraciados son los picapica.

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Tranquila que no pasa nada!!!! En estos casos hay que tratar de distraerse con otras cosas. Haberte sacado esa sensacion con este post ya es el primer paso... ahora, fuera gusanosss!!!! :D

    ResponderEliminar
  22. ¡Wow! Creo que mi tía tiene algo parecido, en una ocasión se quedó conmigo a dormir y había una arañita patona en la esquina de la recámara y en eso pega un inmenso grito y otra de mis tías baja por la escoba, pero sube campantemente con ella mientras que la otra grita desesperada ¡CARMELA UNA ARAÑA, CARMELA, UNA ARAÑA!

    Atte.
    Alchemist

    ResponderEliminar
  23. ESa fobia por los bichos, en tu caso gusanofobia,como que es una mal generalizado. Yo le tenía pavor a los alacranes. Un día un bicho de esos me picó dos veces de amanecida. la lengua se adormece, y se siente uno como cuando le ponen anestésico para sacarle una muela. Eso si el alacrán quedó bien muerto, al hacerlo blanco de mi furia jupiterina. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  24. A mi tampoco me gustan son feos y se arrastran por toda la tierra puajjj.
    Bueno pero no creo que tanto como a ti.
    Pero los gusanos tendran dientes jajaja, algo asi deben tener

    ResponderEliminar
  25. Yo no le tengo miedo a los gusanos, una vez vi uno con cola, no me olvido más de ese, no le puse nombre, pero Remigio quizás le caería bien, aunque creo que no le gustaría, vaya uno a saber como piensan los gusanos.

    Igual fui muy cruel con ellos, solía buscarlos por todos lados para poder ir a pezcar o alimentar mis aves... perdón gusanos, no fue mi intención hacerles daño. :D...


    Como dicen por ahí, si no fuera por tu fobia sería muy gracioso verte lidiar con los muchachos arrastrados.

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje