Páginas

jueves, 29 de noviembre de 2012

MaLquEriDiciOuS





Pues ya está, es un abrir y cerrar de ojos y sin pensar he regalado casi toda mi ropa, zapatos, bolsos de  mano, abrigos y perfumes que tenía como tesoros guardados en mi closet.

Me quité un peso de encima. Los lastres materiales han quedado atrás.
Muchos de esos objetos fueron caprichos momentáneos que en raras ocasiones fueron usados.

No sé si a Barry le dé el supiritaco pero él ha dicho que se conforma con verme tranquila y ahora lo estoy. 
Me he quedado casi con lo que llevo puesto.
Lo que saqué -todo en buen estado- le servirá a alguien, a alguien más y a alguien más porque me encargué que fuera así.
Repartí a quien quise ayudar. Yo digo, no sé de esos menesteres.
Intento no ser mezquina y lo estoy logrando. Ya no me pesa regalar mis cosas. ¿Para qué las quiero guardadas si le pueden servir a alguien más?

Voy por los lastres emocionales. Esos está más cabrón sacarlos pero, ¿quién dijo miedo?










28 comentarios:

  1. si después de hacerlo te has sentido súper bien, pues, ¡adelante!
    que el miedo no te detenga.
    besos.

    ResponderEliminar
  2. Cierto la potala emocional, pesa como un rascacielos. Sé lo que es estar cargando el lastre emocional: es una angustia que no tiene salida, y ahoga con el furor del calor cuando no corre ni la brisa. UN beso. Carlos

    ResponderEliminar
  3. La linea emocional encuentra refugio y subterfugios en otras zonas del ego diferentes a las de los apegos materiales pero, funciona exactamente igual:

    ¿Para que sirve llevar durante años una carga emocional enquistada? ¿A quien beneficia? ¿En que adorna? ¿A que ayuda? ¿Para que es util? ¿Cual es su contribucion?...
    Entonces, al igual que regalaste aquello que ya no usabas, deshazte de los sentires viejos y en desuso; solo estorban, ensucian y afean y, una Reina como tu, no puede andar sobre esos cotunios, ¿no crees?

    Pues, hala; saca brillo a tu corona, agarra tu vara de mando y... en cuanto puedas, envia a paseo todos esos viejos cacharros de la emocion abollada.

    Bss.

    Namasté.

    ResponderEliminar
  4. Es bueno no aferrarse a lo material, debo aprender de ti Malque.
    Beso!!!

    ResponderEliminar
  5. Muy bien, mujer!!! Así se hace!!! Hay que sacar todo lo que hace daño! No es fácil, pero sí es posible!
    Toda la fuerza, mi amiga!!!
    Cariños porteños para tí! :)

    ResponderEliminar
  6. El único equipaje que uno no debe perder son los buenos recuerdos, todo los demás es prescindible.

    ResponderEliminar
  7. lo material no es tan esencial como el cariño y la salud de nuestros seres queridos

    ResponderEliminar
  8. Tienes razón, vaciar el alma de sentimientos es mucho más difícil que vaciar de ropa el armario.

    Ahora bien, dices que te has quedado con lo puesto, y ya está aquí el invierno... No cojas frío!

    ResponderEliminar
  9. Eso es lo más difícil, claro que si., Pero adelante!

    ResponderEliminar
  10. Ese asuntechi de los emocionales, no se pueden regalar, solo hay que meterlo al fondo del arcon y olvidarse completamente de ellos.


    Besos

    ResponderEliminar
  11. bien. La liviandad es básica para empezar a volar
    muy buena la foto de la mariposa

    ResponderEliminar
  12. Queda muy bíblico eso de liberarse de las ataduras materiales. Has hecho bien, si te ha servido para sentirte más ligera. Ahora podrás centrarte un poco más en ti misma y en los tuyos.

    ResponderEliminar
  13. Pues si encima que tu estás satisfecha alguien se beneficia, genial, ¿No?
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  14. Las cosas materiales al final se vuelven una carga, pero aún siendo una carga es difícil desprenderse de ella ¡Felicidades! por hacerlo, lo mejor es que sera de ayuda para alguien más, cuando sepas de algún lugar para donar las cargas emocionales me avisas, de esas tengo el ropero lleno. :)

    ResponderEliminar
  15. Eso hace muy bien cada tanto. Yo lo hago pero no logro que los demás de alrededor lo hagan también.
    Ahora, con lo otro, no quiero ser pesimista, pero no es nada fácil.
    Beso

    ResponderEliminar
  16. Que lindo lo que hicistes malque. Debo aprender eso de ti.

    UN beso enorme :)

    ResponderEliminar
  17. Oh Malque!! Que buena decision, se supone que es algo que deberiamos hacer todos, yo tambien tengo una coleccion de todo tipo de cosas que no quiero regalar pero que tampoco uso, y eso que ya me han contando de lo bonito que se siente deshacerte de esas cosas.... ummm, en fin... un dia de estos =D

    Que tengas un bonito fin de semana Malque!! Abrazos!! =D

    ResponderEliminar
  18. Creo que has sido muy valiente, a veces no se porque una se aferra tanto a esas cosas que la verdad no dejen nada de nada, pero que le vamos ha hacer.

    ResponderEliminar
  19. A mí no me regales lastres emocionales que ya bastante tengo con los míos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. Los rastres emocionales al contrario que los enseres personales no ocupan nada, pero pesan infinitamente más.

    ResponderEliminar
  21. A eso se agrega el plus de que la casa se siente mas espaciosa :)

    ResponderEliminar
  22. Oh, bendita liberación que supone una felicidad a medias, ¿será?

    Un abrazote malque!

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje