Páginas

viernes, 25 de febrero de 2011

Días extraños, temores infundados y alegrías plenas.

.





Tengo tantas buenas noticias que me he quedado sin saber qué hacer,
si reír,
llorar,
abrazar,
cantar,
bailar...

Mejor voy a palpar la alegría... si se puede.

Toqué la felicidad ayer en las lágrimas de mi hijo.
En las palabras de la abuela.
En la vida que me quiere.
En la sonrisa nerviosa de Barry.
En el llanto de mi hija.
En la búsqueda de una sonrisa.
En los secretos de la vida que se esconden en mi corazón de pollo.
En tantas cosas y en ninguna...

Hoy elijo ser feliz de nuevo.

La felicidad tiene extrañas maneras de manifestarse, hasta las lágrimas suelen asomarse después de las nubes negras.
Hasta las lágrimas que escondo para no mostrarme débil. Me toca ser fuerte porque la sensibilidad de mi familia está a flor de piel y alguien debe permanecer cuerdo para no despegar los pies de la tierra.
Para que nadie los lastime.

Hoy el mundo me quiere...








Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Los inmortales