Páginas

viernes, 6 de julio de 2012

De ser perro, Lucybell y la maldición de YobLleh






Hay días como hoy en que quiero ser perro.

Me dan ganas de quedarme echada en mi camita, despatarrada y sin preocuparme por ni un chingado. Lamerme las patas, limpiarme las lagañas, dejar salir los gases sin que me importen los ruidos, olerle el asshole a las perras para ver si son compatibles con mi gusto sexoso. Mmm de eso no estoy muy segura, me daría un poco de friki.
Pediría que me rascaran la cabeza, la panza. Brincaría encima de los sillones sin quitarme los zapatos -al fin ni usaría- ladraría por la ventanay comería a la hora que se me diera la canina gana.
Pero lo que más me gustaría de ser perro es que lo único que tendría que hacer es nada.

Cierto que la vida de perro es chicha y aburrida pero no importa, hay veces en que necesito ser perro. Como hoy en que la memoria me juega desafíos haciéndome creer que es jueves y resulta que es viernes. 
Si fuera perro no me hubiera tenido que levantar temprano a preparar el desayuno. Ni tampoco me preocuparía en saber que me estoy convirtiendo en la mejor coleccionista de kilos  Tampoco me tendría que preocupar en si el destino se la pasa dándome sorpresas que me dejan atolondrada.
Quiero rencarnar en perro en perra no. Los perros la tienen más relajada, las perras no. Las perras sufren igual que las mujeres hasat en eso nos lleva la chingada. Acoso sexual perruno sería algo que no soportaría. en definitiva quiero rencarnar en PERRO.
Mi fin en la vida seria hacerle compañía a la gente con la que viva. Ya en la muerte esperaría a mis amos para ayudarlos a cruzar el río.
¡Uy! pero si fuera perro tendría que obedecer, no me había puesto a pensar en eso ¡Au au au au! Saldría con cadena ¡Au no! y poner ojos gachos cuando haga algo malo, eso no me gusta.

Eso si, si fuera perro querría ser uno de mis chihuahuas que hacen todo lo que dije anteriormente. Estaría esperando sin preocupación que mis amos me bañaran cada que se les diera la gana. No tendría la mala costumbre de bañarme diario ni me importaría ser gorda ni tomar cientos de pastillas para estar bien. ¿Caminata? Mñeh! eso es para humanos a mi me vendría guango caminar.
Pero la razón me fastidia diciéndome que si fuera perro no tendría una familia y no es que no me guste mi familia sino que andaría sola por la vida como perro sin dueño porque no habría caído en esta casa.
Y luego no podría acompañar a Kiku a los conciertos como el de ¡Lucybell! ¡Lucybell! ¡Lucybell! el próximo septiembre ni ella me acompañaría a ver a Bunbury ¡Enrique! ¡Enrique! ¡Enrique! cada vez que venga a México.

Si fuera perro no tendría un blog. 

Ni me enojaría porque el pinche pato aparece y desaparece. Yo creo que es una maldición de YobLleh que fue el que me enseñó cómo ponerlo pero como ya se fue a vivir la vida real no hay manera de encontrarlo y el pato aparece y desaparece cada que se le da la gana.
Así pues, hoy viernes -creo- quiero ser perro pero un chihuahua de mi casa. Consentido, sin preocupaciones ni malos humores.
No estaría enferma -por lo menos de la larga lista de enfermedades- y viviría de pocas-pocas pero poquísimas pulgas.
Escogería de las tres camitas en cual dormir en la mañana o en la noche y si no tengo ganas de levantarme, me quedaría echada sin moverme.
No me lavaría la cara tres veces al día, ni importaría si el hocico me apestara. Es más si fuera perro sería un perro feliz no la malhumorada mujer que soy.

En definitiva, hoy jueves quiero ser perro.

Si tuviera oportunidad de rencarnar en algo, me gustaría ser perro chihuahua de mi casa. Si, eso quiero hoy que tengo la rara sensación de querer perseguir muertos.














24 comentarios:

  1. Entonces el pato si aparece a veces? o.O yo pensaba que lo habías quitado... tsss nada más leí el título y me acordé del buen YobLleh, creo que ya se le extraña (?)

    Eso de ser perro suena interesante, a mi ya me convenciste, la próxima semana empiezo a tramitar mi reencarnación :D jeje

    Saludos, Malque... Peace&Love ^^

    ResponderEliminar
  2. Lo he pensado mil millones de veces... Ser perro (al menos los nuestros) sería tan relajante: dormir, comer, dormir, jugar un rato, dormir y comer. Esa es su vida. Y recibir mucho cariño! Ver por la ventana y no estresarte más que con los perros que caminan por tu puerta. Pero qué mala suerte la de los perritos de la calle no? Me gustaría tener un pampón y todo el dinero del mundo para mantenerlos a todos!!!

    Malque, hoy es viernes!!!

    Beso!

    ResponderEliminar
  3. Si, ese pato es una maldición


    ¬¬

    este... mmm... ah si, los perritos se ve que disfrutan mucho, yo también alguna vez he pensado que me gustaría ser un perro

    :S

    saludos!

    ResponderEliminar
  4. claro vos reencarnas en perro y quien reencarna en tu lugar, lo vas a pasar mal si te toca una desgraciada de ama, pensalo, cada uno en su lugar no es mala cosa.

    ResponderEliminar
  5. Hola amiga, acabo de leer tu entrada y si no estuviese de vacaciones yo también quisiera ser perro, pero veamos…
    En una cada que me quisieran, y que me sacaran a pasear, que me diesen de comer, pero no siempre pienso, ni sobras, yo sería un perro muy selecto, y nada de huesos que me caen mal al estomago.
    Un escrito sincero, simpático, y veraz, me ha gustado mucho, y pensare lo de reencarnar otra vez. Un abrazo y tienes el fin de semana para ser perro, no hay más.

    ResponderEliminar
  6. Oh si es cierto... como que hoy extraño el pato, hace mucho que no jugamos el juego de patos zombies donde después de cada disparo vuelve a aparecer...

    Un perro... creo que reencarnar en perro si seria una buena idea, no había pensado en eso, pero tienes mucha razón, los perros tienen una vida feliz (mas feliz que la mia) que padre seria no tener que trabajar y estar en casita todo el día "cuidándola" =D

    pensare en la raza que prefiero ser ...

    Un saludo Enorme Malque, feliz JueViernes

    ResponderEliminar
  7. Siempre he pensado (al igual que tú), que no hay mayor felicidad que la de ser perro. Es hermoso ver a un can, desperezándose. En ese acto, demuestran cuán feliz es de su vida perruna.}
    Un abrazo grande. Carlos

    ResponderEliminar
  8. no se querida y admirada amiga que decirte al respecto. Pues depende de quien es el amo del perro y como lo trate y lo cuide. Mil besinos con todo mi cariño y feliz fin de semana mi niña .

    ResponderEliminar
  9. A me gustaría ser una vaca en tierras bonitas, no de sequía.

    Eso o ser un poodle callejero.

    En lo que reencarne primero :P.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  10. Tus 532 seguidores no estamos de acuerdo con que seas perro. :) jaja. Besos grandes a usted.

    ResponderEliminar
  11. el problema es que al destino le gusta hacer malas bromas y al final terminas siendo una araña, jajajaja, un beso.

    ResponderEliminar
  12. De niño yo quería ser gallo para no ir a la escuela...jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  13. Todo en esta vida tiene sus ventajas e inconvenientes...conformemonos con lo que somos y tratemos de vivirla lo mejor que se pueda...un besote preciosa.

    ResponderEliminar
  14. Si alguien duda que los animales son más felices que nosotros es que no lo ha pensado bien.

    ResponderEliminar
  15. jejejeje y es que en efecto, tal parece que los perros tienen la existencia muy relajada, y duermen con una paz que vaya que da envidia (aunque igual hay algunos contras ¡pero qué rayos!, la vida no es toda perfección como uno quisiera)
    Van apapachos Malque ;D

    ResponderEliminar
  16. Si por algo dicen que el pasto del vecino siempre es más verde.
    También hubo un tiempo en que pensé que cualquier vida animal seria mejor que la mía, pero después de observar y admirar te das cuenta que todos tienen igual sus problemas, como también sus buenos momentos.

    Si algún día termino como perro de casa, se terminaría soñando con ser perro de calle para vagar por el mundo. Y que si fuera de la calle terminaría soñando con un cálido hogar

    ResponderEliminar
  17. te hago segundas guau!

    quiero ser perro y quiero ver pelis todo el dia acostado en cama

    buen finde malque

    ResponderEliminar
  18. A mi no me gustaría ser perro, a mi lo que me gustaría es ser "libre"

    Buen fin Malque...

    ResponderEliminar
  19. Yo ya no he visto al patito. Pensé que era cosa de mi flash y no lo veía por eso.

    Yo quiero ser vaca, loca, vaca loca.
    De las pocas que hay rojas, vaca loca roja.

    Ese Yob si que anda desaparecido. Al menos yo no lo he visto por ninguna red social. Y eso que también tengo vida real y no me puedo despegar tanto de ese otro medio de contacto u_u

    ResponderEliminar
  20. Mi Malquerida,siempre es un gustazo leerte. Y hasta a mí me dieron ganas de ser perro. Comer lo que sea, ser el chiflado de la casa... Ay, qué bonita vida.

    Hay qué portarnos bien para que nos toque reencarnar en perro.

    Abrazo. :)

    ResponderEliminar
  21. ese wey el pinche yoblleh neta que como le hace al pendejo, nomas nos dejo aqui sin decir "a la chingada con ustedes"

    yo ya no veia al pato y ahorita ahi lo estoy mirando pasar frente a mi con su cara de estupido esperando a que le dispare.

    xhaludos!

    ResponderEliminar
  22. Yo me la pensaría antes de ser un perro hay cada ser humano que trata mal! en fin.

    ResponderEliminar
  23. lo malo de ser perro es que tendrias que hacerlo como los perros.......miar llantas, arboles, paredes, corretear carros, etc etc

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje